¿Qué hacemos con los precios?

Después de haber vivido la burbuja inflacionaria del mes de diciembre que nos tuvo a todos sacando cuentas, porque no podíamos creer como delante nuestro iban los gondoleros en los supermercados remarcando los precios como si tal cosa, se vino Enero, el mes más trágico para mucho en materia de finanzas.
Es que tras la locura consumista de diciembre, donde para eso el sistema está tan bien ideado que todo asalariado recibe un sueldo anual complementario, llamado aguinaldo, estamos enfrentando el peso del alza de precios, que nos agarra con los bolsillos a medias y con los restos del dinero en el bolsillo.
A todo esto, hay que apechugar y seguir viviendo. Pero hay que mirar de reojo los precios cuando uno va al supermercado, porque de lo contrario, si le seguimos el ritmo al sistema, no nos va a ir muy bien que digamos.
Por eso en esta edición de nuestra sección semanal Detrás de los Números, por ser la primera del año, vamos a advertirle a usted, que ya gastó todo lo que ganó en el mes de diciembre, que lleve la calculadora a la hora de comprar porque si no va a terminar pidiendo que se termine el mes a gritos.
MÁS CARO
Desde los productos básicos hasta los más suntuosos. Empezamos por las galletas malteadas, que uno compraba a 39 pesos en las góndolas del super, y a mediados de diciembre ya la remarcaron y pasaron a costar 48 pesos. Y así están, indemnes, como la mayoría de los artículos.
Seguimos por la yerba mate, artículo propio de la cocina uruguaya si los hay, que antes uno adquiría a 83 pesos el paquete de kilo en promedio, y ahora está a 93, desde hace un mes, y así sigue. Pero lo mismo pasa con el aceite de Oliva que si antes pagaba la botella de 500 cc. a un precio de 115, ahora la paga en promedio a 134.
Otro de los productos es el azúcar, por la cual se dejó de pagar los 28 pesos por kilogramos y ahora está en promedio a 32 pesos el kilo. Son cuatro pesos más, pero todo suma.  Ni hablar la botella de Coca Cola  de 2,5 litros por la que se pagaba 59 pesos y ahora en oferta está a 64 pesos.
El precio de la carne varió bastante, y ahora se sitúa en algunos cortes entre 4 y 10 pesos más caro. Como por ejemplo el cordero que estuvo a 112 pesos el kilo en promedio ya subió a 123 pesos en promedio en la mayoría de las carnicerías de plaza.
Aunque hay productos como los fideos, harinas y legumbres, cuyos precios varían entre los distintos supermercados entre 6 y 8 pesos de diferencia, al menos compruébelo en tres de los distintos supermercados de nuestra ciudad.
Si bien habrá, un aumento para las jubilaciones del orden del 12, 5 por ciento y en los salarios públicos una variación que rondará el 10 por ciento, la mayoría de los empleos  privados no han ajustado el aumento para este año, por lo cual el alza de los precios impactará doblemente en la mayoría de los bolsillos de los consumidores salteños.

Después de haber vivido la burbuja inflacionaria del mes de diciembre que nos tuvo a todos sacando cuentas, porque no podíamos creer como delante nuestro iban los gondoleros en los supermercados remarcando los precios como si tal cosa, se vino Enero, el mes más trágico para mucho en materia de finanzas.

Es que tras la locura consumista de diciembre, donde para eso el sistema está tan bien ideado que todo asalariado recibe un sueldo anual complementario, llamado aguinaldo, estamos enfrentando el peso del alza de precios, que nos agarra con los bolsillos a medias y con los restos del dinero en el bolsillo.

A todo esto, hay que apechugar y seguir viviendo. Pero hay que mirar de reojo los precios cuando uno va al supermercado, porque de lo contrario, si le seguimos el ritmo al sistema, no nos va a ir muy bien que digamos.

Por eso en esta edición de nuestra sección semanal Detrás de los Números, por ser la primera del año, vamos a advertirle a usted, que ya gastó todo lo que ganó en el mes de diciembre, que lleve la calculadora a la hora de comprar porque si no va a terminar pidiendo que se termine el mes a gritos.

MÁS CARO

Desde los productos básicos hasta los más suntuosos. Empezamos por las galletas malteadas, que uno compraba a 39 pesos en las góndolas del super, y a mediados de diciembre ya la remarcaron y pasaron a costar 48 pesos. Y así están, indemnes, como la mayoría de los artículos.

Seguimos por la yerba mate, artículo propio de la cocina uruguaya si los hay, que antes uno adquiría a 83 pesos el paquete de kilo en promedio, y ahora está a 93, desde hace un mes, y así sigue. Pero lo mismo pasa con el aceite de Oliva que si antes pagaba la botella de 500 cc. a un precio de 115, ahora la paga en promedio a 134.

Otro de los productos es el azúcar, por la cual se dejó de pagar los 28 pesos por kilogramos y ahora está en promedio a 32 pesos el kilo. Son cuatro pesos más, pero todo suma.  Ni hablar la botella de Coca Cola  de 2,5 litros por la que se pagaba 59 pesos y ahora en oferta está a 64 pesos.

El precio de la carne varió bastante, y ahora se sitúa en algunos cortes entre 4 y 10 pesos más caro. Como por ejemplo el cordero que estuvo a 112 pesos el kilo en promedio ya subió a 123 pesos en promedio en la mayoría de las carnicerías de plaza.

Aunque hay productos como los fideos, harinas y legumbres, cuyos precios varían entre los distintos supermercados entre 6 y 8 pesos de diferencia, al menos compruébelo en tres de los distintos supermercados de nuestra ciudad.

Si bien habrá, un aumento para las jubilaciones del orden del 12, 5 por ciento y en los salarios públicos una variación que rondará el 10 por ciento, la mayoría de los empleos  privados no han ajustado el aumento para este año, por lo cual el alza de los precios impactará doblemente en la mayoría de los bolsillos de los consumidores salteños.

Los Números:

39 a 48 pesos las galletas

115 a 134 pesos el aceite de oliva

28 a 32 pesos el kilo de azúcar

112 a 123 pesos el kilo de cordero