“Aunque dé vueltas… no me bajo de la ilusión”

Cuándo un futbolista de 22 años espera, luces y sombras de una ilusión?.

“No. No. A la ilusión, uno la tiene. No la abandona. Claro, que hay momentos en que la cabeza da vuelta. Suena el celular, aparece una chance, después pasan los días y uno no sabe hasta dónde es posible que se concrete lo que uno va soñando. Tengo 22 años y sé que todavía puede darse”.

-Un año de vos en Rocha. Y entonces?.

“Perdimos el ascenso frente a Juventud de Las Piedras. Quedamos ahí. Sigo teniendo contrato con Rocha. De este año no puedo quejarme, más allá de una lesión en la rodilla que me tuvo siete partidos al margen. Me practicaron una resonancia y volví. La Segunda División Profesional sigue siendo una vidriera a favor del jugador”.

-En Segunda, en cuánto el sueldo mínimo?.

“10.200 pesos por mes. En el caso de Rentistas por ejemplo, ganan más. Es un club de Montevideo y con historia. En lo particular, el beneficio es que Rocha me paga la casa y la comida”.

-Dónde vivís?.

“En La Paloma. En una cabaña frente al mar. Solo se siente el ruido del agua, sobre todo en esta época de poca gente. Se está en baja temporada”.

-Y los rochanos?.

“Respetuosos. Amables. Hablan de una manera particular. Manejan el “tu”, no el “vos”. Y en general con nosotros, los que no somos de Rocha, el trato ha sido bueno. No siempre es así, porque a veces se piensa que los que llegan de otros lados, le están robando la plata a los lugareños. Con este plantel de Rocha no hay rechazo de la gente. Y es bueno que no lo haya”.

******************

Cuando transitaba por la edad del Baby Fútbol, NICOLÁS FERREIRA alistaba en Hindú. Con 12 años se enroló en Chaná. Después la selección juvenil salteña y a Nacional de Montevideo. El tiempo de una fractura y en el 2008 recalando en Rentistas. Hasta que fue llamarada de gol en el fútbol de Guatemala. “En Rentistas el técnico fue Carlos Manta. De él no me puedo quejar. Me dio una mano y me defendió. Hicimos una pre temporada bárbara en Solanas (Punta del Este). Un paraíso. Un lugar de sueño. De Manta mucho se habla. Me quedó un muy buen recuerdo de él”.

LOS 15 DIAS EN ARMENIO

Con el fútbol como eje. Y esa vertiente de ilusiones de la cual es parte activa. “Hace algunas semanas practiqué en Deportivo Armenio de Buenos Aires que juega en la “B”. Pude quedarme y me hubiese gustado. Lo que ocurre es que tengo contrato con Rocha y todo se complicó. Pero no pierdo la perspectiva, de ese salto que todo jugador quiere. A Dios siempre le pido que me pase lo mejor. La peleo, la lucho. Quiero dar materias libres para terminar la Secundaria. Uno debe estar preparado para todo. Sé que siempre tengo el apoyo de  mis padres. Ellos a veces, sufren más que uno. Y palpitan como siempre, con lo que a uno le pase. La familia es parte de la misma espera. De esa ilusión de la que tanto hablo. Es una ilusión que tengo derecho a tenerla”.

El “Nico”. El salteño de Rocha F.C. De mitad de cancha para arriba. El “Nico” de la