Quinceañera de fiesta

Los esposos Carlos de los Santos y Rosana Estelda ofrecieron una hermosa fiesta agasajando a su hija Vanesa al cumplir quince años.
El salón del Salto Rowing Club fue el lugar elegido para recibir a la familia, compañeros de estudios y amistades con los cuales la jovencita disfrutó largas horas de sociabilidad y diversión.
Los colores elegidos para los motivos decorativos fueron el rosa y blanco, la puerta de ingreso fue coronada con doble arco de globos y dos pedestales con destacados arreglos florales y cascada de follaje, en este sitio la recibieron un cortejo de quince parejas de jóvenes, los varones le ofrecían velas para soplar y pedir un deseo y las chicas un clavel, con ellos formó un  ramo que luego se lo entregó a su mamá.
En el recibidor estaba el cuadro de firma y una gigantografía de la jovencita, luego en el salón las columnas y el techo sobre la pista de baile fueron decoradas con telas y globos en ambos colores, se sumaban los globos espejados de la discoteca realzados con luces de colores cambiantes.
Los numerosos invitados disfrutaron la velada ubicados en torno a mesas dispuestas con mantelería blanco y senderos rosa, lucían al centro bases espejadas donde se apoyaban delicados potiches de vidrio con juncos y calas naturales en ambos colores, también una botella de vino con el sticker de su foto a modo de souvenirs.
La quinceañera llegó cuando ya todos estaban en la sala, vistió elegante modelo de baile estilo princesa, formado por corset de satén realzado con pequeñas flores de cintas rosadas, del esbelto talle nace amplia falda revestida con varias capas de tul siendo la superior rosada salpicada de pequeñas rositas, presenta recogido lateral con ramillete de rosas en ambos colores y cintas.
Luego de saludar a la familia con su papá  llegó hasta el centro de la pista dando comienzo con el vals, intercaló parejas con familiares y amigos, posteriormente ritmos de moda fueron toda una invitación a la alegría y diversión, contando con la participación de un grupo en vivo y batucada al momento de repartir el cotillón.
Los jóvenes disfrutaron de la mesa de dulces y barra de cocktail de frutas. Llegada la madrugada tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños, eran tres pisos juntos en forma de corazón bañadas en plateado y rosa, culminaba con ramillete de calas blancas y rosadas de azúcar, sobre el coqueto mantel estaban los quince veloncitos ubicados en pequeñas transparencias, estas rodeaban destacado arreglo floral con rosa, liliums y calas.
La quinceañera tuvo la dicha de contar entre los invitados con la presencia de sus hermanos Diego Martín y Fernando Gabriel, los abuelos Delmar Estelda, Mirta Andino, Heber de los Santos y Sonia Jiménez, los padrinos Sebastián y Adriana de los Santos. Entre las elegantes recordamos a su mamá, lució modelo de gasa verde agua, la parte superior straples revestido con organza labrada en un tono más intenso y dorado, falda de corte irregular, más larga al dorso.
Recibió Vanesa múltiples y finos obsequios, muestra fiel del afecto que cuenta entre su grupo de amistades.

Los esposos Carlos de los Santos y Rosana Estelda ofrecieron una hermosa fiesta agasajando a su hija Vanesa al cumplir quince años.

El salón del Salto Rowing Club fue el lugar elegido para recibir a la familia, compañeros de estudios y amistades con los cuales la jovencita disfrutó largas horas de sociabilidad y diversión.

Los colores elegidos para los motivos decorativos fueron el rosa y blanco, la puerta de ingreso fue coronada con doble arco de globos y dos pedestales con destacados arreglos florales y cascada de follaje, en este sitio la recibieron un cortejo de quince parejas de jóvenes, los varones le ofrecían velas para soplar y pedir un deseo y las chicas un clavel, con ellos formó un  ramo que luego se lo entregó a su mamá.

En el recibidor estaba el cuadro de firma y una gigantografía de la jovencita, luego en el salón las columnas y el techo sobre la pista de baile fueron decoradas con telas y globos en ambos colores, se sumaban los globos espejados de la discoteca realzados con luces de colores cambiantes.

Los numerosos invitados disfrutaron la velada ubicados en torno a mesas dispuestas con mantelería blanco y senderos rosa, lucían al centro bases espejadas donde se apoyaban delicados potiches de vidrio con juncos y calas naturales en ambos colores, también una botella de vino con el sticker de su foto a modo de souvenirs.

La quinceañera llegó cuando ya todos estaban en la sala, vistió elegante modelo de baile estilo princesa, formado por corset de satén realzado con pequeñas flores de cintas rosadas, del esbelto talle nace amplia falda revestida con varias capas de tul siendo la superior rosada salpicada de pequeñas rositas, presenta recogido lateral con ramillete de rosas en ambos colores y cintas.

Luego de saludar a la familia con su papá  llegó hasta el centro de la pista dando comienzo con el vals, intercaló parejas con familiares y amigos, posteriormente ritmos de moda fueron toda una invitación a la alegría y diversión, contando con la participación de un grupo en vivo y batucada al momento de repartir el cotillón.

Los jóvenes disfrutaron de la mesa de dulces y barra de cocktail de frutas. Llegada la madrugada tomó relevancia la mesa principal donde estaba la torta de cumpleaños, eran tres pisos juntos en forma de corazón bañadas en plateado y rosa, culminaba con ramillete de calas blancas y rosadas de azúcar, sobre el coqueto mantel estaban los quince veloncitos ubicados en pequeñas transparencias, estas rodeaban destacado arreglo floral con rosa, liliums y calas.

La quinceañera tuvo la dicha de contar entre los invitados con la presencia de sus hermanos Diego Martín y Fernando Gabriel, los abuelos Delmar Estelda, Mirta Andino, Heber de los Santos y Sonia Jiménez, los padrinos Sebastián y Adriana de los Santos. Entre las elegantes recordamos a su mamá, lució modelo de gasa verde agua, la parte superior straples revestido con organza labrada en un tono más intenso y dorado, falda de corte irregular, más larga al dorso.

Recibió Vanesa múltiples y finos obsequios, muestra fiel del afecto que cuenta entre su grupo de amistades.