Quinceañera de Fiesta

Días pasados cumplió quince años Marlene Costa Mendiberri, fue deseo de su mamá Paola y su hermano Sebastián festejarle , para ello viajó de Montevideo con toda su familia y tres amigas  íntimas de la agasajada ya que estuvieron hasta el año anterior allí radicados.
Cursaron invitación a familiares y numerosos jóvenes con los cuales compartieron lindas horas de sociabilidad y diversión en un local ambientado en degradée de colores que iban del rosa pasando por el fucsia y bordó, profusión de globos fueron seleccionados en torzadas y formando corazones, siendo el de mayor tamaño el que enmarcaba la puerta principal de ingreso al salón y otro ubicado detrás la mesa principal.
En el recibidor se ubicó coqueta mesita de hierro portando sobre la tapa de mármol el álbum  para firmar, acompañaba delicado arreglo floral tono rosa con algo de verdor. En este sitio la esperaron su familia más directa, Marlene llegó acompañada de sus amigas Luciana, Irene y Cecilia.
Realzo su prestancia y juventud vistiendo modelo de baile interpretado en  organza tono rosa tenue y detalles bordados en  hilos de seda blanco señalando el escote y zócalo, cinta de raso en el talle, en el peinado lució dos broches de strass.
Luego de saludarlos con su hermano llegó hasta el centro de la pista comenzando el vals, intercambió parejas con sus amistades y luego ritmos de moda fueron toda una invitación a la alegría y diversión.
El salón fue separado por dos sectores, uno para los jóvenes con puf y mesa bajas, juegos de living y cortinas de caireles, en  este sitio se presentó la mesa de las golosinas formando coloridos topiarios, pirámides y bandejas  formando flores.
Los mayores se ubicaron en mesas dispuestas con mantelería en los colores de la fiesta, al centro habían suspiros con un lilium al tono y escapes de follaje.
Llamó la atención la ubicación en diversos lugares secuencias de fotos de la quinceañera en diferentes momentos iluminados desde el piso.
Al anunciarse el brindis fueron todos invitados a ubicarse en torno a la mesa principal  donde destacada la torta de cumpleaños, de forma oval, decorada en tono rosa tenue y detalles en filigrana  blanco, ramito de flores de azúcar acompañaban sus iniciales, las quince velas del centro de la felicidad emergían de entre rosas rosadas e ilusión.
Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, siendo estos otro motivo de alegría.

Días pasados cumplió quince años Marlene Costa Mendiberri, fue deseo de su mamá Paola y su hermano Sebastián festejarle , para ello viajó de Montevideo con toda su familia y tres amigas  íntimas de la agasajada ya que estuvieron hasta el año anterior allí radicados.

Cursaron invitación a familiares y numerosos jóvenes con los cuales compartieron lindas horas de sociabilidad y diversión en un local ambientado en degradée de colores que iban del rosa pasando por el fucsia y bordó, profusión de globos fueron seleccionados en torzadas y formando corazones, siendo el de mayor tamaño el que enmarcaba la puerta principal de ingreso al salón y otro ubicado detrás la mesa principal.

En el recibidor se ubicó coqueta mesita de hierro portando sobre la tapa de mármol el álbum  para firmar, acompañaba delicado arreglo floral tono rosa con algo de verdor. En este sitio la esperaron su familia más directa, Marlene llegó acompañada de sus amigas Luciana, Irene y Cecilia.

Realzo su prestancia y juventud vistiendo modelo de baile interpretado en  organza tono rosa tenue y detalles bordados en  hilos de seda blanco señalando el escote y zócalo, cinta de raso en el talle, en el peinado lució dos broches de strass.

Luego de saludarlos con su hermano llegó hasta el centro de la pista comenzando el vals, intercambió parejas con sus amistades y luego ritmos de moda fueron toda una invitación a la alegría y diversión.

El salón fue separado por dos sectores, uno para los jóvenes con puf y mesa bajas, juegos de living y cortinas de caireles, en  este sitio se presentó la mesa de las golosinas formando coloridos topiarios, pirámides y bandejas  formando flores.

Los mayores se ubicaron en mesas dispuestas con mantelería en los colores de la fiesta, al centro habían suspiros con un lilium al tono y escapes de follaje.

Llamó la atención la ubicación en diversos lugares secuencias de fotos de la quinceañera en diferentes momentos iluminados desde el piso.

Al anunciarse el brindis fueron todos invitados a ubicarse en torno a la mesa principal  donde destacada la torta de cumpleaños, de forma oval, decorada en tono rosa tenue y detalles en filigrana  blanco, ramito de flores de azúcar acompañaban sus iniciales, las quince velas del centro de la felicidad emergían de entre rosas rosadas e ilusión.

Recibió la jovencita múltiples y finos obsequios, siendo estos otro motivo de alegría.