“Colocar una placa que declare patrimonio histórico a un edificio es traer la historia al presente”

Durante la visita de Ricardo Ehrlich, Ministro de Educación y Cultura a nuestra ciudad, hace pocos días, se colocó una placa que declara Monumento Histórico Nacional a la ex Planta Potabilizadora de Aguas Corrientes (inaugurada en 1917), ubicada en la zona del Ayuí. En la ocasión, el presidente de la Comisión Nacional de Patrimonio Histórico, Alberto Quintela, destacó el trabajo de la Comisión Departamental del Patrimonio y sobre todo “el interés de los habitantes del departamento por su patrimonio, esto es un ejemplo, el interés por lo que fue una importantísima instalación industrial que suministró agua potable para la ciudad, por eso para nosotros es un día de regocijo”, expresó. También hicieron uso de la palabra el Dr. Ariel Villar, el Esc. Enrique Cesio, el Prof. Leonardo Garet y cerró la parte oratoria el propio Ehrlich.
Enrique Cesio recordó
cuando Salto estuvo una
semana sin agua y sin luz
El Escribano Enrique Cesio quiso remarcar tres cuestiones, las que enumeró claramente en los siguientes términos: La primera: “En 1917, la primera conexión de aguas corrientes que se hizo de esta usina a Salto fue en el edificio de calle Artigas y Lavalleja, que entonces era propiedad de mi padre”. La segunda: “Me remonto al viejo Instituto Osimani y Llerena. En aquella época salir del reducto liceal era una cosa extraordinaria, de adelantados era que cada tanto a una clase la trajeran a ver las piletas, el proceso y demás. Y yo no recuerdo con qué profesor, si de Física o de Química, pero tengo alguna foto de mi grupo liceal aquí”. La tercera: “Un símbolo de lo que muy pocos a esta altura recuerdan en el resto del país, es abril de 1959, la creciente que afectó más a todo el Uruguay, no la más grande, porque más caudal hubo en el 1992 que en el 59. En estos talleres los operarios colocaron los motores que impulsaban el agua y los fueron levantando a medida que el río subía. Creo que el 18 o 19 de abril allá arriba del techo quedaban solo dos funcionarios, que tuvieron que apagar los motores. Me tocó, porque en esos días nadie hacía nada y estábamos todos un poco a la orden, que en el viejo local de los bomberos dijeran: hay que ir al monumento a Garibaldi. Y subimos en un camión de caja abierta y desde el monumento a Garibaldi, que estaba a pocos metros del agua, largaron una chalana para rescatar a esos dos héroes que mantuvieron el agua, agua que después, durante una semana no existió, es decir que Salto estuvo una semana sin agua y sin luz”.
“Hoy la costa tiene un perfil realmente encantador”
“Eso fue un gran episodio – agregó Cesio – pero también el episodio de los miles de salteños que fueron a los bomberos, al hipódromo, a los graneros y que perdieron una cantidad de factores que hacen que la costa hoy tenga otro perfil, un perfil realmente encantador, porque recorrer estos tres kilómetros un sábado de noche, con una multitud, con miles de familias de todos los rangos sociales, disfrutando cada uno a su manera, me parece una cuestión patrimonial, intangible, de acercamiento de Salto con el río del cual dependemos”.
Ministro Ricardo Ehrlich: “El patrimonio está vinculado a la vida… si eso no se incorpora a la vida no tiene sentido”
Así comenzaba sus palabras el Ministro, en el cálido mediodía del pasado miércoles 18, en el predio de la Planta Potabilizadora: “Felicitar el empuje, la fuerza, la constancia tanto de la Comisión (de Patrimonio Histórico) como de la Asociación de Amigos, porque estas cosas son muy importantes. Cuando hablamos de Patrimonio por supuesto se trata de proteger, de conservar, y eso es muy importante, pero hay algo más: es importante destacar de dónde venimos, quiénes estuvieron antes que nosotros, reconocer obras de una sociedad, de su gente, obras físicas, grandes construcciones materiales, porque ahí también tenemos nuestras raíces. El patrimonio está vinculado a la vida, no alcanza con proteger, con conservar, preservar, si eso no se incorpora a la vida no tiene sentido, vale porque forma parte de la vida cotidiana y los que vendrán atrás de nosotros también van a estar marcados por ello. Cuando se pone una placa o se nombra un edificio como patrimonio, no es solo para hacer un sencillo acto y decir: este es un lugar importante. De alguna manera trae la historia al presente y le dice a la gente: esto es algo nuestro, que compartimos y que tiene significación para todos”.
La pregunta es: ¿qué tenía Uruguay en aquella época para contar con tanto desarrollo?
Ehrlich mencionó como símbolos de la historia, especialmente de una época de esplendor del país en materia de construcción de obras y desarrollo en general, a los presidentes Feliciano Viera y Baltasar Brum. “Yo creo que nos tiene que hacer pensar en algo –reflexionó – en que fue un período muy especial para el país. En esa época, poquitos años antes el país salía de una guerra civil; un millón de habitantes tenía el Uruguay en el censo de 1908, Montevideo trescientos mil, y se llenó de inmigrantes…Un país debilitado por la guerra civil conoce una expansión demográfica con gente de lugares muy diversos. Y de pronto surgen obras por todo el país, esto (la planta potabilizadora) es un ejemplo. Entre 1911 y 1912 se crean las primeras usinas termoeléctricas, se instalan los grandes grupos electrógenos…se desarrolla una gran cantidad de obras, el país tiene una fuerza enorme, se crean muchas instituciones, se crean normas y leyes… Muy bien, pero la pregunta es: ¿qué tenía el país para lograr esa fuerza enorme, con personas que venían de horizontes distintos, donde las distancias eran más grandes…? Me parece que en ese momento la sociedad uruguaya logró encontrarse con su tiempo y consigo misma; con la diversidad que había, parece que todos empujaban para el mismo lado”.

Durante la visita de Ricardo Ehrlich, Ministro de Educación y Cultura a nuestra ciudad, hace pocos días, se colocó una placa que declara Monumento Histórico Nacional a la ex Planta Potabilizadora de Aguas Corrientes (inaugurada en 1917), ubicada en la zona del Ayuí. En la ocasión, el presidente de la Comisión Nacional de Patrimonio Histórico, Alberto Quintela, destacó el trabajo de la Comisión Departamental del Patrimonio y sobre todo “el interés de los habitantes del departamento por su patrimonio, esto es un ejemplo, el interés por lo que fue una importantísima instalación industrial que suministró agua potable para la ciudad, por eso para nosotros es un día de regocijo”, expresó. También hicieron uso de la palabra el Dr. Ariel Villar, el Esc. Enrique Cesio, el Prof. Leonardo Garet y cerró la parte oratoria el propio Ehrlich.

Enrique Cesio recordó cuando Salto estuvo una semana sin agua y sin luz

El Escribano Enrique Cesio quiso remarcar tres cuestiones, las que enumeró claramente en los siguientes términos: La primera: “En 1917, la primera conexión de aguas corrientes que se hizo de esta usina a Salto fue en el edificio de calle Artigas y Lavalleja, que entonces era propiedad de mi padre”. La segunda: “Me remonto al viejo Instituto Osimani y Llerena. En aquella época salir del reducto liceal era una cosa extraordinaria, de adelantados era que cada tanto a una clase la trajeran a ver las piletas, el proceso y demás. Y yo no recuerdo con qué profesor, si de Física o de Química, pero tengo alguna foto de mi grupo liceal aquí”. La tercera: “Un símbolo de lo que muy pocos a esta altura recuerdan en el resto del país, es abril de 1959, la creciente que afectó más a todo el Uruguay, no la más grande, porque más caudal hubo en el 1992 que en el 59. En estos talleres los operarios colocaron los motores que impulsaban el agua y los fueron levantando a medida que el río subía. Creo que el 18 o 19 de abril allá arriba del techo quedaban solo dos funcionarios, que tuvieron que apagar los motores. Me tocó, porque en esos días nadie hacía nada y estábamos todos un poco a la orden, que en el viejo local de los bomberos dijeran: hay que ir al monumento a Garibaldi. Y subimos en un camión de caja abierta y desde el monumento a Garibaldi, que estaba a pocos metros del agua, largaron una chalana para rescatar a esos dos héroes que mantuvieron el agua, agua que después, durante una semana no existió, es decir que Salto estuvo una semana sin agua y sin luz”.

“Hoy la costa tiene un perfil realmente encantador”

“Eso fue un gran episodio – agregó Cesio – pero también el episodio de los miles de salteños que fueron a los bomberos, al hipódromo, a los graneros y que perdieron una cantidad de factores que hacen que la costa hoy tenga otro perfil, un perfil realmente encantador, porque recorrer estos tres kilómetros un sábado de noche, con una multitud, con miles de familias de todos los rangos sociales, disfrutando cada uno a su manera, me parece una cuestión patrimonial, intangible, de acercamiento de Salto con el río del cual dependemos”.

Ministro Ricardo Ehrlich: “El patrimonio está vinculado a la vida… si eso no se incorpora a la vida no tiene sentido”

Así comenzaba sus palabras el Ministro, en el cálido mediodía del pasado miércoles 18, en el predio de la Planta Potabilizadora:Planta potabilizadora“Felicitar el empuje, la fuerza, la constancia tanto de la Comisión (de Patrimonio Histórico) como de la Asociación de Amigos, porque estas cosas son muy importantes. Cuando hablamos de Patrimonio por supuesto se trata de proteger, de conservar, y eso es muy importante, pero hay algo más: es importante destacar de dónde venimos, quiénes estuvieron antes que nosotros, reconocer obras de una sociedad, de su gente, obras físicas, grandes construcciones materiales, porque ahí también tenemos nuestras raíces. El patrimonio está vinculado a la vida, no alcanza con proteger, con conservar, preservar, si eso no se incorpora a la vida no tiene sentido, vale porque forma parte de la vida cotidiana y los que vendrán atrás de nosotros también van a estar marcados por ello. Cuando se pone una placa o se nombra un edificio como patrimonio, no es solo para hacer un sencillo acto y decir: este es un lugar importante. De alguna manera trae la historia al presente y le dice a la gente: esto es algo nuestro, que compartimos y que tiene significación para todos”.

La pregunta es: ¿qué tenía Uruguay en aquella época para contar con tanto desarrollo?

Ehrlich mencionó como símbolos de la historia, especialmente de una época de esplendor del país en materia de construcción de obras y desarrollo en general, a los presidentes Feliciano Viera y Baltasar Brum. “Yo creo que nos tiene que hacer pensar en algo –reflexionó – en que fue un período muy especial para el país. En esa época, poquitos años antes el país salía de una guerra civil; un millón de habitantes tenía el Uruguay en el censo de 1908, Montevideo trescientos mil, y se llenó de inmigrantes…Un país debilitado por la guerra civil conoce una expansión demográfica con gente de lugares muy diversos. Y de pronto surgen obras por todo el país, esto (la planta potabilizadora) es un ejemplo. Entre 1911 y 1912 se crean las primeras usinas termoeléctricas, se instalan los grandes grupos electrógenos…se desarrolla una gran cantidad de obras, el país tiene una fuerza enorme, se crean muchas instituciones, se crean normas y leyes… Muy bien, pero la pregunta es: ¿qué tenía el país para lograr esa fuerza enorme, con personas que venían de horizontes distintos, donde las distancias eran más grandes…? Me parece que en ese momento la sociedad uruguaya logró encontrarse con su tiempo y consigo misma; con la diversidad que había, parece que todos empujaban para el mismo lado”.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...