Los quince años de Leticia Daiana promovieron divertida reunión juvenil

En la ciudad de Artigas, los esposos Luis Díaz y Geovanna Fernández ofrecieron una hermosa fiesta agasajando a su hija Leticia Daiana al cumplir quince años.
Los numerosos invitados entre familiares, amistades y compañeros de estudios concurrieron al local Las Achiras, donde sus instalaciones fueron decoradas con muy buen gusto en base a varias gigantografías de la joven y móviles logrados con caireles de cristales y esferas recubiertas de flores hortensias disecadas. Siguiendo la gama de los colores tierra en la combinación del crudo, marrón y dorado viejo con un toque de rosa intenso, varias lámparas colgantes con estilizadas velas y arreglos de fresias rosadas y marfil con cascada de follaje y caireles se veían en diferentes sitios del salón.
En el recibidor se ubicó una mesita con el álbum de firmas y un sillón de estilo Luis XV en este lugar sus padres recibían a los invitados. Cuando ya todos estaban en la sala llegó la jovencita vistiendo modelo blanco, corset de escote corazón de encaje bordado en cristales, guías de flores recortadas se extiendían por el talle largo hasta la media falda de raso largo al piso.
Acompañó en elegancia la mamá, quien lució solero straples de color lavanda, corsage recamado en pedrería al tono y capita de gasa. De igual tela era la falda larga de suave movimiento.
Los invitados disfrutaron de la fiesta ubicados en torno a mesas dispuestas con manteles blancos y centros florales secos.
Llegada la medianoche Leticia y su papá comenzaron el vals, luego cambió parejas por varios minutos y más tarde ritmos modernos fueron una invitación al animado baile que se extendió por toda la madrugada. Hubo también reparto de cotillón.
Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal, muy moderna lograda la base en hierro y tapa de vidrio semicircular con el borde cubierto de paletas y rocklets multicolores, más al centro sobre base espejada se lucía la hermosa torta de cumpleaños. Tres pisos cuadrados bañados de fondant tono marfil y detalles dorados de diferentes diseños en cada piso, el de la base ancha cinta dorada, la siguiente decorada en filigrana dorada para culminar con punto perdido, en el piso se veían topiarios verdes y fanales rústicos con velones y flores secas.
En otro sitio del salón se ubicó la mesa de las variadas golosinas y chocolates, muy completa resaltando torres de bombones y cup cakes decoradas con hojas de otoño azucaradas.
Leticia tuvo la dicha de contar entre sus invitados con la presencia de su hermano Facundo, los abuelos Susana Galván, Alba Arbiza, Jorge Fernández, Celino Díaz y Aída Ripol, los padrinos Mariel Abreu y Sergio Díaz.
Recibió la joven múltiples y finos obsequios, siendo estos otro motivo de alegría.

En la ciudad de Artigas, los esposos Luis Díaz y Geovanna Fernández ofrecieron una hermosa fiesta agasajando a su hija Leticia Daiana al cumplir quince años.

Los numerosos invitados entre familiares, amistades y compañeros de estudios concurrieron al local Las Achiras, donde sus instalaciones fueron decoradas con muy buen gusto en base a varias gigantografías de la joven y móviles logrados con caireles de cristales y esferas recubiertas de flores hortensias disecadas. Siguiendo la gama de los colores tierra en la combinación del crudo, marrón y dorado viejo con un toque de rosa intenso, varias lámparas colgantes con estilizadas velas y arreglos de fresias rosadas y marfil con cascada de follaje y caireles se veían en diferentes sitios del salón.

En el recibidor se ubicó una mesita con el álbum de firmas y un sillón de estilo Luis XV en este lugar sus padres recibían a los invitados. Cuando ya todos estaban en la sala llegó la jovencita vistiendo modelo blanco, corset de escote corazón de encaje bordado en cristales, guías de flores recortadas se extiendían por el talle largo hasta la media falda de raso largo al piso.

Acompañó en elegancia la mamá, quien lució solero straples de color lavanda, corsage recamado en pedrería al tono y capita de gasa. De igual tela era la falda larga de suave movimiento.

Los invitados disfrutaron de la fiesta ubicados en torno a mesas dispuestas con manteles blancos y centros florales secos.

Llegada la medianoche Leticia y su papá comenzaron el vals, luego cambió parejas por varios minutos y más tarde ritmos modernos fueron una invitación al animado baile que se extendió por toda la madrugada. Hubo también reparto de cotillón.

Llegado el momento del brindis tomó relevancia la mesa principal, muy moderna lograda la base en hierro y tapa de vidrio semicircular con el borde cubierto de paletas y rocklets multicolores, más al centro sobre base espejada se lucía la hermosa torta de cumpleaños. Tres pisos cuadrados bañados de fondant tono marfil y detalles dorados de diferentes diseños en cada piso, el de la base ancha cinta dorada, la siguiente decorada en filigrana dorada para culminar con punto perdido, en el piso se veían topiarios verdes y fanales rústicos con velones y flores secas.

En otro sitio del salón se ubicó la mesa de las variadas golosinas y chocolates, muy completa resaltando torres de bombones y cup cakes decoradas con hojas de otoño azucaradas.

Leticia tuvo la dicha de contar entre sus invitados con la presencia de su hermano Facundo, los abuelos Susana Galván, Alba Arbiza, Jorge Fernández, Celino Díaz y Aída Ripol, los padrinos Mariel Abreu y Sergio Díaz.

Recibió la joven múltiples y finos obsequios, siendo estos otro motivo de alegría.