“El Partido Colorado no ha sido suficientemente republicano, es decir, no ha defendido a la gente de los abusos del poder”

Manuel Flores Silva

5Hace 22 años que el ex senador Manuel Flores Silva no es candidato a ningún cargo electivo, en los gobiernos colorados le ofrecieron ocupar cargos pero no aceptó. Tuvo una rica experiencia dentro del periodismo con el semanario Jaque durante la dictadura y posteriormente con la revista Posdata desde cuyas páginas denunció la corrupción en la política. Hoy se encuentra al frente del Centro Baltasar Brum realizando cursos de capacitación política, motivo por el cual visitó recientemente a nuestra ciudad. Se encuentra  dispuesto a dar batalla en la interna colorada a partir del año que viene para disputar el liderazgo no solo del “ala batllista” sino del Partido Colorado.

- ¿Están planteando un debate ideológico en la interna del Partido Colorado?

– Si, el Partido Colorado no ha sido suficientemente republicano, es decir, defender a la gente, a los ciudadanos de los abusos del poder. La idea republicana básicamente es que si en algún lugar de la sociedad hay un abuso de poder, eso quiere decir que en otro lado de la sociedad va a haber falta del poder ciudadano, gente sin poder acceder a derechos. El Partido Colorado fue popular, dejó de ser deliberativo, durante trece años no se reunió una convención y la gente nos sancionó. Yo personalmente en toda la década del noventa rechacé todas las ofertas que me hizo el partido porque soy republicano y nunca voy a servir otra causa que la que defendió Don Pepe Batlle, que es ser republicano. José Batlle y Ordóñez es la deliberación, cincuenta convenciones por año, es las propuestas de igual acceso e igual oportunidad, es el contralor de la transparencia pública, es el combate a los abusos o concentraciones de poder. En consecuencia, nosotros en el año 84 llegamos representando al republicanismo contra los militares, luego no fuimos suficientemente republicanos y la sociedad nos sancionó.

Hoy estamos haciendo actividad republicana, hemos planteado en la convención al partido en el año 2007 que había que hacer un congreso ideológico y convencimos al partido, ahora se está armando el congreso ideológico. El Centro Brum lo que hace es salir a capacitar gente. Hemos venido hoy con cuatro politólogos con doctorados y maestrías en ciencia política para preparar ciudadanos y jóvenes para la lucha política. Para decirlo de modo más sencillo, ningún partido gana una elección tocando el piano con un solo dedo, y no hay ningún pájaro que vuele sin dos alas, el ala batllista tiene que ser el ala más esencialmente republicana del partido.

- ¿Está cuestionando los liderazgos en el Partido Colorado de los ex presidentes Julio Sanguinetti y Jorge Batlle?

– Sí, respeto a las personas como es mi deber, y es un gusto, pero creo que fue un momento del partido donde hubo mucho más presencia de cúpulas que gente, donde el partido no funcionó y entonces se hizo un partido pura cúpula sin cuerpo, y estamos viendo los resultados. Ahora se le está llamando a los períodos de Sanguinetti y Batlle, “tercer batllismo”, donde se puso al partido en una situación crítica a punto tal que pasamos de treinta y pico por ciento de votos al diez por ciento.

Ahora hay un nuevo tiempo, no me gusta hacer recriminaciones a nadie y respeto a los ex presidentes que todavía pueden cumplir un papel de asesoramiento, pero es otro tiempo, y el partido en este otro tiempo tiene que tener dos alas, y la segunda ala, el ala batllista, es una cosa que tenemos que construir en los próximos tres años.

- ¿Le preocupa que aquello que usted llama el otro ala, que vendría a ser el sector que lidera el senador Pedro Bordaberry, Vamos Uruguay, tenga una predominancia tan importante en la interna de su partido?

– No, la contribución del doctor Bordaberry ha sido positiva, en un momento de crisis del partido, pero creo que el primero en saber que las elecciones no se ganan con una sola ala es el doctor Bordaberry. Entonces, creo que vamos a estar todos más cómodos con una segunda ala batllista. ¿Cuál es la función histórica de esta ala batllista? Ser la que lidera la oposición política, hoy en el país no hay suficiente oposición política, no solamente se trata de meter más republicanismo en el partido sino hacer que el partido tenga un ala más opositora.

A ver, el frentismo siempre dijo que le preocupaba la pobreza, el Uruguay del 90 tuvo cuatrocientos mil pobres, hoy hay setecientos mil, pese a que estamos en el momento más rico de la historia del país. La pobreza ha bajado muy poquito y computan como no pobres a los pobres que le dan dinero y computan como no pobres a los que le dan FONASA pero en realidad, según las cifras de ellos hay setecientos mil pobres, aunque en realidad hay como ochocientos mil. Entonces el país se enriquece y no baja la pobreza, además el país tiene mayor desigualdad que antes, los ricos son más ricos que los pobres, en una relación que antes era quince a uno y ahora son veinte a uno. Yo tuve compañeros de clase que murieron y fueron torturados porque creían que cuando viniera el Frente iban a terminar la pobreza y la desigualdad, y ha aumentado. También ha aumentado la deuda externa y ha aumentado el clientelismo, metieron cincuenta mil funcionarios públicos en seis años o ha aumentado la corrupción. Me atrevo a asegurar que nunca en la historia del Uruguay hubo mayor corrupción, y me estoy llevando simplemente por las denuncias de prensa, caso Venezuela y las casas que no fueran nunca; caso Venezuela y el software que se vendió de modo muy turbio; el caso de Venezuela y los libros de la empresa del primo de la primera dama, el caso de Pluna, el caso del Hospital Maciel… en fin, es innumerable. Entonces, con más pobres, con más desigualdad, con más clientelismo, con más deuda externa, con más corrupción, eso es el resultado del gobierno del Frente Amplio. Por eso creo que se está acabando el tiempo de toda la mitología de los años sesenta y del Frente Amplio y creo que viene el tiempo de los republicanos que tenemos que darle al país la función opositora.

- ¿Piensa que el Partido Colorado podrá disputarle el gobierno al Frente Amplio en el 2014?

– Primero que el Frente Amplio baja; segundo, sé que los blancos bajan; tercero, se que si el partido tiene una segunda ala crece, si la segunda ala es buena el partido sale segundo en la primera vuelta y primero en la segunda vuelta.

- ¿Disputará el liderazgo que tiene Bordaberry en su partido?

– Yo estoy meramente viniendo (a Salto) como Centro Brum a capacitar gente de todo el partido, no estoy en función electoral. Voy a empezar a hacer política partidaria a partir de abril o mayo del año que viene y en ese momento estableceré naturalmente los objetivos. Está sintiéndose la falta de un espacio batllista

- Siendo usted director del semanario Jaque, denunció en 1984 la tortura y asesinato del doctor Vladimir Roslik. ¿Cómo observa la discusión que se ha venido dando en los últimos años en nuestro país sobre la dictadura y las violaciones a los derechos humanos?

– Mire, en el año 1858 en un episodio llamado “la hecatombe de Quinteros”, el general Anacleto Medina por orden de Gabriel Pereira (presidente de Uruguay, 1856-1860) fusiló a doscientos ciudadanos colorados. Si uno calcula la proporción de gente es como fusilar hoy a algo así como dos o tres mil personas. El señor Anacleto Medina siete años después había perdido la guerra y en Montevideo se estableció el gobierno colorado, él vivió en Montevideo y nadie lo molestó. El único episodio que se conoce es que un vendedor de pescado no le quiso vender pescado, porque seguramente era familiar de alguien fallecido.

El principal y más grave error fue levantar las armas contra la democracia, el responsable es el Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros. El segundo más grave error fue del Partido Comunista, la CNT (Convención Nacional de Trabajadores) propuso la dictadura del proletariado como tesis oficial de la clase obrera, y ambos apoyaron en el año 73, después de todas las torturas que hubo en el 72, el peruanismo y abuso militar que ocurrió en febrero, lo que ellos llamaron el apoyo crítico a los militares.

Entonces, el país optó ya dos veces por la paz, y votó, y ese voto tuvo que ver con la esencia del país, somos demócratas, se expresó el soberano que es donde reside la nación según la Constitución, se expresó la nación. El Frente trató, después de aceptar dos veces los resultados, de torcerlo varias veces hasta que finalmente lo logró. ¿Qué es lo que ha pasado? Que hoy todos sabemos que el espíritu central del Frente Amplio no respeta la voluntad soberana del pueblo uruguayo, le falta democracia. Lo que va a pasar es que los uruguayos somos gente pacífica, vamos a tratar de ganarle las elecciones a gente que no es demócrata, así de sencillo. No solo hay más pobreza, más desigualdad, más clientelismo, más deuda externa, más corrupción, bueno, también en Salto hay casos de corrupción frentista, sino que además hay menos democracia.

- ¿Piensa convencer a la gente para que lo voten con estos mismos argumentos?

– Bueno, ellos van a salir con el candidato (Tabaré) Vázquez, quien opina que las mayorías no siempre tienen la razón, Vázquez está desgastado pero es un buen candidato, es la única arma que tienen. A mí me preocupa más Vázquez que Mujica, el Partido Colorado tiene que tener como objetivo ilustrar a la ciudadanía sobre los errores y horrores que hubo durante el gobierno de Vázquez.

- ¿Cree que Bordaberry puede ganarle a Tabaré Vázquez?

– Bordaberry ha sido fundamental en la recuperación del partido, porque cuando votamos el diez por ciento corríamos un riesgo muy grave de seguir bajando, por lo que el partido tiene que estar agradecido con el doctor Bordaberry. Sin embargo creo que en el mediano plazo el partido va a ser gobernado por su ala batllista.

- Hace un tiempo el historiador Carlos Maggi declaró a EL PUEBLO que veía a Germán Coutinho con una buena proyección nacional e incluso lo veía de presidente de la República. ¿Qué opina del intendente de Salto?

– Es una muy buena figura, ha venido a visitarnos en el día de hoy al curso de formación de jóvenes que estamos dando, y creo que Vamos Uruguay no le está dando al intendente Coutinho la proyección nacional que merece.

- ¿Con qué Uruguay sueña?

– Terminar el tiempo del desprecio, el tiempo de la venganza, instalar de vuelta el tiempo de la tolerancia. Terminar con esto que para el Frente Amplio el mejor destino de un uruguayo es ser empleado de una transnacional porque están vendiendo todo, porque se ha extranjerizado la industria, el servicio, la tierra. Creo en un gobierno de derechos, de control, de transparencia, en el cual la educación vuelva a ser no este mamarracho que es. Le han pegado al centro del país del ascenso social, ¿cómo ascendía siempre un pobre en esta sociedad? A través de la educación, si liquidan a la educación, que es lo que han hecho este gobierno y el anterior, lo que liquida es las posibilidades de ascender de los uruguayos a través de su trabajo y esfuerzo. Entonces, quiero un Uruguay con otra educación, con otro sentido de la igualdad, con otra clase media, quiero un Uruguay diferente.

Entrevista de Leonardo Silva 

PERFIL DE MANUEL FLORES SILVA

Su madre es salteña, tiene 96 años y vive con él. Casado hace 37 años y medio, tiene tres hijos. Es del signo de Leo. Es profesor de literatura e hincha de Nacional, “pero con la mitad en Wanderers, porque mi padre era de Wanderers y mi primo, Toto Da Silveira, una vez que mi padre viajó me llevó tres meses a ver a Nacional, cuando mi padre vino ya no era más de Wanderers sino de Nacional, culpa del Toto”.

¿Una comida? Los camarones. ¿Un hobby? Leer. ¿Una película? Sigo a Harrison Ford, Denzel Washington, Matt Damon y a Michelle Pfeifer. ¿Que le gusta de la gente? “Con los años he aprendido que la sensibilidad hace más inteligente a la inteligencia, y que la inteligencia hace más sensible a la sensibilidad, y que ambas hacen más buena a la bondad, entonces a mí me gusta la gente que sabe administrar estas cosas y es suficientemente sensible, suficientemente inteligente y suficientemente buena”.