Quinceañera de fiesta

Días pasados con motivo de cumplir quince años Silvina María Sarrugeri Silva con una reunión juvenil fue celebrado, el salón fue decorado con telas y globos de colores verde manzana, amarillo y salmón, combinaban opacos y nacarados.

Su mamá Estela y su hermano Gastón recibieron a los amigos y compañeros de estudios, con los cuales compartieron lindas horas de sociabilidad y diversión, de parte de la familia fueron invitados solamente los abuelos y tíos.

En el recibidor decorado con destacado arreglo floral logrado con gerberas e ilusión en los colores de la fiesta, acompañaba mesita dorada con el álbum destinado a recoger las firmas y mensajes de sus invitados, junto a su mamá la quinceañera los recibía ante muestras de afecto y amistad, lució delicado modelo color ámbar, corset de raso con detalles de cristalitos delineando el escote y talle largo, dando origen la falda larga y  ampulosa velada en tul nevado, una vincha de raso y cristales lució en sus largos cabellos.

Ingresando al salón se apreciaba una lona con la foto de cuerpo entero de la jovencita, mientras que una cúpula de globos adornaba el techo, debajo se ubicaron las mesas  cubiertas de manteles blancos y senderos alternando los tres colores antes mencionados, al centro se ubicaron tres vasitos conteniendo cada uno diferentes diseños, petit rositas tono salmón, flores ilusión y un velón verde manzana.

En los laterales adornaban las paredes columnas de globos y cortinas de caireles transparentes, agrupándose más en el sector de jóvenes donde estaban los puf y mesas bajas, y la muy completa mesa de golosinas cubierta con mantel hindú bellamente bordado donde se posaban bandejas de igual procedencia, las había de distintos sabores, galletitas y muffins decorados con pequeñas flores de azúcar, torres de bombones, yemas y hasta pequeños vasitos con dulces caseros, en sus tapas se leía el nombre de la agasajada.

Llegada la media noche con su hermano comenzó el vals, dando por inaugurada la fiesta, esta danza se prolongó por varios minutos al acercarse el abuelo y los tíos, luego sus amigos varones, posteriormente al cambiar de ritmos la pista se pobló de bailarines disfrutando todos de la alegría del momento. En la madrugada se repartió el  cotillón luminoso y sombreros decorados con plumas y gemas de colores, pelucas de caireles, etc…

Llegado el momento del brindis, tomó relevancia la mesa principal, sobre el coqueto mantel bordado se veía la torta de cumpleaños, tres pisos desnivelados bañados de fondant tono marfil y detalle en un costado de cascada de rosas tono amarillo y salmón y pequeñas hojas verdes, desde lo alto el Nº15 dorado se desprendían las flores que se iban agrandando hasta llegar a la base, acompañaba el centro de la felicidad logrado sobre palangana de plata labrada muy antigua, los veloncitos flotantes se iban intercalando en el amarillo y salmón, la jarra de plata desbordaba flores ilusión. Como muestra de afecto recibió múltiples y finos obsequios, siendo estos otro motivo de alegría.

ías pasados con motivo de cumplir quince años Silvina María Sarrugeri Silva con una reunión juvenil fue celebrado, el salón fue decorado con telas y globos de colores verde manzana, amarillo y salmón, combinaban opacos y nacarados.
Su mamá Estela y su hermano Gastón recibieron a los amigos y compañeros de estudios, con los cuales compartieron lindas horas de sociabilidad y diversión, de parte de la familia fueron invitados solamente los abuelos y tíos.
En el recibidor decorado con destacado arreglo floral logrado con gerberas e ilusión en los colores de la fiesta, acompañaba mesita dorada con el álbum destinado a recoger las firmas y mensajes de sus invitados, junto a su mamá la quinceañera los recibía ante muestras de afecto y amistad, lució delicado modelo color ámbar, corset de raso con detalles de cristalitos delineando el escote y talle largo, dando origen la falda larga y  ampulosa velada en tul nevado, una vincha de raso y cristales lució en sus largos cabellos.
Ingresando al salón se apreciaba una lona con la foto de cuerpo entero de la jovencita, mientras que una cúpula de globos adornaba el techo, debajo se ubicaron las mesas  cubiertas de manteles blancos y senderos alternando los tres colores antes mencionados, al centro se ubicaron tres vasitos conteniendo cada uno diferentes diseños, petit rositas tono salmón, flores ilusión y un velón verde manzana.
En los laterales adornaban las paredes columnas de globos y cortinas de caireles transparentes, agrupándose más en el sector de jóvenes donde estaban los puf y mesas bajas, y la muy completa mesa de golosinas cubierta con mantel hindú bellamente bordado donde se posaban bandejas de igual procedencia, las había de distintos sabores, galletitas y muffins decorados con pequeñas flores de azúcar, torres de bombones, yemas y hasta pequeños vasitos con dulces caseros, en sus tapas se leía el nombre de la agasajada.
Llegada la media noche con su hermano comenzó el vals, dando por inaugurada la fiesta, esta danza se prolongó por varios minutos al acercarse el abuelo y los tíos, luego sus amigos varones, posteriormente al cambiar de ritmos la pista se pobló de bailarines disfrutando todos de la alegría del momento. En la madrugada se repartió el  cotillón luminoso y sombreros decorados con plumas y gemas de colores, pelucas de caireles, etc…
Llegado el momento del brindis, tomó relevancia la mesa principal, sobre el coqueto mantel bordado se veía la torta de cumpleaños, tres pisos desnivelados bañados de fondant tono marfil y detalle en un costado de cascada de rosas tono amarillo y salmón y pequeñas hojas verdes, desde lo alto el Nº15 dorado se desprendían las flores que se iban agrandando hasta llegar a la base, acompañaba el centro de la felicidad logrado sobre palangana de plata labrada muy antigua, los veloncitos flotantes se iban intercalando en el amarillo y salmón, la jarra de plata desbordaba flores ilusión. Como muestra de afecto recibió múltiples y finos obsequios, siendo estos otro motivo de alegría.






El tiempo


  • Otras Noticias...