Los quince años de Florencia promovieron una divertida fiesta juvenil

Una brillante reunión juvenil fue la que ofrecieron los esposos Guillermo Capurro y Magdalena Beyruti al cumplir quince años su hija Florencia. Hasta el local de una discoteca ubicada en la costanera norte muchos amigos de la jovencita fueron llegando, admiraban la destacada decoración en base a los colores de la disco, azul Francia y plateado.
En el recibidor en ambos costados había grupos de globos transparentes inflados con helio sujetos con cinta de organza azul y decorados con estrellas plateadas, estos globos se repetían en diversos sitios, en lo alto había artefactos lumínicos logrados con ramas patinadas de plata con caídas de caireles transparentes y azules, unidos a racimos de fibras ópticas, en algunos colgaban grandes libélulas y en otras racimos de rosas azules de Ecuador.
Antes de ingresar a la sala había un panel con luces Led con su nombre “FLOR” en los colores reinantes, otro similar estaba junto a una de las barras con el nombre de los tragos que allí elaboraban un grupo de barman de la capital que ofrecieron un show espectacular, llamó la atención los vasos con el nombre de la agasajada y hielos de colores.
La quinceañera recibió a los invitados vistiendo elegante solero realizado en piel de ángel blanco, la parte superior ricamente bordado en pedrería, modelo straples y falda corta evasée con terminación de vuelos y flores de organza.
Acompañó en elegancia la mamá, lució solera larga de gasa rojo con diseños de líneas blancas. Llegada la media noche con su papá comenzó el vals, luego cambió parejas con familiares y amigos, posteriormente todos disfrutaron del animado baile y posterior reparto del cotillón sobre la madrugada, contando con la participación de un conocido grupo musical.
Los invitados tuvieron grata estadía ubicados en torno a mesas y sillas vestidas de blanco, apoyados sobre senderos azules estaban los centros de mesa, eran transparencias con sales y rosas azules naturales. También hubo un sector de living y puff con mesas ratonas que lucían al centro floreros “patas elefante” con sales blancas y varas en espiral.
En las paredes colgaban cortinados plisados y de caireles, sobre cada barra se ubicaron cuadros Led de la jovencita en diferentes poses y vestuario. Una mesa muy visitada fue la de los dulces. Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños de dos pisos ovales rodeadas de cintas en organza y ramillete de rosas azules ecuatorianas.
La reunión se desarrolló muy divertida culminando con las primeras luces del nuevo día, múltiples y finos obsequios recibió, retribuyó atenciones entregando los souvenirs, eran CD con música de la fiesta con la tapa del mismo diseño a la tarjeta de invitación.

Una brillante reunión juvenil fue la que ofrecieron los esposos Guillermo Capurro y Magdalena Beyruti al cumplir quince años su hija Florencia. Hasta el local de una discoteca ubicada en la costanera norte muchos amigos de la jovencita fueron llegando, admiraban la destacada decoración en base a los colores de la disco, azul Francia y plateado.

En el recibidor en ambos costados había grupos de globos transparentes inflados con helio sujetos con cinta de organza azul y decorados con estrellas plateadas, estos globos se repetían en diversos sitios, en lo alto había artefactos lumínicos logrados con ramas patinadas de plata con caídas de caireles transparentes y azules, unidos a racimos de fibras ópticas, en algunos colgaban grandes libélulas y en otras racimos de rosas azules de Ecuador.

Antes de ingresar a la sala había un panel con luces Led con su nombre “FLOR” en los colores reinantes, otro similar estaba junto a una de las barras con el nombre de los tragos que allí elaboraban un grupo de barman de la capital que ofrecieron un show espectacular, llamó la atención los vasos con el nombre de la agasajada y hielos de colores.

La quinceañera recibió a los invitados vistiendo elegante solero realizado en piel de ángel blanco, la parte superior ricamente bordado en pedrería, modelo straples y falda corta evasée con terminación de vuelos y flores de organza.

Acompañó en elegancia la mamá, lució solera larga de gasa rojo con diseños de líneas blancas. Llegada la media noche con su papá comenzó el vals, luego cambió parejas con familiares y amigos, posteriormente todos disfrutaron del animado baile y posterior reparto del cotillón sobre la madrugada, contando con la participación de un conocido grupo musical.

Los invitados tuvieron grata estadía ubicados en torno a mesas y sillas vestidas de blanco, apoyados sobre senderos azules estaban los centros de mesa, eran transparencias con sales y rosas azules naturales. También hubo un sector de living y puff con mesas ratonas que lucían al centro floreros “patas elefante” con sales blancas y varas en espiral.

En las paredes colgaban cortinados plisados y de caireles, sobre cada barra se ubicaron cuadros Led de la jovencita en diferentes poses y vestuario. Una mesa muy visitada fue la de los dulces. Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños de dos pisos ovales rodeadas de cintas en organza y ramillete de rosas azules ecuatorianas.

La reunión se desarrolló muy divertida culminando con las primeras luces del nuevo día, múltiples y finos obsequios recibió, retribuyó atenciones entregando los souvenirs, eran CD con música de la fiesta con la tapa del mismo diseño a la tarjeta de invitación.