Los quince años de Valentina

Días pasados en Bella Unión, celebró sus quince años la jovencita Valentina Rivas González, motivo por el cual sus padres Luis y Virginia ofrecieron una hermosa fiesta de la que participaron familiares y amistades.
La joven recibió a sus invitados vistiendo modelo corto, blanco, señalado el talle con faja dorada en consonancia con los zapatos.
Cuando ya estaban todos en la sala, cambió su atuendo por vestido de fiesta color marfil, confeccionado en piel de ángel, el corsage straples tableado horizontal, talle  señalado con faja tono cobre dorado y larga falda  con abertura lateral en cuyo vértice lucía rosa de igual color para luego dejar ver panel de gasa con flores aplicadas  en armonía de color, sus largos cabellos peinados de forma muy juvenil se adornaban con hilo de perlas.
A las cero horas con su papá comenzó el vals dando por inaugurada la fiesta. En primer lugar bailó esta danza cambiando por varios minutos de parejas, luego música moderna fue toda una invitación al animado baile y reparto del colorido cotillón.
Al momento de la cena un grupo de quinceañeras presentaron un video sorpresa realizado por ellas mismas, contando anécdotas de momentos vividos, luego varias fotos haciendo el historial de la vida de la jovencita.
Las Chopis como gustan que las llamen, al momento de repartir el cotillón lucieron graciosas orejas de conejos.
Los muchos invitados disfrutaron de la velada con el salón bellamente decorado en los colores blanco, negro y dorado, una barra de tragos fue apropiadamente ambientada con luces cambiantes de colores , los mayores en otro sitio del salón departieron amablemente ubicados en torno a mesas cubiertas con generosos manteles blancos y senderos dorados, lucían al centro suspiros con pimpollos de rosas e ilusión y escapes de follaje.
Separando este lugar y la mesa principal se colgaron cortinados de voile blancos donde colgaban esferas de frescas flores. En ambos extremos habían varios soportes altos con ramilletes de ilusión.
Llegado el momento del brindis compartido y de cantarle el feliz cumpleaños tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños de tres pisos bañados en blanco con detalles de lunares negros, en las restantes eran bastoncitos y espirales, acompañaba sobre el mantel bordado un candelabro en forma de espiral portando las quince velas del centro de la felicidad que Valentina sopló ante muestras de cariño y amistad.
Muchas elegantes se dieron cita esta noche, entre ellas recordamos a la mamá, quien lució vestido largo de satén revestido en gasa color verde esmeralda, faja drapeada señala el talle y corsage de mangas al codo de encaje. Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, muestra fiel del afecto que cuenta entre su grupo de amistades.

Días pasados en Bella Unión, celebró sus quince años la jovencita Valentina Rivas González, motivo por el cual sus padres Luis y Virginia ofrecieron una hermosa fiesta de la que participaron familiares y amistades.

La joven recibió a sus invitados vistiendo modelo corto, blanco, señalado el talle con faja dorada en consonancia con los zapatos.

Cuando ya estaban todos en la sala, cambió su atuendo por vestido de fiesta color marfil, confeccionado en piel de ángel, el corsage straples tableado horizontal, talle  señalado con faja tono cobre dorado y larga falda  con abertura lateral en cuyo vértice lucía rosa de igual color para luego dejar ver panel de gasa con flores aplicadas  en armonía de color, sus largos cabellos peinados de forma muy juvenil se adornaban con hilo de perlas.

A las cero horas con su papá comenzó el vals dando por inaugurada la fiesta. En primer lugar bailó esta danza cambiando por varios minutos de parejas, luego música moderna fue toda una invitación al animado baile y reparto del colorido cotillón.

Al momento de la cena un grupo de quinceañeras presentaron un video sorpresa realizado por ellas mismas, contando anécdotas de momentos vividos, luego varias fotos haciendo el historial de la vida de la jovencita.

Las Chopis como gustan que las llamen, al momento de repartir el cotillón lucieron graciosas orejas de conejos.

Los muchos invitados disfrutaron de la velada con el salón bellamente decorado en los colores blanco, negro y dorado, una barra de tragos fue apropiadamente ambientada con luces cambiantes de colores , los mayores en otro sitio del salón departieron amablemente ubicados en torno a mesas cubiertas con generosos manteles blancos y senderos dorados, lucían al centro suspiros con pimpollos de rosas e ilusión y escapes de follaje.

Separando este lugar y la mesa principal se colgaron cortinados de voile blancos donde colgaban esferas de frescas flores. En ambos extremos habían varios soportes altos con ramilletes de ilusión.

Llegado el momento del brindis compartido y de cantarle el feliz cumpleaños tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños de tres pisos bañados en blanco con detalles de lunares negros, en las restantes eran bastoncitos y espirales, acompañaba sobre el mantel bordado un candelabro en forma de espiral portando las quince velas del centro de la felicidad que Valentina sopló ante muestras de cariño y amistad.

Muchas elegantes se dieron cita esta noche, entre ellas recordamos a la mamá, quien lució vestido largo de satén revestido en gasa color verde esmeralda, faja drapeada señala el talle y corsage de mangas al codo de encaje. Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, muestra fiel del afecto que cuenta entre su grupo de amistades.







El tiempo


  • Otras Noticias...