Los quince años de María Pía

Una linda y divertida fiesta fue la que ofrecieron los esposos Gabriel Eguilior y María García con motivo de agasajar a su hija María Pía al cumplir quince años.
Hasta el local de Paseo Alemán fueron llegando familiares y amistades de la jovencita dispuestos pasar una noche plena de encuentros y diversión, admiraron la destacada decoración la que se apreciaba desde el recibidor donde se colgaron globos espejados plateados, estos se volvían a repetir en el sector destinado a los jóvenes donde se dispusieron juegos de livings y puff con mesas bajas en cuyos centros había transparencias conteniendo variedad de golosinas y chocolates, acompañaban en los laterales dos velones perfumados en forma de flores. En este sitio estaba la mesa de las completas golosinas decorado con un enorme conejo que hacía de soporte a los chocolates.
Los mayores disfrutaron de la fiesta ubicados cómodamente en torno a mesas tendidas con mantelería blanco y cubre coral, al centro había estilizados suspiros con gerberas  rosadas y en ambos costados bases espejadas con veloncitos tono  salmón.
Cuando ya todos estaban en la sala llegó la quinceañera acompañada de sus padrinos Jorge Ferreira  y Lilián García, fue recibida por sus padres mientras sus amistades aplaudían y la ponderaban mientras llegaba hasta el centro de la pista con su papá para comenzar con el tradicional vals.
María Pía realzó su juventud vistiendo modelo blanco, corsage solero finamente bordado con diseño de flores de cristales y escote realzado con bordado calado, del esbelto talle nacía amplia falda, en el peinado lució moderno broche de strass .
El animado baile se extendió por toda la madrugada para culminar con el reparto del colorido cotillón.
Al momento de cantarle el feliz cumpleaños  se realizó el brindis compartido luego se cortó la torta de cumpleaños  compuesta de tres pisos finamente decorada, a su lado estaba el centro de la felicidad formado por candelabro y los quince veloncitos entre frescas flores rosadas y salmón.
Entre las elegantes de la velada recordamos al grupo familiar, su mamá lució solero de gasa tono verde agua, amplio escote abierto hacia los hombros y  destacado broche de piedras señalando el corte imperio de donde se desprendía la falda larga de suave movimiento, su hermanita María Belén vistió modelo  corto, blanco con delicados bordados en negro, acompañó con faja y bolerito mangas largas de tela brillante negra. Como muestra de afecto y amistad recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, retribuyó atenciones repartiendo los souvenirs, eran llaveritos e imanes con su foto, fechas y mensaje de agradecimiento por haberla acompañado en su noche de fiesta.
n

Una linda y divertida fiesta fue la que ofrecieron los esposos Gabriel Eguilior y María García con motivo de agasajar a su hija María Pía al cumplir quince años.

Hasta el local de Paseo Alemán fueron llegando familiares y amistades de la jovencita dispuestos pasar una noche plena de encuentros y diversión, admiraron la destacada decoración la que se apreciaba desde el recibidor donde se colgaron globos espejados plateados, estos se volvían a repetir en el sector destinado a los jóvenes donde se dispusieron juegos de livings y puff con mesas bajas en cuyos centros había transparencias conteniendo variedad de golosinas y chocolates, acompañaban en los laterales dos velones perfumados en forma de flores. En este sitio estaba la mesa de las completas golosinas decorado con un enorme conejo que hacía de soporte a los chocolates.

Los mayores disfrutaron de la fiesta ubicados cómodamente en torno a mesas tendidas con mantelería blanco y cubre coral, al centro había estilizados suspiros con gerberas  rosadas y en ambos costados bases espejadas con veloncitos tono  salmón.

Cuando ya todos estaban en la sala llegó la quinceañera acompañada de sus padrinos Jorge Ferreira  y Lilián García, fue recibida por sus padres mientras sus amistades aplaudían y la ponderaban mientras llegaba hasta el centro de la pista con su papá para comenzar con el tradicional vals.

María Pía realzó su juventud vistiendo modelo blanco, corsage solero finamente bordado con diseño de flores de cristales y escote realzado con bordado calado, del esbelto talle nacía amplia falda, en el peinado lució moderno broche de strass .

El animado baile se extendió por toda la madrugada para culminar con el reparto del colorido cotillón.

Al momento de cantarle el feliz cumpleaños  se realizó el brindis compartido luego se cortó la torta de cumpleaños  compuesta de tres pisos finamente decorada, a su lado estaba el centro de la felicidad formado por candelabro y los quince veloncitos entre frescas flores rosadas y salmón.

Entre las elegantes de la velada recordamos al grupo familiar, su mamá lució solero de gasa tono verde agua, amplio escote abierto hacia los hombros y  destacado broche de piedras señalando el corte imperio de donde se desprendía la falda larga de suave movimiento, su hermanita María Belén vistió modelo  corto, blanco con delicados bordados en negro, acompañó con faja y bolerito mangas largas de tela brillante negra. Como muestra de afecto y amistad recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, retribuyó atenciones repartiendo los souvenirs, eran llaveritos e imanes con su foto, fechas y mensaje de agradecimiento por haberla acompañado en su noche de fiesta.