Rodeada de familiares y amigos celebró sus 15 años Carina Raquel


Días pasados cumplió quince años Carina Raquel Ferrari Sarrugeri, viéndose rodeada del afecto de familiares directos y numerosos amigos.  Con una reunión en su honor ofrecida por su mamá Elisa y sus hermanos Andrés y César  fue celebrado el acontecimiento.

El salón fue decorado combinando los colores turquesa, rosa y blanco, junto a la puerta de ingreso se ubicó alto candelabro con velones encendidos y entrelazados de flores y fino follaje, del lado contrario estaba el álbum destinado a recoger las firmas y mensajes, el mismo se apoyaba sobre coqueta mesita.

El techo fue casi escondido con guirnaldas de globos y telas, convergiendo al centro coincidiendo el medio de la pista de baile con enorme racimo de globos cristal conteniendo papelitos de colores.

Una mesa muy visitada fue la de las golosinas bellamente presentadas en diferentes planos decorando bandejas y canastitas, en la parte más alta había arreglo floral en los tres colores elegidos para la decoración.

En composée de color estaban tendidas las mesas en cuyo centro había transparencias  circulares con agua de color con flores y velas flotantes, en las mesa de los mayores los centros eran suspiros con rosas y lirios rosados. Carina llegó a la fiesta acompañada de sus hermanos, realzó su prestancia y juventud vistiendo modelo de baile interpretado en tono rosa tenue, la parte superior de línea corset destacado el escote y el talle con guía bordada con cristalitos, amplia falda vaporosa realizada con varias capas de tul, siendo la última nevado. Adornó el peinado con torzada de perlas rosadas y cristales tallados, enviada desde Buenos Aires por una tía.

Fue recibida por su emocionada mamá, luego de saludar llegó hasta el centro de la pista comenzando con sus hermanos los giros del tradicional vals, continuó luego con familiares y amigos, posteriormente ritmos de moda fueron toda una invitación a la danza, sobre la madrugada se repartió el variado y colorido cotillón.

Antes de finalizar la reunión se realizó el brindis rodeando una coqueta mesa tendida con fino mantel de hilo bordado al realce, presentaba aplicaciones de crochet, se cortó la torta de cumpleaños de tres pisos ubicados en desniveles sobre base recubierta de tul celeste turquesa, cada piso bañado de fondant blanco con detalles de flores rosado pálido. Acompañaba el centro de la felicidad elaborado sobre candelabro de varios brazos con sus veloncitos en los tres colores de la fiesta, luego de soplarlos mientras le cantaban el feliz cumpleaños, los fue entregando a quince familias o personas más queridas, siendo este momento cargado de emotividad.

Entre las elegantes de la noche recordamos a su mamá, vistió solero corto de crep tono celeste lavanda, el corsage trabajado con juegos de drapeados encontrados, aprisionaba el talle ancho lazo de satén brillante retomado sobre un costado con broche de piedras. Como muestra de afecto y amistad recibió múltiples y finos obsequios, retribuyó atenciones repartiendo marcadores de libros con una frase, su nombre y fechas.