“Creo a muerte en este grupo; a la ilusión no me la quita nadie”

Juan Carlos Mendietta en EL PUEBLO y con Saladero en toda la cancha.

9A la motivación me la tengo que crear yo, para trasmitirla el equipo. Si no me motivo, cuál puede llegar a ser la de los jugadores?. No existe, No se plantea. A lo negativo siempre lo dejo de lado. Que no influya, porque caso contrario se anula lo positivo. Cada técnico tiene sus pautas. Las tengo y las defiendo. La ventaja cuando volví al club este año, es que conocía a varios jugadores. Los mismos jugadores que se fueron aplicando a mi pensamiento, sobre un aspecto fundamental y que no puede eludirse: el compromiso. Si no hay compromiso, no hay búsqueda. No llevé cuatro jugadores, simplemente los recomendé: hablo de Maicol y Nicolás Trindade, Jonhatan y “Maxi” Rosas. Siento que no defraudaron y se acoplaron, no solo en lo futbolístico, también en lo humano. No puedo decir que ningún futbolista de Saladero haya dejado de ser parte del compromiso. El compromiso es desde cada uno, para que gane el grupo. La estructura del grupo. Eso es lo que importa”.

**********

“HAY CRÍTICAS QUE VAN CONTRA EL GRUPO”

9-2El acoso de Saladero en la zona de vanguardia. A dos puntos de Progreso.

Ahí está después del 2 a 1 a la banda. Ahí nomás, el Saladero de JUAN CARLOS MENDIETTA. El “Cacho” de esa ilusión de ascenso que no reniega. Que tiene derecho a existir…

“Yo me comprometí a venir a EL PUEBLO a los 11 de la mañana del miércoles. Cinco minutos antes de esa llegué al diario. Me comprometí. No puedo fallar, se entiende?. En el fútbol pasa lo mismo, a la hora de practicar por ejemplo. Tiene que ver con el orden, con la disciplina. Con la línea de trabajo que uno tiene y defiende. Alejandro Vargas es un jugador que hace 18 fechas va al banco. Cuando lo preciso, entra y aporta. Se aplica, porque además sabe que confío en él. Yo soy el que pongo o el que saco un jugador, pero ese jugador tiene que tener la respuesta a mano. En el partido pasado frente a Progreso, Vargas decidió el partido con el segundo gol. Cuánto valor tienen estas actitudes?…un montón!. Son las actitudes que valen. Hablaba de lo positivo y lo negativo. Hay críticas que van contra el grupo, ya sea desde alguna gente o desde algún medio de comunicación. Qué hago?…las dejo pasar. O que pasen de largo para que no rocen ni hieran al grupo. El grupo es la clave”.

“SON POCOS LOS QUE SE APLICAN EN LO TÁCTICO”

-Qué tienen?. Qué te seduce de este Saladero?.

“El sentido de bloque. Como se mueve en la cancha. Alcanzar el mayor respaldo táctico posible. En el fútbol salteño, son pocos los equipos que se aplican en lo táctico. Ferro Carril es lo que es, porque es de los que maneja lo táctico. Es una minoría”.

-Qué les falta?. Qué no tienen?.

“Tendríamos que tener más gol. Frente a Progreso en el segundo tiempo, planteamos situaciones ofensivas concretas y sin embargo solo una vez resolvimos. En la primera rueda contra San Eugenio en el Dickinson, fue el mejor partido de Saladero. Tuvimos cinco chances y metimos cuatro. La verdad radica en la contundencia, saber definir. Por eso en Saladero, insistimos en la semana. Practicar para resolver mejor. Trabajar para el goleo. Sobre todo, nunca apartarnos de la filosofía de Saladero. Se puede ser bueno, pero con rendimiento incluido. Hay que tener capacidad de rendimiento”.

-Después del 2 a 1 a Progreso, se reafirma la palabra “ascenso”?.

“Más que una palabra, es el objetivo. Yo creo a muerte en este grupo y la ilusión no me la saca nadie. La Comisión Directiva ha sido notable a varios niveles. Va surgiendo un cambio de mentalidad, de apertura. Por eso la idea futura es mejorar todo lo relativo a las divisiones juveniles. Eso está bueno, porque Saladero necesita abastecerse con jugadores identificados con el club. No tengo dudas que Saladero es un club para Primera. Para eso hay que convencerse de lo que se puede, de lo que se tiene. Tenemos dos canchas, la sede, los socios, la gente. No deja de ser importante la mentalidad, aunque seamos claro: si el equipo principal no responde, todo es cuesta arriba para cualquier institución. Los resultados deciden, para bien o para mal. En Saladero, es ese bien que queremos”.

-El Saladero del “Cacho” Mendietta. El segundo en la tabla. La sureña ambición del ascenso. Ahora con San Eugenio enfrente. La consigna se fortalece, se torna creíble. El mañana, definitivamente también?.

 -ELEAZAR JOSÉ SILVA-

 

“En el fútbol sobran los   pasadores de pelota”

Tiene 4 hijos. El 1º de octubre llegó a los 54 años. Fue delantero en sus tiempos de jugador, alistando en Hindú, Saladero, Ceibal, Liga de las Colonias Agrarias y fútbol de San José. Como Director Técnico, una primera etapa en Saladero, después Barcelona, Quinta Avenida-Treinta y Tres, Lazareto y Liga Agraria. Vive en el Barrio Patule, desde siempre…”Son dos manzanas, nada más. Pero sin embargo se trata de un barrio que me gusta, que siempre me sentí bien. No me iría nunca de ese barrio”.

Juan Carlos “Cacho” Mendietta. El que reconoce la validez de proponer jugando. Del respeto a la pelota y el encendido de variantes….”En el fútbol sobran los pasadores de pelota y faltan definidores. Por eso en Saladero es lo que más trabajamos: la definición. Se puede manejar bien la pelota, saber cual es la idea, pero si no hay gol, va muriendo todo. O no se encuentra lo que uno sale a buscar. De qué vale todo lo que previo, lo que se pretende, si no hay capacidad para resolver?. En el fútbol no hay secretos, pero hay que tener esa cuota a mano; no deja de ser una cuota imprescindible”

«Soy un adicto al fútbol»

«Con Saladero, siempre digo que tengo una deuda de gratitud. Fue el primer club que me dio la oportunidad de dirigir. En el año 2004 ganamos la liguilla, y cuando volvimos a la sede había 3.000 personas. Después perdimos el ascenso frente a Tigre. Pero el hecho es que como técnico, Saladero me dio el espaldarazo.

Soy un adicto al fútbol. Soy feliz siendo parte de él y lo disfruto en las prácticas o en el domingo. En el partido me concentro. No quiero que me hablen. Los sentidos están ahí adentro. Soy el técnico y el preparador físico de Saladero. No cobro una cifra importante ni mucho menos, por eso del agradecimiento al club. Hay cosas que uno no olvida.

Existía una psicosis con respecto a la cancha y el ser local, porque el año pasado no pocos partidos se perdieron y Saladero descendió. De repente no tenía la madurez suficiente. En este año, la idea de hacernos fuertes cuando somos locales. Lo vamos logrando».