¡Grandes, celestes!: 17-17

La Copa Azteca es la que está en juego a nivel de Handball, con sede en México desde el 18 al 25 del mes en curso. Saliente es que en la selección uruguaya no faltan salteños. Como para comprobarlos en la hora de la partida desde la terminal «naranjera». Ahí están Matías Silveira, Ramiro Bernaola, Gonzalo Pedrozo y Ana de los Santos. Al centro de la toma gráfica, el prof. José Andrés Bernaola, quien fue en los últimos años, cimentando técnicamente a toda una generación que en nuestro medio practica el Handball. Las consecuencias deportivas no han faltado. En resultados generales y en aptitud de rendimientos individuales.
De acuerdo a las informaciones que se van sumando desde la tierra de los «charros», el debut se produjo ante el ESEF, uno de los equipos de América del Norte. Un heroico 17 a 17, que dejó en claro el perfil del equipo oriental, desde lo táctico a lo emocional.
«Hubo que poner temperamento, dejarlo todo», cuentan a través de las redes sociales, «como solo los uruguayos lo podemos hacer. Si bien nivelamos el primer partido, hasta pudimos ganarlo». En el arco, Ramiro Bernaola se constituyó en factor clave, teniendo en cuenta que no es su función habitual. Cierto es que la respuesta celeste, nunca dejó de ser combativa.
Ahora, a la espera de los partidos que vendrán. En la víspera afrontaban la segunda secuencia. Tras el certamen en México, la delegación con destino a El Salvador, donde no faltarán juegos amistosos. Una manera de fortalecer una experiencia, seguramente tan inolvidable como intransferible.

La Copa Azteca es la que está en juego a nivel de Handball, con sede en México desde el 18 al 25 del mes en curso. Saliente es que en la selección uruguaya no faltan salteños. Como para comprobarlos en la hora de la partida desde la terminal «naranjera». Ahí están Matías Silveira, Ramiro Bernaola, Gonzalo Pedrozo y Ana de los Santos. Al centro de la toma gráfica, el prof. José Andrés Bernaola, quien fue en los últimos años, cimentando técnicamente a toda una generación que en nuestro medio practica el Handball. Las consecuencias deportivas no han faltado. En resultados generales y en aptitud de rendimientos individuales.

De acuerdo a las informaciones que se van sumando desde la tierra de los «charros», el debut se produjo ante el ESEF, uno de los equipos de América del Norte. Un heroico 17 a 17, que dejó en claro el perfil del equipo oriental, desde lo táctico a lo emocional.

«Hubo que poner temperamento, dejarlo todo», cuentan a través de las redes sociales, «como solo los uruguayos lo podemos hacer. Si bien nivelamos el primer partido, hasta pudimos ganarlo». En el arco, Ramiro Bernaola se constituyó en factor clave, teniendo en cuenta que no es su función habitual. Cierto es que la respuesta celeste, nunca dejó de ser combativa.

Ahora, a la espera de los partidos que vendrán. En la víspera afrontaban la segunda secuencia. Tras el certamen en México, la delegación con destino a El Salvador, donde no faltarán juegos amistosos. Una manera de fortalecer una experiencia, seguramente tan inolvidable como intransferible.