Una fiesta para Esperanza

Esperanza Villar Gambetta cumplió 15 años, los fetsejó junto a sus padres Carlos Villar y Natalia Gambetta.
Acompañaron a Esperanza familiares, amigos y compañeros de estudios, en la hermosa reunión efectuada en chacra Los Manantiales, camino a Salto Grande.
Esperó a los invitados con sus padres y hermano Francisco, vistió delicado modelo de fiesta de seda color natural, llevaba bordados de perlitas en los bordes del escote y centro del corsage y la cintura simulaba un trabajo de cintas, puntillas y perlitas, detalle este que formaba conjunto con la vincha que adornaba el peinado. Una destacada decoración desde la entrada se apreciaban fanales de hierro calados con Abundantes follaje y lucesitas, destacando el caminero blanco con pétalos de camelias al tono. En el salón los centros de mesas eran frascos con veloncitos en varios colores.
El momento del vals fue muy emotivo, primero con su papá luego con ambos abuelos Kiko Gambetta y Ariel Villar, dio inicio a una noche muy animada, contando con el bullicioso momento del reparto del cotillón.
Llamó la atención la de las golosinas, las que estaban en diferentes frascos y transparencia luciendo frases en inglés y en los extremos tenían graciosos farolitos, se sumaba a ella la mesa de los postres donde estaba la torta principal decorada con figuras geométricas formando mandalas y sobre ellas las quince velitas del centro de la felicidad rodeaban la torta, del marco inmenso que colgaba sobre esta mesa colgaban desde el techo mensajes para Esperanza.
Los mayores en grupo pequeño se ubicaron en juegos de living y mesas dispuestas en el deckc. Acompañó en elegancia la mamá con modelo color rosa fucsia, con bordado formando guarda en el corsage que se repetía en el zócalo de la falda. Recibió muchos y finos obsequios, muestra fiel del afecto con el que cuenta entre su grupo de amistades.







Recepción de Avisos Clasificados