¡Una nueva fiesta del Futsal!

Y sin dudas que lo fue, nuevamente la disciplina Futsal volvió a convocar un marco de público acorde a lo que se presentaba…un espectáculo deportivo realmente atractivo, emotivo, y bien organizado. Y aquí un párrafo aparte para lo que a sido nuevamente el trabajo de Miguel A.Gallo (presidente), y Nicolás Baratta (secretario), lo que han llevado adelante por una temporada más todo lo que refiere a la organización,  transcurso de competencia y demás, con sus aciertos (que han sido bastante más), y sus errores, los que siempre hablando de frente, y cara a cara, han sido solucionados a la brevedad, intentando la mejor solución para que nadie salga perjudicado, y esto bien que nos consta por haber estado presentes en la mayoría de las reuniones de la temporada.
No es fácil el trabajo de los Neutrales (más cuando son solamente dos los que están al frente), pese a sabemos existen algunos colaboradores que al momento de ser convocados siempre están, las cosas como son.
Una nueva fiesta del Futsal, la que se vivió el pasado domingo a la noche allí en el gimnasio de Universitario, antes del incio de la doble jornada, eran tres los equiopos que tenían chance real y cierta de acceder a la definición…Universitario (con el empate era campeón), Ferro Carril (debía ganarle a Universitario, y también conseguir diferencia en goles) y Chaná (que debía ganar y golear a Cerro,  y esperar que Ferro Carril venciera al rojo de la “U” a segunda hora, y no por muchos goles de diferencia)…todo dependía del resultado del rojo local en su compromiso ante Ferro.
Chaná hizo su trabajo a primera hora, y le ganó en forma justa, merecida, y contundente al meritorio Sp. Cerro (una de las gratas sorpresas del campeonato) en cifras de 22 a 6, que sin su jugador clave, y goleador absoluto de la competencia Brian Maidana, poco pudo hacer ante un equipo “Indio” que fue mejor desde principio a  fin.
La incógnita quedaba planteada de cara al juego de segunda hora, nadie se movía de la triubuna…se venía el “plato fuerte” de la noche… las copas esperaban en la entrada, se venía el juego esperado por todos, la mesa estaba servida.
Y sin dudas que lo fue, nuevamente la disciplina Futsal volvió a convocar un marco de público acorde a lo que se presentaba…un espectáculo deportivo realmente atractivo, emotivo, y bien organizado. Y aquí un párrafo aparte para lo que a sido nuevamente el trabajo de Miguel A.Gallo (presidente), y Nicolás Baratta (secretario), lo que han llevado adelante por una temporada más todo lo que refiere a la organización,  transcurso de competencia y demás, con sus aciertos (que han sido bastante más), y sus errores, los que siempre hablando de frente, y cara a cara, han sido solucionados a la brevedad, intentando la mejor solución para que nadie salga perjudicado, y esto bien que nos consta por haber estado presentes en la mayoría de las reuniones de la temporada.
No es fácil el trabajo de los Neutrales (más cuando son solamente dos los que están al frente), pese a sabemos existen algunos colaboradores que al momento de ser convocados siempre están, las cosas como son.
Una nueva fiesta del Futsal, la que se vivió el pasado domingo a la noche allí en el gimnasio de Universitario, antes del incio de la doble jornada, eran tres los equiopos que tenían chance real y cierta de acceder a la definición…Universitario (con el empate era campeón), Ferro Carril (debía ganarle a Universitario, y también conseguir diferencia en goles) y Chaná (que debía ganar y golear a Cerro,  y esperar que Ferro Carril venciera al rojo de la “U” a segunda hora, y no por muchos goles de diferencia)…todo dependía del resultado del rojo local en su compromiso ante Ferro.
Chaná hizo su trabajo a primera hora, y le ganó en forma justa, merecida, y contundente al meritorio Sp. Cerro (una de las gratas sorpresas del campeonato) en cifras de 22 a 6, que sin su jugador clave, y goleador absoluto de la competencia Brian Maidana, poco pudo hacer ante un equipo “Indio” que fue mejor desde principio a  fin.
La incógnita quedaba planteada de cara al juego de segunda hora, nadie se movía de la triubuna…se venía el “plato fuerte” de la noche… las copas esperaban en la entrada, se venía el juego esperado por todos, la mesa estaba servida.