Quinceañeras de fiesta


Días pasados dos primas festejaron sus respectivos quince años, fueron ellas Erika Pereira Gutiérrez y Paula Casanova Gutiérrez.

Reunieron en un local al grupo familiar y amistades de ambas, con los cuales compartieron gratísimas horas de diversión y fina sociabilidad.

Desde la entrada se apreciaba un camino delineado con antorchas, la entrada al club fue destacada con arcos de globos en los colores de la fiesta que fueron el blanco, salmón y violeta, desde allí se extendía formando bóveda sobre la pista de baile, mientras que el alero lateral fue decorado con cortinados blancos al viento al puro estilo oriental. En el recibidor había destacado arreglo floral y dos sillas de estilo donde los padres de ambas jovencitas les hicieron el cambio de zapatos. Llegada las 23 hr. ingresaron al salón acompañadas por el tío Oscar Gutiérrez, fueron recibidas por sus respectivos padres. Los papás de Paula, Pablo Casanova y Estela Gutiérrez, la joven vistió elegante modelo de satén lila suave con delicados bordados en canutillos y mostacillas en la parte superior, los padres de Erika, Marcos Pereira y Beatriz Gutiérrez, esta joven lució solera de fiesta confeccionada en satén blanco, con la parte superior bordada en pedrería de color salmón y amplia falda revestida de tul al tono, ambas lucieron en sus peinados tiaras de strass.

Luego de saludarlos, con el señor Oscar Gutiérrez llegaron hasta el centro de la pista dando comienzo con los giros del tradicional vals, luego intercambiaron parejas con sus padres, otros familiares, amigos y compañeros de estudios. Luego se pusieron al aire ritmos de moda que hicieron que todos disfrutaran del animado baile hasta el amanecer del nuevo día, teniendo su punto más alto de alegría cuando se procedió al reparto del colorido cotillón. Es de destacar que el salón fue dividido en dos partes, el sector de amistades de Erika sus mesas fueron tendidas con generosos manteles blancos y senderos de satén salmón, al centro lucían estatuillas de yeso de color salmón y servilleteros en composée de color, el sector de Paula lucía idéntica mantelería pero cambiaba el sendero por el de color lila al igual que las estatuillas y los servilleteros en este color.

Al momento de elevar las copas en el brindis compartido, tomó mayor relevancia la mesa principal donde estaban las cuatro tortas ubicadas en desnivel, dos de cada color y decoradas con guardas y ramilletes de flores azúcar en el color contrario, acompañaban dos delicados cisnes de porcelana adornados con tules y flores de satén, cada uno sostenía las quince velitas del centro de la felicidad pertenecientes a Erika en color salmón y las de Paula de color lila.

Entre quienes les acompañaron en su noche de fiesta recordamos a la abuela Alicia Arguet, hermanos, tíos y primos.

Al finalizar la reunión ambas jóvenes se pasearon entre las mesas con coquetas canastas repartiendo los souvenirs consistentes en pequeños antifaces junto a la tarjetita con un mensaje de agradecimiento por los hermosos y variados obsequios recibidos.