Los quince años de María Elena promovieron divertida reunión juvenil

El local Liga del Trabajo en Tomás Gomensoro se vistió de fiesta para recibir a los familiares y amistades de María Elena Borges Paz en la fiesta que ofrecieron sus padres Juan Borges Mantuani y María Laura Paz Vaucher, festejando sus quince años.
A las 22:30 hs. fueron llegando los invitados siendo recibidos por la quinceañera y sus padres, ella lució vestido corto de líneas muy actuales realizado en satén violeta, señala el talle imperio ancha cinta de organza plateada con bordados en pailletes violetas, complementó con tiara de strass.
El recibidor fue destacado con un juego de living blanco que acompañaba el caballete de pintor con el cuadro destinado a las firmas y mensajes de felicidad que le dejaron estampadas sus amistades.
En el salón sus paredes fueron cubiertas con paneles de telas de forma vertical y otros entrecruzados, en los colores violeta y plateado siendo estos los colores elegidos para todos los detalles de la decoración, el techo fue casi escondido con bando de telas y globos de flores naturales de diferentes tamaños, entre ellos sobre la pista de baile también se veían globos espejados iluminados con luces violetas y azules dándoles un singular efecto.
Las mesas destinadas a los invitados fueron dispuestas con manteles blancos y senderos violetas, lucían al centro candelabros plateados con bouquet de flores de tela en ambos colores elegidos.
Llegada la media noche María Elena ingresó al salón con su primo Gonzalo Perpeto Paz, lo hizo vistiendo modelo de baile interpretado en satén blanco, corsage strapless ricamente bordado el frente con flores y mariposas superpuestas realizadas en pedrería violeta y plateada,  sumaban cristales facetados tornasolados, culminando sobre un costado donde se extendían caireles sueltos sobre la ampulosa falda compuesta por múltiples capas de tul y gasa blanca, complementó su atuendo con guantes largos y corona de strass.
Fue recibida por sus padres y con ellos ingresó hasta el centro de la pista, cuando se escucharon las notas de un vals su papá la invitó a comenzar la danzó continuando luego con otros familiares y amigos, mientras inundaban la pista infinidad de burbujas, posteriormente cambiaron los ritmos haciendo que la alegría se apoderara de la noche invitando a la danza a todos los participantes a esta reunión, llegando a su punto más alto de alegría cuando se repartió el colorido y novedoso cotillón, llamaron más la atención los enormes sombreros decorados con plumas y bordados en canutillos, también habían con cintas y aplicaciones de encaje. Luego de la cena se pasaron secuencias de fotos y videos de ella con su familia en paseos y de vacaciones, también con el grupo de amigas y compañeras de danza, posteriormente un grupo de ellas le regaló una coreografía de danza moderna, la que fue muy aplaudida.
Llegado el momento de elevar las copas en el brindis compartido tomó mayor relevancia la mesa principal donde estaba la torta de tres pisos superpuestos y diez mini tortas esparcidas sobre un costado ubicadas sobre bases de diferentes alturas y revestidas con telas satinadas, fueron bañadas de fondant blanco, las decoraban ramilletes de flores de azúcar  violeta y mariposas con sus alas de gasa en ambos colores pinchadas a las tortas con espirales de metal, acompañaba candelabro metalizado con las quince veloncitos y sobre la base arreglo floral de fresias, lilium y rosas blancas y rosadas matizadas.
Entre quienes acompañaron a María Elena en su fiesta recordamos a la abuela Teresita Mantuani de Borges y los padrinos Luis Antonio Paz y Marcela Paz. Muchas elegantes se dieron cita esta noche, entre ellas recordamos a la mamá, vistió modelo corto de tafeta marrón choco, corsage de escote en V y breves mangas realizado en encaje cruny, señala el talle ancha faja drapeada de satén. Recibió esta jovencita múltiples y finos obsequios que perdurarán en el recuerdo de este su día feliz.