Los quince años de Gimena promovieron divertida reunión juvenil

Días pasados en Bella Unión los esposos Carlos Píriz y Lilián Boyssonadez festejaron los quince años de su hija Gimena.
La quinceañera ingresó al salón siendo muy ponderada a su paso al lucir modelo de baile blanco, corset de encaje francés bordado con hilos plateados y cristalitos, ampulosa falda compuesta de varios vuelos de tul con el zócalo superior igualmente bordado sobre las flores recortadas del encaje. Luego de saludar a los familiares más directos, con su papá llegó hasta el centro de la pista comenzando con el vals, cambió parejas con otros familiares, amigos y compañeros de clase.
El local fue bellamente decorado en los colores blanco, amarillo, verde manzana y anaranjado, arreglos florales y telas se dispusieron colgantes y sobre medias columnas, distribuidas por el salón enmarcando sitios importantes. Un rincón con dos juegos de living blancos y mesas bajas rodeadas de puf se dispuso para que la agasajada recibiera a sus amigas en una charla más íntima, detrás se veía una de las gigantografías que formaban parte de la decoración. En la entrada estaba el atril con el cuadro destinado a recoger firmas y mensajes de los invitados.
Las mesas fueron tendidas con manteles blancos alternaban los cubre manteles en los tres colores de la fiesta, las mesas de los jóvenes llevaban al centro bandejas espejadas con frutas y flores, en las de los mayores jarrones con pimpollos de rosas y en otros varas de liliums con escapes de follajes. El animado baile perduró durante toda la madrugada, con ritmos cariocas todos disfrutaron del cotillón muy decorado.
Al momento del brindis tomó relevancia la mesa principal, una tapa de vidrio con soportes de medias columnas blancas y luces dirigidas desde el piso, la torta de cumpleaños de cuatro pisos ubicada en un solo plano decorada y con arreglos de flores, cada uno en los colores elegidos, acompañaba bouquet floral combinando los colores donde emergían las velas del centro de la felicidad.
Llamó la atención la decoración detrás de esta mesa, era un marco grande de madera donde colgaba arreglo de frescas flores de colores amarillos, blanco, naranja y algo de follaje.
Entre los invitados recordamos a su hermana Analía, los abuelos Luis Píriz y Mirta Ferreira, los padrinos Daniela Traba y Gervasio Barros.
Entre las elegantes de la noche recordamos a la mamá, lució solera larga de encaje color bordeaux, la hermana, vistió solera tono crudo, corsage de encaje y falda corta de gasa plisada.
Recibió la jovencita importantes obsequios, para acompañarla llegaron varias familias de Montevideo, Artigas y Argentina.

Días pasados en Bella Unión los esposos Carlos Píriz y Lilián Boyssonadez festejaron los quince años de su hija Gimena.

La quinceañera ingresó al salón siendo muy ponderada a su paso al lucir modelo de baile blanco, corset de encaje francés bordado con hilos plateados y cristalitos, ampulosa falda compuesta de varios vuelos de tul con el zócalo superior igualmente bordado sobre las flores recortadas del encaje. Luego de saludar a los familiares más directos, con su papá llegó hasta el centro de la pista comenzando con el vals, cambió parejas con otros familiares, amigos y compañeros de clase.

El local fue bellamente decorado en los colores blanco, amarillo, verde manzana y anaranjado, arreglos florales y telas se dispusieron colgantes y sobre medias columnas, distribuidas por el salón enmarcando sitios importantes. Un rincón con dos juegos de living blancos y mesas bajas rodeadas de puf se dispuso para que la agasajada recibiera a sus amigas en una charla más íntima, detrás se veía una de las gigantografías que formaban parte de la decoración. En la entrada estaba el atril con el cuadro destinado a recoger firmas y mensajes de los invitados.

Las mesas fueron tendidas con manteles blancos alternaban los cubre manteles en los tres colores de la fiesta, las mesas de los jóvenes llevaban al centro bandejas espejadas con frutas y flores, en las de los mayores jarrones con pimpollos de rosas y en otros varas de liliums con escapes de follajes. El animado baile perduró durante toda la madrugada, con ritmos cariocas todos disfrutaron del cotillón muy decorado.

Al momento del brindis tomó relevancia la mesa principal, una tapa de vidrio con soportes de medias columnas blancas y luces dirigidas desde el piso, la torta de cumpleaños de cuatro pisos ubicada en un solo plano decorada y con arreglos de flores, cada uno en los colores elegidos, acompañaba bouquet floral combinando los colores donde emergían las velas del centro de la felicidad.

Llamó la atención la decoración detrás de esta mesa, era un marco grande de madera donde colgaba arreglo de frescas flores de colores amarillos, blanco, naranja y algo de follaje.

Entre los invitados recordamos a su hermana Analía, los abuelos Luis Píriz y Mirta Ferreira, los padrinos Daniela Traba y Gervasio Barros.

Entre las elegantes de la noche recordamos a la mamá, lució solera larga de encaje color bordeaux, la hermana, vistió solera tono crudo, corsage de encaje y falda corta de gasa plisada.

Recibió la jovencita importantes obsequios, para acompañarla llegaron varias familias de Montevideo, Artigas y Argentina.