Los quince años de María Sofía

Con motivo de cumplir quince años María Sofía Pereira Malaquina, su mamá Ana Mala quina y sus hijas Camila y Julieta ofrecieron una hermosa fiesta en su honor, de la que participaron familiares más allegados, compañeros de estudios y amistades.
El hermoso salón  de Le Park fue ambientado  con la temática de París “la Ciudad Luz”  con los colores lila y verde, varias gigantografías de Sofía ataviada de bailarina, también con trajes típicos de siglos pasados,  se veían en diferentes sitios distribuidos por el salón. En el recibidor se repetían dos fotos más una con atuendo actual y otra con el cuadro destinado a recoger las firmas de cuantos la acompañaron en su noche de fiesta. Al centro de ambas había una torre Eiffel de dos metros de alto toda iluminada de blanco.
Llamó la atención una barra de tragos led para los jóvenes ubicada en la entrada y varios mimos que luego de hacer sus evoluciones acompañaban a los invitados a ocupar las mesas destinadas a cada uno. Las de los mayores lucieron generosos manteles blancos y senderos alternados de color lila o verde manzana; al centro había  jarras o regaderas revestidas de papel con diseños de flores al más puro estilo hippie chic, contenían bouquet de frescas flores naturales, una barra de tragos de mayores ambientada en un posters de la película Cabaret. Del otro lado de la pista led estaban los jóvenes ubicados con juegos de livings y puff blancos, este sitio iluminado con luces led. Tuvieron a disposición una muy completa mesa de dulces, al centros emergía una enorme cascada de chocolate con su base iluminada en led  y a su lado bandejas con rodajas de frutas frescas de estación, además de variedad de golosinas.
Cerca de la medianoche en un auto de colección llegó la quinceañera, realzó su prestancia y juventud vistiendo modelo de baile interpretado en  blanco y lila muy tenue, corset bordado en pedrería plateada, escote corazón y espalda baja, en el peinado lució tocado de iguales piedras a la del vestido. Fue recibida con gran emoción por su mamá y hermanas, también estaban las abuelas Suzzy Cvalina y María Esther Alario.
El baile muy divertido comenzó con el vals extendiéndose por varios minutos al ir cambiando de parejas, luego con ritmos modernos la alegría se extendió por toda la madrugada contando con la participación  de dos grupos en vivo, el último para acompañar el momento de repartir el cotillón. Sofía se cambió de vestido por uno corto de tul bordado con lentejuelas plateadas diminutas.
Al momento del brindis tomó relevancia la mesa principal donde se ubicó la torta de cumpleaños compuesta de tres pisos, fondo blanco y detalles de flores en los colores de la fiesta, cada uno de los colores unificados y en el último se unían ambos. Acompañaba candelabro con las quince velas del centro de la felicidad.
Entre las elegantes de la noche recordamos a la mamá, quien vistió modelo largo color azul Francia, debajo el talle imperio hasta el talle con pieza plateada, igual los breteles y falda de suave movimiento. Su hermana Camila, vistió modelo largo de corte sirena confeccionado en tul bordado tono salmón y flores en dos tonos de rosa. Por su parte, su otra hermana, Julieta, lució vestido largo color coral, corsage y mangas cortas de encaje al tono.
Como muestra de afecto y amistad recibió la jovencita múltiples y finos obsequios.

Con motivo de cumplir quince años María Sofía Pereira Malaquina, su mamá Ana Mala quina y sus hijas Camila y Julieta ofrecieron una hermosa fiesta en su honor, de la que participaron familiares más allegados, compañeros de estudios y amistades.

El hermoso salón  de Le Park fue ambientado  con la temática de París “la Ciudad Luz”  con los colores lila y verde, varias gigantografías de Sofía ataviada de bailarina, también con trajes típicos de siglos pasados,  se veían en diferentes sitios distribuidos por el salón. En el recibidor se repetían dos fotos más una con atuendo actual y otra con el cuadro destinado a recoger las firmas de cuantos la acompañaron en su noche de fiesta. Al centro de ambas había una torre Eiffel de dos metros de alto toda iluminada de blanco.

Llamó la atención una barra de tragos led para los jóvenes ubicada en la entrada y varios mimos que luego de hacer sus evoluciones acompañaban a los invitados a ocupar las mesas destinadas a cada uno. Las de los mayores lucieron generosos manteles blancos y senderos alternados de color lila o verde manzana; al centro había  jarras o regaderas revestidas de papel con diseños de flores al más puro estilo hippie chic, contenían bouquet de frescas flores naturales, una barra de tragos de mayores ambientada en un posters de la película Cabaret. Del otro lado de la pista led estaban los jóvenes ubicados con juegos de livings y puff blancos, este sitio iluminado con luces led. Tuvieron a disposición una muy completa mesa de dulces, al centros emergía una enorme cascada de chocolate con su base iluminada en led  y a su lado bandejas con rodajas de frutas frescas de estación, además de variedad de golosinas.

Cerca de la medianoche en un auto de colección llegó la quinceañera, realzó su prestancia y juventud vistiendo modelo de baile interpretado en  blanco y lila muy tenue, corset bordado en pedrería plateada, escote corazón y espalda baja, en el peinado lució tocado de iguales piedras a la del vestido. Fue recibida con gran emoción por su mamá y hermanas, también estaban las abuelas Suzzy Cvalina y María Esther Alario.

El baile muy divertido comenzó con el vals extendiéndose por varios minutos al ir cambiando de parejas, luego con ritmos modernos la alegría se extendió por toda la madrugada contando con la participación  de dos grupos en vivo, el último para acompañar el momento de repartir el cotillón. Sofía se cambió de vestido por uno corto de tul bordado con lentejuelas plateadas diminutas.

Al momento del brindis tomó relevancia la mesa principal donde se ubicó la torta de cumpleaños compuesta de tres pisos, fondo blanco y detalles de flores en los colores de la fiesta, cada uno de los colores unificados y en el último se unían ambos. Acompañaba candelabro con las quince velas del centro de la felicidad.

Entre las elegantes de la noche recordamos a la mamá, quien vistió modelo largo color azul Francia, debajo el talle imperio hasta el talle con pieza plateada, igual los breteles y falda de suave movimiento. Su hermana Camila, vistió modelo largo de corte sirena confeccionado en tul bordado tono salmón y flores en dos tonos de rosa. Por su parte, su otra hermana, Julieta, lució vestido largo color coral, corsage y mangas cortas de encaje al tono.

Como muestra de afecto y amistad recibió la jovencita múltiples y finos obsequios.