Los quince años de María Emilia

El pasado 20 de octubre festejó sus  quince  años María Emilia Gallo Breventano, sus papás José Luis Gallo e Italia Breventano brindaron una hermosa reunión en Haras de Salto. La esmerada decoración se apreciaba desde la  entrada, sobre tela blanca una serie de fotos de Emilia, una gigantografía y arreglos florales daban la bienvenida a los invitados quienes al ingresar dejaban afectuosos mensajes en el cuadro de firmas. Cerca de la media noche ingresó María Emilia acompañada por su padrino Juan Francisco Breventano, fue recibida por sus padres, amigos y familiares quienes ponderaron la elegancia y frescura de la quinceañera al lucir corset de satén bordado con cristales y canutillos formando grupos de flores y hojas, amplia falda vaporosa de tul nevado, en sus rubios cabello lució delicada tiara de strass. Los invitados disfrutaron la velada ubicados en sectores diferenciados, el de los mayores finamente decorado en rojo y negro, se podía apreciar las mesas iluminadas de forma individual para resaltar los centros realizados con rosas rojas y blancas unidas a verde follaje, destacándose un abanico de cartas distribuidas sobre la mesa. El sector de los jóvenes con mantelería en color marfil, destacaban los centros de vidrio con flores flotantes y móviles con cartas y caireles transparentes, detalle que se repetía en el sector de puff y de la barra donde los jóvenes disfrutaron variados  cócteles frutales, en este sitio estaba la mesa de dulces que hizo la delicia de los invitados. El baile se inicio con el vals, siguiendo con diferentes ritmos que se vio acrecentado en el momento del cotillón. La mesa principal se destacaba la torta  junto al árbol de la vida que intercalaba las quince velas con rosas rojas y blancas, follaje e ilusión que Emilia apago mientras se realizaba un brindis deseándole lo mejor, continuó el baile hasta las primeras horas de la mañana. Los primeros rayos de sol encontró a la quinceañera despidiendo a los invitados a quienes entregó un souvenir como recuerdo de tan feliz día. Para acompañar a la familia viajaron desde Montevideo y Brasil familiares y amigos.

El pasado 20 de octubre festejó sus  quince  años María Emilia Gallo Breventano, sus papás José Luis Gallo e Italia Breventano brindaron una hermosa reunión en Haras de Salto. La esmerada decoración se apreciaba desde la  entrada, sobre tela blanca una serie de fotos de Emilia, una gigantografía y arreglos florales daban la bienvenida a los invitados quienes al ingresar dejaban afectuosos mensajes en el cuadro de firmas. Cerca de la media noche ingresó María Emilia acompañada por su padrino Juan Francisco Breventano, fue recibida por sus padres, amigos y familiares quienes ponderaron la elegancia y frescura de la quinceañera al lucir corset de satén bordado con cristales y canutillos formando grupos de flores y hojas, amplia falda vaporosa de tul nevado, en sus rubios cabello lució delicada tiara de strass. Los invitados disfrutaron la velada ubicados en sectores diferenciados, el de los mayores finamente decorado en rojo y negro, se podía apreciar las mesas iluminadas de forma individual para resaltar los centros realizados con rosas rojas y blancas unidas a verde follaje, destacándose un abanico de cartas distribuidas sobre la mesa. El sector de los jóvenes con mantelería en color marfil, destacaban los centros de vidrio con flores flotantes y móviles con cartas y caireles transparentes, detalle que se repetía en el sector de puff y de la barra donde los jóvenes disfrutaron variados  cócteles frutales, en este sitio estaba la mesa de dulces que hizo la delicia de los invitados. El baile se inicio con el vals, siguiendo con diferentes ritmos que se vio acrecentado en el momento del cotillón. La mesa principal se destacaba la torta  junto al árbol de la vida que intercalaba las quince velas con rosas rojas y blancas, follaje e ilusión que Emilia apago mientras se realizaba un brindis deseándole lo mejor, continuó el baile hasta las primeras horas de la mañana. Los primeros rayos de sol encontró a la quinceañera despidiendo a los invitados a quienes entregó un souvenir como recuerdo de tan feliz día. Para acompañar a la familia viajaron desde Montevideo y Brasil familiares y amigos.