Los quince años de Valentina

Una linda y divertida fiesta fue la que ofrecieron los esposos Dardo Da Rosa e Inés Martins agasajando a su hija Valentina al cumplir quince años.
El salón de reuniones del Centro de Choferes fue el sitio elegido para reunir a familiares y amistades con los cuales compartieron gratas horas de sociabilidad.
Los colores de la decoración fueron el lila y blanco, torzadas de globos combinados con telas se repetían en todo el perímetro, las mesas fueron tendidas en armonía, lucían al centro transparencias con variedad de follaje junto a liliums blancos con bordes lilas.
En el recibidor estaba el cuadro destinado a recoger las firmas y mensajes, acompañaba destacado arreglo floral combinado con telas lilas y la gigantografía de la quinceañera en ropa casual.
Cerca de la media noche llegó acompañada de su hermano Leandro, realzó su prestancia vistiendo modelo de fiesta compuesta de corset en raso lila bordado con mostacillas blancas señalando el escote y talle largo, amplia falda de satén blanco presenta sobre la media falda una rosa dando nacimiento a pieza triangular de satén lila, en sus largos cabello lució tiara de strass.
Fue recibida por sus padres y hermanos Luciano, Leonel y Lautaro, luego se acercaron los abuelos Dardo Da Rosa, Elsa Farinha e Ismael Martins, también la madrina Angélica Farinha.
Con su papá ingresó al salón donde sus amistades la esperaban con un aplauso de bienvenida, llegó al centro de la pista comenzando con el vals, esta danza se extendió por varios minutos a ir cambiando de parejas. Posteriormente la discoteca deleitó a la concurrencia con ritmos de moda haciendo que la alegría reinara por toda la madrugada, momento de mayor alegría fue cuando se repartió el cotillón al ingresar a la sala una conocida batucada.
Al momento de cantarle el feliz cumpleaños tomó relevancia la mesa principal bellamente presentada con mantelería blanco y drapeados lilas, encima destacaban las cinco tortas decoradas con pequeñas flores lilas y una de ellas a lunares, acompañaba candelabro en espiral ascendente con los quince veloncitos del centro de la felicidad.
Entre las elegantes de la noche recordamos a la mamá, vistió modelo largo de raso color cobre amarronado, corsage revestido de tul marrón bordado con lentejuelas doradas, mangas ¾ en transparencias.
Como muestra de afecto y amistad recibió múltiples y finos obsequios, retribuyó atenciones repartiendo los souvenirs que estaban en un baúl blanco decorado con marabú y “Mis 15 Años” en brillantina.

Una linda y divertida fiesta fue la que ofrecieron los esposos Dardo Da Rosa e Inés Martins agasajando a su hija Valentina al cumplir quince años.

El salón de reuniones del Centro de Choferes fue el sitio elegido para reunir a familiares y amistades con los cuales compartieron gratas horas de sociabilidad.

Los colores de la decoración fueron el lila y blanco, torzadas de globos combinados con telas se repetían en todo el perímetro, las mesas fueron tendidas en armonía, lucían al centro transparencias con variedad de follaje junto a liliums blancos con bordes lilas.

En el recibidor estaba el cuadro destinado a recoger las firmas y mensajes, acompañaba destacado arreglo floral combinado con telas lilas y la gigantografía de la quinceañera en ropa casual.

Cerca de la media noche llegó acompañada de su hermano Leandro, realzó su prestancia vistiendo modelo de fiesta compuesta de corset en raso lila bordado con mostacillas blancas señalando el escote y talle largo, amplia falda de satén blanco presenta sobre la media falda una rosa dando nacimiento a pieza triangular de satén lila, en sus largos cabello lució tiara de strass.

Fue recibida por sus padres y hermanos Luciano, Leonel y Lautaro, luego se acercaron los abuelos Dardo Da Rosa, Elsa Farinha e Ismael Martins, también la madrina Angélica Farinha.

Con su papá ingresó al salón donde sus amistades la esperaban con un aplauso de bienvenida, llegó al centro de la pista comenzando con el vals, esta danza se extendió por varios minutos a ir cambiando de parejas. Posteriormente la discoteca deleitó a la concurrencia con ritmos de moda haciendo que la alegría reinara por toda la madrugada, momento de mayor alegría fue cuando se repartió el cotillón al ingresar a la sala una conocida batucada.

Al momento de cantarle el feliz cumpleaños tomó relevancia la mesa principal bellamente presentada con mantelería blanco y drapeados lilas, encima destacaban las cinco tortas decoradas con pequeñas flores lilas y una de ellas a lunares, acompañaba candelabro en espiral ascendente con los quince veloncitos del centro de la felicidad.

Entre las elegantes de la noche recordamos a la mamá, vistió modelo largo de raso color cobre amarronado, corsage revestido de tul marrón bordado con lentejuelas doradas, mangas ¾ en transparencias.

Como muestra de afecto y amistad recibió múltiples y finos obsequios, retribuyó atenciones repartiendo los souvenirs que estaban en un baúl blanco decorado con marabú y “Mis 15 Años” en brillantina.