“Absurdas, injustas, incomprensibles y sin consideración mínima hacia las personas”

Les envío este mensaje porque la verdad a esta altura de mi vida decir que me siento indignado o desilusionado o no sé qué, con algunos personajes que manejan algunos clubes, no sé si es la palabra exacta. Lo real y concreto es que pude ver y comprobar en carne propia algunas situaciones que se manejan en nuestro fútbol y en relación a los pases, especialmente referidos a juveniles. No quiero dar nombres ni tampoco den el mío, pero les garantizo, se van a sorprender. ¿Pueden creer que en el último periodo se manejaron cifras de dinero importantes por chiquilines que no han jugado aún en primera división? Eso es algo de lo que puedo contar. Contarlo es una cosa, haberlo vivido, hablado y escuchado, otra cosa muy diferente. Es lamentable, por algo pasan las cosas en nuestro fútbol, yo ahora las entiendo. Disculpen que les pase este «datito», pero es sólo uno pequeño, muy pequeño de un gran Iceberg. Les repito, lamentable por donde lo miren; y hay testigos de lo que hablo, pero saben sólo quería comentárselos porque sé que en EL PUEBLO son críticos de situaciones de injusticia o como se llame que se dan en el fútbol. Habrá oportunidad de que les aporte más datos, sólo les pido reservas, manéjenlo como que solo soy un informante, no me nombren, al menos por ahora. Disculpen la molestia y sobre todo porque tenía que desahogarme de alguna manera y sé que sin comprometer a nadie, nadie mejor que ustedes para manejar este tipo de situaciones absurdas, injustas, incomprensibles, insensibles y sin el más mínimo respeto o consideración de la persona, casi que un niño, porque solo tiene 16 años y que el único pecado que ha cometido es haber nacido con valorables condiciones para ser futbolista. Los saludo y les pido disculpas por tener que leer esto. Un abrazo y hasta pronto”

************************

La validez de reproducir lo puntualizado por un lector de EL PUEBLO (ex futbolista de los años 70 y 80, Campeón Salteño, profesional él). Omitimos el nombre, a solicitud suya. Sin embargo, parece vital el rescate del contenido de su misiva. Unas semanas atrás, especificábamos que “jugadores juveniles del medio son cambiados como figuritas, sin tenerse en cuenta en lo más mínimo la voluntad de ellos, sitiados a veces por intereses clubistas de dudosa legitimidad”.

En tanto, un Director Técnico de un club de la “B” a nivel de Sub 15 y Sub 18, subrayaba en la Redacción de este diario, que “el común de la gente poco se imagina los intereses que se mueven a nivel de juveniles en el fútbol salteño y lo que se pide en algunos casos para conceder un pase. Da lástima y muchas veces vergüenza ajena”. El gran tema es que no existe legislación al respecto y un fútbol al que se cataloga de amateur, muestra las garras de inescrupulosos intereses financieros, no pocas veces a espaldas de esos propios adolescentes, víctimas propiciatorias de la aventura de quienes pretenden crecer a costilla de la inocencia.

-E.J.S-