Una linda fiesta para dos hermanas

Días pasados cumplieron diez y siete años respectivamente las niñas Mariel y Lil González Otaegui, acontecimiento  que fueron celebrados conjuntamente con una hermosa reunión.

Sus padres Pedro y Clarita reunieron a familiares, amiguitos y compañeros de clase en el salón comunal cercano a su domicilio, el mismo fue decorado con muy buen gusto y colorido, en la entrada recibían al grupo bullanguero dos animadoras que les colocaban a las niñas vinchas con destellos y collares con flores, para los varones habían corbatas y viseras, luego los hacían pasar hasta donde estaba un panel para estampar sus manitos con pinturas de color pastel, debajo ponían su nombre, como grato recuerdo de este día para las cumpleañeras.

En el salón se lucían largas guías de globos azules, rojos y amarillos, entre ellos destacaban cartelitos colgantes donde estaban pintados los nombres de cada niño invitado, los que al finalizar la reunión se los entregaron a modo de souvenirs.

Las mesas fueron tendidas para los niños con manteles en varios colores y llevaban como adornos brochettes con diferentes golosinas dispuestas como enormes flores.

Ambas niñas lucieron muy coquetas, Mariel eligió para esta oportunidad calzas color turquesa y bucito largo a rayas desencontradas el tono, combinado con blanco y azul. Lil vistió modelito cuadrillée en celeste y blanco adornado con festones en el cuello, mangas y borde de la falda. La tarde transcurrió muy alegre y divertida, con las animadoras acompañándoles permanentemente organizando juegos, competencias, otros entretenimientos, bailaron y cantaron canciones infantiles bajo una lluvia de papelitos y reparto del cotillón.

Luego llegó la hora de cantarles el feliz cumpleaños y cortar las tortas que se exhibían sobre una larga mesa tendida con mantel bordado en hilos de colores, les acompañaban variados postres. La torta de Mariel estaba decorada con una flor grande de color salmón, el centro era una carita muy sonriente, sobre un costado estaba la velita Nº10, la torta de la pequeña Lil fue decorada con un paisaje primaveral con muchas flores y árboles rodeando un laguito de gelatina azul donde se apoyaba la velita Nº7.

Este momento pleno de bullicio fue muy festejado por ambas cumpleañeras. Posteriormente la reunión se extendió unas horas más con el grupo de mayores que acompañaron a los dueños de casa. Ambas niñas recibieron múltiples y hermosos obsequios, siendo estos otro motivo de alegría para ellas.