Los quince años de Sofía Sagradini

Con una sencilla pero emotiva celebración fueron festejados los quince años de Eliana Sofía Sagradini Pintos, sus padres Carlos y Graciela junto a sus hijos Marta, Andreína, Vanesa y Aldana decoraron el salón del Círculo Policial en los colores rosa y lila.
Allí se veían enormes racimos de globos y cintas en rulotés, en composée de color eran los cubre manteles sobre los blancos en cuyo centro habían arreglos florales artesanales con base de cerámica y hortensias deshidratadas.
En el recibidor estaba el cuadro con su foto destinado a recoger las firmas y deseos de eterna felicidad.
La quinceañera vistió juvenil modelo blanco, la parte superior de línea corset revestido de tul bordado y amplia falda de caída natural de tul liso, en sus largos cabellos ensortijados lució tiara de strass.
La fiesta se desarrolló muy alegre y divertida, comenzando el baile como es tradicional con los giros del vals iniciado con su papá, luego cambió parejas con otros familiares, amigos y compañeros de clase más allegados. Posteriormente ritmos de moda fue toda una invitación a la danza sumándose toda la concurrencia, sobre la madrugada se repartió el cotillón.
El frío de la noche no fue impedimento para que se vivieran momentos de calidez al efectuarse el brindis compartido, todos a coro le cantaron el feliz cumpleaños y luego se cortó la torta de tres pisos ubicados en desniveles unidos por escaleras para culminar en lo alto con una hermosa muñeca de porcelana vestida de dama antigua en los dos colores de la fiesta, acompañaba bouquet de claveles blancos, ilusión y fino follaje donde emergían las quince delgadas velitas del centro de la felicidad. Otro momento emotivo fue cuando Eliana fue llamando a las quince personas más queridas por ella y ambos soplaban los veloncitos de gala que estaban depositados en el árbol de la vida ubicado sobre un costado de la mesa principal que fue tendida con fino mantel bordado perteneciente a la abuela materna.
Entre los que se hallaban presentes recordamos a los abuelos Ramón Sagradini y Gladys Acosta, Enrique Pintos y Teresa Da Silva.
Para acompañarlos llegaron los tíos y primos de la capital.
Recibió esta jovencita muy lindos obsequios.