“En mis libros recupero a figuras y las muestro tal como fueron, o son, y no como algunos dijeron que habían sido”

Diego Fischer presentará este jueves 9 en el Ateneo el libro “A mi
me aplauden. Las historias que China no contó”, sobre China Zorrilla.

Diego Fischer presentará este jueves 9 en el Ateneo el libro “A mi me aplauden. Las historias que China no contó”, sobre China Zorrilla.

Diego Fischer es un reconocido periodista y escritor uruguayo de éstos tiempos, que considera que “la esencia de la profesión: esfischer en EL PUEBLO en 2011 saber escuchar, observar y leer mucho”. Una de sus obras más recientes “Qué Tupé”, el duelo en el que José Batlle y Ordoñez dio muerte a Washington Beltrán, es una de las piezas literarias más polémicas de los últimos tiempos, puesto que revela la historia de un hecho verídico del que poco se habla en nuestro país, no solo por el largo tiempo que hace que transcurrió sino además por las figuras a las que involucra.

Pero Fischer no descansó, y tras ilustrarnos sobre la realidad social en la que vivimos y nos pasa a través de sus columnas publicadas los días sábado en el diario El País de Montevideo, hace poco tiempo publicó otro libro, el último de una serie que ha despertado el interés masivo de los lectores uruguayos y en el que retrata tal cual es, a la insigne actriz China Zorrilla, que ha sido la embajadora por muchos años del arte nacional por distintas partes del mundo.

No tiene empacho de contar la vida de una mujer que ha pasado de todo, y que ha vivido mucho más de los años que tiene. Sin medias tintas y con muchas verdades poco conocidas, reveladas en el libro “A mí me aplauden. Las Historias que China no contó”, de editorial Sudamericana, que fue editado hace pocos meses y que ha tenido un éxito muy importante en el mercado editorial uruguayo.

Al ser el primer invitado en presentar su libro, en el marco del ciclo de presentaciones que inicia EL PUEBLO junto a la editorial Random House Mondadori, y que cuenta con el auspicio de la Intendencia de Salto, el próximo jueves 9 de mayo en el Ateneo de Salto, con entrada libre y gratuita, el destacado escritor y periodista capitalino, fue entrevistado por este diario.

UN ESCRITOR INFLUYENTE

-¿Quién es Diego Fischer? ¿Un periodista, un escritor, un revelador de historias y personajes?

-Un periodista con 33 años de ejercicio inninterrumpido de la profesión. No crea que soy muy veterano, empecé a los 18 años a ejercer el Periodismo y desde entonces no he parado. Tuve la suerte de trabajar con gente de la que aprendí mucho, como Néber Araújo y Guillermo Pérez Rossell. En estas tres décadas y pico, conocí a mucha gente y anduve y ando con los oídos bien abiertos y la mirada muy atenta. Creo que allí está la esencia de la profesión: saber escuchar, observar y leer mucho.El periodista dio paso al escritor. Y el escritor comenzó a revelar historias desconocidas, muy poco conocidas o deliberadamente ignoradas, a descubrir personajes o rescatarlos del olvido.

-¿Cómo surgió su pasión por la escritura?

libro-Desde chico. Tuve la fortuna de educarme en un hogar donde había una buena biblioteca y se compraban dos diarios todos los días: El País y El Plata y los domingos, además, La Prensa o La Nación de Buenos Aires. Mi madre era profesora de Literatura Española y mi padre un gran amante de la Literatura gauchesca. Vivíamos con mis abuelos maternos (Requena). A mí me cautivaba escuchar a mi abuelo contar sus historias de la Guerra Civil de 1904 en la que peleó en la huestes de Aparicio Saravia, o su peregrinar en 1935 cuando se enfrentó, como muchos ciudadanos, al golpe de Estado de Gabriel Terra. Esto matizado en una mesa en la que se hablaba de política, de libros y de música. Todo eso fue determinante para que me dedicara al Periodismo escrito primero y a publicar libros después.

¿Por qué eligió documentar a los personajes de sus libros?

-El Uruguay históricamente ha sido y es muy ingrato con la mayoría de sus hijos más notables. Desde Rodó, pasando por Florencio Sánchez, Pedro Figari, Joaquín Torres García, etcétera, fueron ignorados en su tiempo y -en muchos casos- debieron marcharse del país y en el exterior obtuvieron el reconocimiento que aquí se les negó. En mis libros he tratado de recuperar a figuras como las mencionadas y mostrarlas tal como fueron o son y no como algunos dijeron que habían sido: Antonio Lussich, Juana de Ibarbourou, Carlos Páez Vilaró y ahora China. También rescaté del olvido en Qué tupé, el duelo entre (José) Batlle (y Ordoñez) y (Washington) Beltrán, que la historia deliberadamente ignoró durante 90 años .

-¿Cree que China Zorrilla es una artista a la que los uruguayos miramos de lejos?

-Muchísimos uruguayos la miraron de lejos por años. Hasta que en 1984 volvió a actuar en Uruguay, luego de 10 años de prohibición por parte de los militares .Allí la gente comprobó que no solo era una gran actriz, sino un ícono de la cultura uruguaya, de la verdadera cultura. China pudo regresar a trabajar en Uruguay cuando retornaba la democracia al país. Volvió luego de haber triunfado como ningún otro uruguayo (con excepción de Florencio Sánchez, Carlos Gardel y Pedro Figari) en Argentina. Regresó siendo una estrella venerada por los argentinos. Una verdadera estrella, aquellas que con el transcurso del tiempo no dejan de brillar aunque ya no estén en un escenario. Los uruguayos tomaron entonces real conciencia de quién es China Zorrilla después de su retorno con la inolvidable “Emily”.

-¿Se le debía un libro como homenaje al personaje con el que ha caracterizado su vida?

-Sí, claro que sí. No sólo como homenaje  sino como una forma de que se conozca en profundidad quién es, quiénes fueron sus ancestros, qué ha hecho y cuánto le debemos. También como una manera de conocer a un país que ya no existe y en el que la educación, la cultura y los valores democráticos eran los fundamentos de la sociedad toda.

-¿Cómo considera usted que lo ha recibido el público? ¿Despertó el interés que usted deseaba al escribirlo?

-El público lo ha recibido muy bien. Salió en diciembre pasado y ya va por su quinta edición, con más de 10 mil ejemplares vendidos. Superó mis expectativas.

¿La literatura nacional se ha diversificado en cantidad y calidad, o hay que poner atención en ésto último?

-A mí me parece muy bien que haya un creciente número de personas que escriben y publican. Eso significa que hay más lectores, porque ninguna editorial publica para perder plata; son empresas culturales, pero empresas al fin. Y está muy bien que quieran aumentar sus ganancias. También es cierto que no todo lo que se publica es de la mejor calidad; pero seguramente de diez personas que compran un libro por primera vez  de un autor determinado, al menos dos volverán a comprar otro libro de ese mismo autor o de cualquier otro y habremos ganado dos nuevos lectores.

-¿Hay incentivo y oportunidades para el escritor en nuestro país?

No hay que pedir incentivos ni subsidios al Estado. Aquel que quiera escribir y publicar debe pelear para ganarse su propio espacio. Lleva tiempo y fundamentalmente mucho, mucho trabajo.

-¿Qué espera que le diga alguien que ha leído uno de sus libros sobre éstos personajes?

Que le aportó algo, que aún discrepando con el enfoque o el encare del libro, lo hizo pensar.

Entrevista de Hugo Lemos