“Es muy difícil” recuperar perros que se comportan como manada

El caos que generan los perros de la Colonia Etchepare salió a la luz el 25 de marzo, cuando un paciente murió a causa de las heridas que le provocó la jauría. A partir de entonces  resurgió la polémica de qué hacer con esos casi 200 animales.
Las autoridades no han podido controlarlos, pero las protectoras de animales insisten en que matarlos no es la solución y optaron por llevarse varias decenas de perros para protegerlos.»Es muy difícil recuperarlos y es muy poco probable que se puedan domesticar, aseguró a El Observador el vicepresidente de la Sociedad Uruguaya de Médicos Veterinarios, Ariel Sáez.
El especialista explicó que una vez que se forman las jaurías, los perros comienzan a tener «el comportamiento del lobo: tienen hambre y buscan la comida», una actitud que los vuelve casi imposibles de domesticar.
Dijo además que desde el punto de vista veterinario hay «un abandono» de estos animales, por lo que para erradicar el problema habría que aplicar políticas a largo plazo. En primer lugar, habría que castrar a todos los animales, porque eso no solo corta con la reproducción, sino que además baja el nivel de dominación de los machos. Al mismo tiempo habría que implementar otras medidas, como la identificación de cuáles son los machos alfa de la camada, para individualizarlos y separarlos, así como detectar cuáles de los animales son recuperables.
El año pasado se había elaborado un convenio entre la Asociación Nacional de Protectoras de Animales (ANPA) y la Comisión de Zoonosis, para aplicar un plan de castración y alambrar la zona, de modo que los animales no quedaran sueltos.
Otra de las soluciones que se propusieron entonces fue la creación de caniles, para que los animales estuvieran separados entre sí, indicó a El Observador una de las representantes de ANPA, María Cristina Indarte.

El caos que generan los perros de la Colonia Etchepare salió a la luz el 25 de marzo, cuando un paciente murió a causa de las heridas que le provocó la jauría. A partir de entonces  resurgió la polémica de qué hacer con esos casi 200 animales.

Las autoridades no han podido controlarlos, pero las protectoras de animales insisten en que matarlos no es la solución y optaron por llevarse varias decenas de perros para protegerlos.»Es muy difícil recuperarlos y es muy poco probable que se puedan domesticar, aseguró a El Observador el vicepresidente de la Sociedad Uruguaya de Médicos Veterinarios, Ariel Sáez.

El especialista explicó que una vez que se forman las jaurías, los perros comienzan a tener «el comportamiento del lobo: tienen hambre y buscan la comida», una actitud que los vuelve casi imposibles de domesticar.

Dijo además que desde el punto de vista veterinario hay «un abandono» de estos animales, por lo que para erradicar el problema habría que aplicar políticas a largo plazo. En primer lugar, habría que castrar a todos los animales, porque eso no solo corta con la reproducción, sino que además baja el nivel de dominación de los machos. Al mismo tiempo habría que implementar otras medidas, como la identificación de cuáles son los machos alfa de la camada, para individualizarlos y separarlos, así como detectar cuáles de los animales son recuperables.

El año pasado se había elaborado un convenio entre la Asociación Nacional de Protectoras de Animales (ANPA) y la Comisión de Zoonosis, para aplicar un plan de castración y alambrar la zona, de modo que los animales no quedaran sueltos.

Otra de las soluciones que se propusieron entonces fue la creación de caniles, para que los animales estuvieran separados entre sí, indicó a El Observador una de las representantes de ANPA, María Cristina Indarte.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...