‘Blancanieves’, por la puerta grande de los Goya

La película de Berger se lleva 10 de los 18 premios a los que aspiraba
- Juan Antonio Bayona, mejor director. ‘Lo imposible’ se ha quedado con cinco – El gran José Sacristán ha recibido al fin un Goya, a los 75 años
- Tadeo Jones, con tres Goya, ha sido otra de las vencedoras de la noche
- De Eva Hache a González Macho, todos han tenido su momento crítico
Pocas sorpresas. Fiel al guión, ‘Blancanieves’ ha sido la vencedora de la 27 edición de los Premios Goya. La película que Pablo Berger tardó ocho años en ver en un cine se ha llevado 10 premios. Eso sí, su dicha no ha sido completa: Juan Antonio Bayona le ha arrebatado el de mejor director (desde 2001 no ocurría que la mejor película no coincidiera con el mejor director) por la taquillera ‘Lo imposible’ en una gala en la que no sólo no han faltado las reivindicaciones sino que ha estado plagada de ellas.
Pero no sólo en mejor película se han cumplido las predicciones. Los premios se han ido fallando uno a uno según lo esperado: el gran José Sacristán ha sido elegido al fin mejor actor -nunca había estado nominado- por ‘El muerto y ser feliz’, Macarena García, actriz revelación por su cándida ‘Blancanieves’ y Maribel Verdú, protagonista femenina por su primera mala-malísima, la madrastra del cuento. Sólo ha sorprendido la falta de premio a Paco León como director novel, que se ha llevado Enrique Gato con su Tadeo Jones, triunfador también de la noche con tres Goyas. ¿Habrá querido la Academia castigar a León por salirse de la senda de la distribución convencional y jugar, y ganar, en internet?
Y puestos a ser previsibles, incluso Concha Velasco, galardón de Honor, ha interpretado su papel de ‘yo nunca he ganado un Goya’. Ése que le preparó Pou para su última obra de teatro -’Yo lo que quiero es bailar’- y que hemos visto hasta la saciedad los últimos meses.
Un guión cargado de metralla
La polémica de la noche era la conveniencia de ser o no críticos. Y al final, pese a la contención anunciada, todos se han lanzado al ataque. Empezando por Eva Hache, que repetía como presentadora con un guión cargado de metralla. Ha repartido a la Casa Real, al Gobierno, a los bancos, a la industria… Así, nada más empezar, la Academia disparaba a diestro y siniestro y desconcertaba. ¿Ésta era la gala en la que no se quería cuestionar nada? ¿Esa por la que se ha levantado polémica? El criterio de la Unión de Actores ha ganado la batalla.
El presidente de la Academia, Enrique González Macho, también se ha sumado a la crítica destacando que los últimos 12 meses han sido muy complicados con la subida del IVA al 21%: «Los resultados están siendo todavía más negativos que los que se previó. Antes que España, Holanda y Portugal aplicaron también una fuerte subida en el IVA cultural, pero dado su efecto negativo, rectificaron y volvieron a un IVA reducido».
Y especialmente peleonas han estado las féminas. Maribel Verdú, la bellísima madrastra de ‘Blancanieves’, ha recogido su segundo Goya lanzando un mensaje a los que «sostienen un sistema que roba a los pobres para mantener a los ricos». Más dura ha estado Candela Peña, que tras tres años sin trabajar recogía el de actriz secundaria por un trabajo de tres días en ‘Una pistola en cada mano’ y hablaba de hospitales públicos sin medios y educación sin recursos.
Entre los momentos de una gala larga, larguísima, más de tres horas, nos quedamos con los chicos de Muchachada Nui, que han dicho lo que todos estábamos pensando, con Javier Bardem dando voz al conflicto del Sáhara y con el sobre equivocado. Sobres, una vez más, sobres…. ‘Pobres niños salvajes’, se dijo que su canción era la ganadora, y fue la de ‘Blancanieves’. El error deja además la duda en el aire: ¿Por qué Adriana Ugarte tenía dos papeletas? Y ojo, que a las 3.00 de la mañana Bayona ha tuiteado esto. Parece que se ha quedado sin broche en la celebración del Casino. ¿Fin de fiesta en el hospital?

La película de Berger se lleva 10 de los 18 premios a los que aspiraba

– Juan Antonio Bayona, mejor director. ‘Lo imposible’ se ha quedado con cinco – El gran José Sacristán ha recibido al fin un Goya, a los 75 años

– Tadeo Jones, con tres Goya, ha sido otra de las vencedoras de la noche

– De Eva Hache a González Macho, todos han tenido su momento crítico

Pocas sorpresas. Fiel al guión, ‘Blancanieves’ ha sido la vencedora de la 27 edición de los Premios Goya. La película que Pablo Berger tardó ocho años en ver en un cine se ha llevado 10 premios. Eso sí, su dicha no ha sido completa: Juan Antonio Bayona le ha arrebatado el de mejor director (desde 2001 no ocurría que la mejor película no coincidiera con el mejor director) por la taquillera ‘Lo imposible’ en una gala en la que no sólo no han faltado las reivindicaciones sino que ha estado plagada de ellas.

Pero no sólo en mejor película se han cumplido las predicciones. Los premios se han ido fallando uno a uno según lo esperado: el gran José Sacristán ha sido elegido al fin mejor actor -nunca había estado nominado- por ‘El muerto y ser feliz’, Macarena García, actriz revelación por su cándida ‘Blancanieves’ y Maribel Verdú, protagonista femenina por su primera mala-malísima, la madrastra del cuento. Sólo ha sorprendido la falta de premio a Paco León como director novel, que se ha llevado Enrique Gato con su Tadeo Jones, triunfador también de la noche con tres Goyas. ¿Habrá querido la Academia castigar a León por salirse de la senda de la distribución convencional y jugar, y ganar, en internet?

Y puestos a ser previsibles, incluso Concha Velasco, galardón de Honor, ha interpretado su papel de ‘yo nunca he ganado un Goya’. Ése que le preparó Pou para su última obra de teatro -’Yo lo que quiero es bailar’- y que hemos visto hasta la saciedad los últimos meses.

Un guión cargado de metralla

La polémica de la noche era la conveniencia de ser o no críticos. Y al final, pese a la contención anunciada, todos se han lanzado al ataque. Empezando por Eva Hache, que repetía como presentadora con un guión cargado de metralla. Ha repartido a la Casa Real, al Gobierno, a los bancos, a la industria… Así, nada más empezar, la Academia disparaba a diestro y siniestro y desconcertaba. ¿Ésta era la gala en la que no se quería cuestionar nada? ¿Esa por la que se ha levantado polémica? El criterio de la Unión de Actores ha ganado la batalla.

El presidente de la Academia, Enrique González Macho, también se ha sumado a la crítica destacando que los últimos 12 meses han sido muy complicados con la subida del IVA al 21%: «Los resultados están siendo todavía más negativos que los que se previó. Antes que España, Holanda y Portugal aplicaron también una fuerte subida en el IVA cultural, pero dado su efecto negativo, rectificaron y volvieron a un IVA reducido».

Y especialmente peleonas han estado las féminas. Maribel Verdú, la bellísima madrastra de ‘Blancanieves’, ha recogido su segundo Goya lanzando un mensaje a los que «sostienen un sistema que roba a los pobres para mantener a los ricos». Más dura ha estado Candela Peña, que tras tres años sin trabajar recogía el de actriz secundaria por un trabajo de tres días en ‘Una pistola en cada mano’ y hablaba de hospitales públicos sin medios y educación sin recursos.

Entre los momentos de una gala larga, larguísima, más de tres horas, nos quedamos con los chicos de Muchachada Nui, que han dicho lo que todos estábamos pensando, con Javier Bardem dando voz al conflicto del Sáhara y con el sobre equivocado. Sobres, una vez más, sobres…. ‘Pobres niños salvajes’, se dijo que su canción era la ganadora, y fue la de ‘Blancanieves’. El error deja además la duda en el aire: ¿Por qué Adriana Ugarte tenía dos papeletas? Y ojo, que a las 3.00 de la mañana Bayona ha tuiteado esto. Parece que se ha quedado sin broche en la celebración del Casino. ¿Fin de fiesta en el hospital?