¡Una bocanada de fútbol!

Salto Uruguay – Ferro Carril
El foco de la discusión

Salto Uruguay – Ferro Carril

El foco de la discusión

El Salto Uruguay de la trayectoria plena. En resultados y en contenido. Juega y produce. No por nada alcanza la condición de puntero exclusivo en la «A». No por nada se transforma en equipo sensación. Incluso por los 40 goles consumados en 14 partidos. Pero el foco de la discusión surge igualmente planteado, desde el momento que Ferro Carril fue el único que lo derrotó en lo que va transcurriendo del Campeonato Salteño. Fue en la primera fecha y fue el 1 a 0 de la franja, por aquel gol de Carlos Vera. Pero además, es foco de discusión a partir de lo que implica el clásico desde el clásico mismo. La vuelta de Mora en Salto Uruguay. La ausencia de Menoni y Patritti en Ferro otra vez. El retorno de Lairihoy al gol. La verdad sea dicha: es un partido abierto a cualquier resultado. ¿Cómo puede hablarse de favorito, si simplemente no existe? No lo hay. Diferencia en la tabla: es cierto. Pero la chance a la cuenta de cualquiera de los dos: eso, también es cierto.

Almagro-Gladiador

El suspenso de aquí para allá

Fue reparto de puntos de Almagro frente a Universitario. Un resultado para el empate mismo, a la luz de aquella chance superior que se le podía conferir a los rojos. Es un antecedente válido para Almagro. No hay dudas. Pero dudas también en Gladiador, que se va quedando sin respuestas. Le cuesta localizar el modelo más apto, para descubrir la reacción. Almagro vacila en el fondo: tiene que sumar. Gladiador entre dos fuegos, porque tampoco está lejos de la zona compleja. Tiene que sumar.

Por eso, el suspenso es de aquí y de allá. Tres puntos que duelen demasiado. Que trasciende sin más margen, que la elocuencia misma en función de la tabla.

Podrá faltar el fútbol más o menos vistoso. Pero el coraje debe ser insustituible.

Universitario-Chaná

La razón de un favoritismo

Es cierto que Salto Uruguay ha generado la valoración mayor, sobre todo por la esencia del pensamiento futbolístico. Pero no es posible transferir a un plano secundario, a este Universitario en manos de Ramón Walter Rivas. Más allá del empate con Almagro en la fecha que pasó, Universitario sostiene una pretensión y no le faltan razones. La de hoy, es la razón de su favoritismo. Y eso que Chaná sabe de más de un impacto, aunque parece limitar su radio de acción ejecutiva a Marcelo Soria. Universitario es compacto, por lo tanto más creíble. Menos expuesto a la duda. Y además, puede explotar en gol a partir de Laxague. No ya solo desde Alexander Píriz. ¿Es posible un empate?… también es posible, pero a Universitario hay que firmarle un cheque en blanco. El tiempo reciente también cuenta. A veces, los números en la tabla, también.

Nacional-Progreso

La verdad pasa por atreverse

En la fecha que pasó, la imposición de Nacional frente a Gladiador. 1 a 0, pero suficiente. Le cuesta el gol a Nacional, eso es cosa concreta. Pero no es menos cierto que a partir de una renovación que Ramón Romero va consumando, la ilusión es parte del horizonte que se va creando. Por este trico, la verdad pasa por atreverse y la realidad marca que está donde está, porque fundamentos no les falta.

Con Progreso, una situación que no es menor: las tres expulsiones frente a Salto Uruguay y una especial. Cuando no juega Domingo Ramírez, Progreso tiene vacío de llegada y gol.

Restará saber en qué medida Nacional capitaliza. La asunción de Ruben Bidondo en la Dirección Técnica de Progreso, implicó recarga emocional y técnica, con dosis de respuesta auténtica. Desde entonces, el invicto sostenido. Cabe preguntarse si el invicto se prolonga… o no.

Ceibal-Saladero.

¡Aroma de barrio, por todos lados!
Porque es el Ceibal de Ruben González y el Saladero de Ivo Efraín Silvestre. Porque figuran entre los primeros seis de la tabla, pero no tienen garantía total de acceso a la tercera rueda. Porque los dos saben que a esta altura de la segunda rueda, ganar suma y empatar divide. Por lo tanto, de los dos, es de aguardar una actitud sin traba, con la opción de victoria entre ceja y ceja. Pero además, el sentido de la regularidad de ambos en las últimas fechas. Es un partido singular. No hay dudas. Aroma de barrio por todos lados. Y en el estadio, donde se puede jugar con posibilidad de respuesta. Un partido a la medida de la necesidad. Acaso, con superior estructura general, el Ceibal de «Padilla». De todas maneras, que nadie piense que es un destrato a la ilusión de Saladero. Ocurre que Saladero, también la tiene.
Deportivo Artigas-River Plate

¿Quién persiste para alcanzar el fin?
Por ahora el cambio de mando en Deportivo Artigas no ha surtido efecto. Tampoco se trata de un toque mágico por Alfredo Javier Viera, para que el equipo se vuelva equipo, responda y gane. Sin embargo, Deportivo debe admitir un aspecto para valorarle: cinco goles en dos partidos. Tendrá que ganar en equilibrio y evitar males defensivos, mientras en los metros finales, es capaz de gravitar la sed goleadora de Luis Vargas. River Plate está ahí: a veces sí y a veces no. Señales de desnivel entre un partido y otro. Al fin de cuentas en los últimos partidos, surgieron las sombras. Pero si los albirrojos alcanzan el fuego que pueden y están habilitados, entonces abrochan los tres puntos. Puede no resultar fácil la misión. De aquí en más, Deportivo Artigas sabe que debe entregar todo. No se guardará nada. Pero nada. El partido de hoy, es claramente una muestra de lo que quiere ser. ¿O puede llegar a ser?