“El contacto con el público es un viaje de ida y vuelta al alma”

Silvia Raquel Coronel Lucero (55) nació y se crió en el ámbito del cine Metropol donde su padre laboró por más de cincuenta años, confiesa que fue un lugar de mucho estímulo en lo que al arte se refiere, pero lamentablemente hoy está signado por la violencia. De la mano de una referente salteña en el arte y la docencia como Myriam Albisu a quien la concibe como “la madre de su alma”, fue descubriendo su natural empatía con el arte escénica y desde su experiencia entiende que ese “feedback” que se establece con el espectador la conecta directamente con un vuelo de ida y vuelta al alma.
La expresión corporal es una actividad que desarrolla la sensibilidad, la imaginación, la creatividad, y la comunicación humana. Es un lenguaje por medio del cual el individuo puede sentirse, percibirse, conocerse y manifestarse. La práctica de la expresión corporal proporciona un verdadero placer por el descubrimiento del cuerpo en movimiento y la seguridad de su dominio. El lenguaje corporal permite transmitir nuestros sentimientos, actitudes y sensaciones, el cuerpo utiliza un lenguaje muy directo y claro, más universal que el oral, al que acompaña generalmente para matizar y hacer aquel más comprensible, estas vivencias las experimenta Silvia en carne propia y las sabe transmitir en forma magistral. Con Silvia Coronel en “Las 10 últimas de la última”.

Silvia Raquel Coronel Lucero (55) nació y se crió en el ámbito del cine Metropol donde su padre laboró por más de cincuenta años, confiesa que fue un lugar de mucho estímulo en lo que al arte se refiere, pero lamentablemente hoy está signado por la violencia. De la mano de una referente salteña en el arte y la docencia como Myriam Albisu a quien la concibe como “la madre de su alma”, fue descubriendo su natural empatía con el arte escénica y desde su experiencia entiende que ese “feedback” que se establece con el espectador la conecta directamente con un vuelo de ida y vuelta al alma.

La expresión corporal es una actividad que desarrolla la sensibilidad, la imaginación, la creatividad, y la comunicación humana. Esaldorso001 un lenguaje por medio del cual el individuo puede sentirse, percibirse, conocerse y manifestarse. La práctica de la expresión corporal proporciona un verdadero placer por el descubrimiento del cuerpo en movimiento y la seguridad de su dominio. El lenguaje corporal permite transmitir nuestros sentimientos, actitudes y sensaciones, el cuerpo utiliza un lenguaje muy directo y claro, más universal que el oral, al que acompaña generalmente para matizar y hacer aquel más comprensible, estas vivencias las experimenta Silvia en carne propia y las sabe transmitir en forma magistral. Con Silvia Coronel en “Las 10 últimas de la última”.

¿EN QUÉ MOMENTO DE SU VIDA SE ENCONTRÓ CARA A CARA CON LA EXPRESIÓN CORPORAL?

“Desde los 9 o 10 años de la mano de Myriam Albisu.

Mi madre trabajaba haciendo la limpieza del salón de radio Tabaré.

Mientras hacía la limpieza yo me puse a observar unas zapatillas de punta que se encontraban en el salón. Myriam me preguntó si me gustaban y si quería ponérmelas.

Así que me las puse, me dijo como debía caminar y ya me invitó a comenzar los cursos en forma gratuita. Siempre digo que ella es mi madre del alma.

La Expresión Corporal es la forma más antigua de comunicación entre las personas, incluso anterior al lenguaje escrito y hablado. Es el medio para expresar sensaciones, sentimientos, emociones y pensamientos.

De esta forma, el cuerpo se convierte en un instrumento irreemplazable de expresión humana que permite ponerse en contacto con el medio y con los demás”.

¿FUE SU DESPERTAR HACIA EL ARTE?

“Con ella aprendí más que la danza. La sensibilidad más dulce y profunda. Y luego también el estímulo de que mi padre era el maquinista de los cines de Salto (Ariel, Metropol y Sarandí).

¿CÓMO SIGUIÓ EL TRÁNSITO POR ESE LARGO CAMINO?

“A los 17 años Myriam me propuso dar clases de ballet clásico representándola y respaldada por ella en la ciudad de Artigas. Allí tuve alrededor de 50 o 70 alumnas, no lo recuerdo.

En el 82 me casé y al tiempo me uní a Roxana Hernández en un taller de Expresión Corporal que funcionó en calle Uruguay.

De allí me trasladé en forma independiente al salón de la Asociación Magisterial.

Entonces conocí a la murga La Nueva, el Sr. Mario Sancristóbal me habló para trabajar en el movimiento con la murga”.

¿TAMBIÉN EN SU MOMENTO PARTICIPÓ DE UN MATERIAL AUDIOVISUAL?

“En un momento el Sr. Walter Martínez, con la finalidad de promover una exposición de sus pinturas eligió el ambiente de los antiguos astilleros (hoy canchas del Club Remeros, frente al Rowing), para un video que lo realizaría Sergio Hornos. En ocasión de una Bienal de arte Sergio se presentó con el video y ganó.

¿CUÁL ES EL ESPÍRITU DE LA EXPRESIÓN CORPORAL?

“La sensibilidad frente a uno mismo ante todo y al mundo circundante luego. Sensibilidad que pasa por la piel, los sentidos… y más tarde por la conexión con lo de afuera”.

USTED FUE LA CREADORA DEL CERTAMEN DE CANDOMBE LLAMADAS AL PUERTO ¿CÓMO SE INSPIRÓ PARA TAL INICIATIVA?

“En ese entonces yo formaba parte de la Comisión de Carnaval durante el gobierno del Frente Amplio junto a Nico Cunha y Marcelo Rodríguez. Surgió la idea a través de un comentario relacionado con el carnaval de Paysandú.

Entonces elaboramos la idea, Yo asumí la responsabilidad.

Desde el 97 ya había formado Tunguelé.

En realidad había de todo un poco, siempre estuve unida a la idea de lo cultural, lo del candombe me gustaba mucho, ya andaba con (la comparsa de negros y lubolos) Tunguelé y la idea de las llamadas nos pareció original.

En ese entonces, creo que sí, que nos conmovía lo de tener “identidad”. Hoy en día pienso bastante diferente”.

¿QUÉ CONCEPTO LE MERECE EL DESARROLLO DE LAS ARTES EN SALTO…SOBRE TODO DEL LENGUAJE POPULAR?

“Creo que estamos hace tiempo en un estancamiento desde todo lo cultural por falta de escuelas y de formación oficial además del consumo que la familia hace en los hogares. La TV ante todo.

Se evidencia claramente en la escuela. Yo soy maestra de Primaria hace 33 años”.

¿DESDE LA EDUCACIÓN Y LA DOCENCIA CUÁL ES SU PERCEPCIÓN?

“Estamos en una época de profunda crisis.

La escuela no colma las expectativas de los niños ya que viven una realidad diferente a la que proponemos en las aulas.

No lo digo yo, lo dicen grandes pedagogos del momento, sociólogos y estudiosos de los avances neurocientíficos en el área del aprendizaje.

Nosotros los docentes lo comprobamos y se supone que el pensamiento en lo lingüístico incrementa el mundo de las ideas, o lo contrario.

¿QUÉ RESCATE HACE DE SU CAMINO RECORRIDO EN EL ESCENARIO?

“Me reconozco como una persona sumamente histriónica, algo que me sirve mucho en el aula. Por lo tanto el contacto con el público siempre es un viaje de ida y vuelta al alma.

El Teatro Larrañaga era el escenario natural hace mucho tiempo, los olores, las luces y las sensaciones son únicas.

Ahora sólo se va un día, previamente al espectáculo… una lástima.

Con lo artístico lo relaciono íntimamente a todo lo cultural. ¿Resultado? Me siento bastante frustrada. Es necesario crear y estimular espacios, debates, reflexiones”.

¿QUÉ PENDIENTES TIENE EN LA VIDA?

“En lo personal estoy al día con Dios y conmigo misma.

Siempre digo que pongan en mi epitafio: “No quedó con ganas de nada”.