Los quince años de Milagros Damacena fueron festejados junto a familiares y amigos

Días pasados cumplió quince años Milagros Damacena Almeida motivo por el cual sus padres Germán Eduardo y Estela la agasajaron con una hermosa y divertida fiesta de la que participaron familiares más allegados, amigos y compañeros de estudios de la jovencita.
La quinceañera llegó al salón acompañada de su padrino Héctor Raúl Almeida, fue recibida con enorme algarabía y muestras de cariño, realzó su prestancia y juventud vistiendo solero  realizado con corset de crep satén blanco salpicado con pequeñas flores de encaje y detalles bordados bordados con pailletes, del talle largo nacía la amplia falda con sobrefalda de tul con cristalitos y flores, en sus largos cabellos lució broche de strass.
Fue recibida por sus padres y hermano Martín, luego de saludarlos con su papá llegó hasta el centro de la posta comenzando con los giros del tradicional vals, cambió parejas con familiares y amigos, posteriormente ritmos de moda invitaron a la danza que se prolongó por toda la madrugada.
El local fue realzado con novedosa decoración, en la entrada había una malla metálica sosteniendo medallón de lisianthus y gerberas dobles, penachos fucsia y paja mansa plateada y natural,  un poco más adelante estaba el cuadro destinado a recoger las firmas y mensajes de cuantos le acompañaron en su noche de fiesta, en la parte baja del soporte había bouquet de frescas flores naturales. Sobre la pista de baile se extendían guías de globos tonos cristal, plateados y fucsia, una de las paredes fue decorada con cortinados y detalles entrecruzados de gasas fucsia  y columnas de globos iluminados con faroles antiguos y velones en su interior ubicados en diferentes noveles, formando un cuadro muy vistoso.
Los invitados disfrutaron de la fiesta ubicados en torno a mesas tendidas con manteles blancos y senderos cruzados en fucsia y plata, lucían al medio floreros de cristal cuadrados con una gerbera y escapes de paja mansa de color fucsia y plata. En la terraza estaba la mesa con las ensaladas decorada con original centro tropical con frutas, hortalizas y flores talladas en sandías.  Ya muy entrada la madrugada al ingresar a la sala un grupo de samba brasilero se procedió a repartir el colorido cotillón, se hicieron juegos de espuma y serpentinas, haciendo del momento un verdadero carnaval.
Llegado el momento de elevar las copas en el brindis compartido tomó mayor relevancia la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños  finamente decorada en blanco y fucsia, acompañaba un prisma transparente con pimpollos de rosas y las quince delgadas velitas del centro de la felicidad.
Recibió esta jovencita muy lindos y finos obsequios que perdurarán en el recuerdo de este su día feliz, retribuyó atenciones repartiendo los souvenirs consistentes en llaveritos con muñecas artesanales vestidas con atuendo íntegramente tejidos en vistosos colores.