- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Los quince años de Johanna

La jovencita Johanna Cardozo García cumplió quince años, motivo por el cual sus padres Israel y Mercedes junto a su hermana Paula la agasajaron con una hermosa fiesta.
Llegó al club con su papá, en el exterior sus amigos la recibieron con un show de fuegos artificiales como anticipo de alegría que se prolongó por toda la madrugada.
Mientras ingresaba la iban saludando demostrándoles, ya en el recibidor estaban su mamá y hermana, continuó con su papá hasta el centro de la pista dando comienzo con el vals prolongándose la danza por varios minutos, cambió parejas con otros familiares y amigos.
Posteriormente se puso en el aire música moderna la que fue aprovechada por toda la juventud, sobre la madrugada con la llegada de una conocida batucada se repartió el colorido cotillón y se hicieron juegos de espuma y serpentina en spray, cañones de papelitos y máquina de burbujas.
La quinceañera vistió elegante modelo de fiesta interpretada el corset en raso color lila con detalles bordados muy delicados formando guías entrecruzadas y en los vértices pequeñas flores, le dio importancia al vestido la hermosa falda más corta adelante compuesta de múltiples pañuelos de tul violeta simulaban delicados pétalos. En el peinado juvenil lució tiara de strass en composée con los accesorios que le adornaban.
El local fue bellamente decorado en los colores violeta, verde y plateado, en la escalera sus peldaños fueron destacados con fanales en forma de estrellas violetas, las barandas fueron envueltas con hiedra y cada tanto habían lisianthus y claveles teñidos de violeta, se sumaban guía de pequeñas luces titilantes, aportaban el plateado al diseño, en el recibidor se ubicó pedestal de hierro sosteniendo delicado arreglo floral, uno igual a este se ubicó junto a la mesa del brindis, en ambos costados y distribuidos por el salón habían antorchas encendidas. Llamó la atención una gigantografía con su foto y un poco más adelante otra foto más pequeña destinada a recoger las firmas de cuantos le acompañaron en su día.
Cerca de la entrada estaba la mesa de las golosinas preparada muy llamativa con sus envoltorios de brillantes colores, esta mesa fue muy visitada por los niños y jóvenes.
El techo sobre la pista de baile fue casi cubierto con torzadas de globos violetas y plateados, se sumaban piezas de gasas blancas que nacían desde el centro con un cuadrante donde estaban ubicados los globos espejados de la discoteca. En este marco de brillo y de color se tendieron las mesas para los invitados, lucieron manteles blancos de base con cubre violeta o plateado, intercalados, los centros de mesas eran cubos de cristal con gemas violetas, lisianthus, fino follaje donde se elevaba una estrella violeta con diseños plateados.
En un lugar de preferencia se ubicó la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños compuesta de tres pisos superpuestos, bañados de fondant blanco con diseños de estrellas violetas y cintas en composée en las uniones, culminaba con un ramillete de estrellas móviles. Acompañaban quince cubos de cristal con lecho de gemas transparentes y las velas violetas con destellos plateados y con formas de estrellas, era el centro de la felicidad.
Completaba el arreglo de esta mesa enorme cubo de cristal con conteniendo gemas plateadas y fibras ópticas que iban cambiando de colores, detrás la pared fue cubierta con cortinado de voile blanco y a los costados telas trabajadas con grandes lentejuelas violetas y plateadas, desde los alto caían cairelles de gemas, este conjunto fue iluminado desde el piso dándole un muy buen efecto a visualizar.
Muchas elegantes se dieron cita esta noche, entre ellas recordamos a la mamá, lució solero largo de crepé satén color coral con faja negra señalando el talle y sobre un costado una flor en el color del vestido, su hermana lució moderna solera plateada, con el talle ricamente bordado en pailletes y falda corta compuesta por varios vuelos.
Para acompañar a la familia los tíos viajaron desde Montevideo.
Como muestra de afecto recibió esta jovencita innumerables y finos obsequios, siendo estos otro motivo de alegría.