“Fuimos en las buenas y en las malas muy compañeros y unidos”

José Enrique
Villar Margal
Ex-Director de UTU

José Enrique Villar Margal – Ex-Director de UTU

Con su esposa: Manuela Zorrilla Meneses

José Enrique y Manuela, se conocieron por medio de amigos que tenían en común. Siguieron viéndose, mirándose de lejos, hasta que fue un amigo quien los presentó.

Ese amigo, era Alfredito Honsi.

Se pusieron de novios, lo hicieron durante cuatro años  y se casaron en el año 1949. Muy jovencitos y muy enamorados.page

De esta unión nacieron tres hijos: Daniel Enrique, Beatriz Elena, y Aldo Mauricio. Llegaron luego siete nietos y tres bisnietos.

Esta es una historia colmada de trabajo por parte de José Enrique hacia su escuela y de amor por Manuela.

De esta forma lo recuerda ella, siempre sonriendo y con mucho cariño:

“Lo llamaban sus alumnos el zorrino, por su mechón blanco en su cabellera”, nos dice.

¿Cómo fueron sus comienzos al lado de su esposo?

-José Enrique era carpintero, y trabajaba para Mueblería Proserpio, ubicada en el centro, por calle Lavalleja. Donde actualmente se encuentra la panadería del Centro.

Lo hizo durante muchos años. Incluso cuando lo conocí, ya trabajaba para esta empresa.

¿Cómo llega a la UTU?

Necesitaban un maestro de carpintería en UTU. Y es Proserpio mismo, su patrón, quien intenta ponerse en contacto con la persona indicada para que comenzara a trabajar, ya que esta también lo conocía.

Ingresó en el año 1956, dedicándose de lleno a la actividad por muchísimos años.

Con tanta dedicación,  llegó a vincularse con mucho cariño, con todos los alumnos.

Tal es así, que mientras vivió, han venido alumnos a contarle o a invitarlo para su casamiento y otros a visitarlos también con sus hijos.

Tenía muy buena relación con todos y se hacía querer.

¿Cómo llega a Director?

Anteriormente  a Director, UTU había creado El Taller de Producción de Carpintería, por calle 18 de Julio, pegado a Diario El Pueblo.

Y es entonces cuando lo nombran Jefe de este taller y como secretaria en ese entonces fue Beatriz Gallino.

Pasa el tiempo, llega una Inspección de UTU de Montevideo y había que nombrar un Director porque el que estaba se jubilaba.

Hacen una designación, y primero fue al Maestro Nieves, excelente persona, pero no lo quiso aceptar, exponiendo sus motivos, entonces lo designan a José Enrique.

Al principio  no lo quería aceptar, luego de pensarlo, toma la Dirección.

Y es así, que trabajó denodadamente durante muchos años. Brindándose todo para sus alumnos y la misma UTU.

Durante todos esos años, realizó un sin número de proyectos y dejó el corazón en ellos.

Tal es así que en el año ´77, por problemas internos que me duele mucho y a el tambien en su momento, es cuando lo suspenden, y eso afectó terriblemente su salud.

Porque vivía para esta escuela.

Y era con Doña Catalina Harriague que él hablaba mucho, y proyectaban cosas juntos  sobre la casa de estudios.

Ella siempre le inculcaba, que “de nada sirve un buen edificio si no tiene material para los estudiantes”.

Entonces entre muchas, fue una de las cosas que hizo, con mucho entusiasmo, ir a Montevideo a comprar toda la maquinaria que hacía falta en ese momento.

Le dedicaba mucho de su tiempo a la Escuela, a tal punto que yo lo embromaba, poniéndole una fotografía de él en la mesa del comedor, donde acostumbrábamos a comer, hasta que  me pregunta, ¿por qué estaba el allí?

Y le contesté, que era para mostrarles a sus hijos que ese era su papá.

El era muy chistoso y aceptaba mis bromas.( Sonríe).

Pero de verdad que le gustaba el trabajo, y si tenía que poner su vehículo para realizar viajes o utilizarlo aquí, no tenía problema siempre que fuera en beneficio de la escuela.

Contaba con el aprecio y el apoyo de todos sus compañeros- colegas además.

¿Qué otras actividades tenía?

El Salto Rowing Club.

Otra Institución que vivía para ella. Fue directivo y trabajó mucho tiempo allí. Siempre a lo que le gustaba se entregaba de lleno.

¿Lo acompañaba usted en todo?

Sí. Siempre que podía, porque mi profesión es la de maestra y en ese tiempo era Directora, y fui también profesora en UTU, de Idioma Español.

Me casé con José Enrique, sin todavía haberme recibido, y le debo mucho, por haberme ayudado a hacerlo, y todos los méritos que me llevo de primaria, el cincuenta por ciento, se los debo a él.

Cuando yo tenía que dar concurso, y nos encerraban en un “cuarto oscuro” que le llamábamos, y cuando nos trasladábamos al salón

de clases, lo tenía a él parado en la puerta con su sonrisa esperándome con todo el material.

Me acompañó en todo siempre. Yo tambien fui muy compañera con él.

¿Qué les gustaba hacer juntos?

Bailar. Escuchar música. La rueda de amigos.

Íbamos siempre a reuniones, y después que construimos nuestra casa, siempre teníamos amigos con nosotros y familiares.

Nos gustaba mucho el río. Así fuera para la playa o para pescar.

“Nos gustaba vivir”.

¿Tiene alguna anécdota con él?

Hacía un año de casados, y mi primera escuela después de recibirme fue la de  Mata Perros. Para llegar a ella, había que atravesar un arroyo que se llama Capibara. Las primeras veces que lo atravesamos, lo hacíamos prácticamente a pie, de tan playito.

Un día estaba lloviendo, creció y José Enrique con un amigo, se largan en un auto a verme. Un comerciante de la zona, antes de atravesarlo, los quería hacer quedar en su casa, de miedo a que se durmieran dentro del auto y la corriente los llevara.

José Enrique le explicó que yo los estaba esperando. (Sonríe). El caso fue que el comerciante los conquista y se quedan.

Al otro día, a lo lejos divisamos con la directora que estaba conmigo, un jinete de piernas muy largas con su acompañante. Le digo a mi compañera en broma:”mirá, allá vienen José Enrique y su amigo” y resulta que eran de verdad los dos, ancados a caballo.

Sorpresa fue cuando fueron a buscar el auto ya no estaba. La corriente lo había arrastrado a unas cuantas cuadras, junto a todo lo que tenía adentro el vehículo.

¿Qué le quedó por hacer con él?

Viajar.

Cuando cumplimos 50 años de casados, nuestros hijos nos regalan un viaje a las Cataratas. Cuando regresamos, me abraza y me dice: “de aquí en adelante, no paramos. Te prometo que, todos los años vamos a ir a algún lado y a darnos ese gusto”.

Deseábamos hacerlo dentro de nuestro país, antes de ir al exterior. No entendíamos como la gente se iba a los otros siendo que el nuestro tiene tanto para ofrecernos. Es chiquito, pero muy poblado y hermoso país.

¿Cómo lo define?

Era una gran persona. Muy justo, alegre, solidario, porque gracias a él, criamos a cuatro sobrinos, y a su sobrina.

Y él le daba el cariño y la formación que le dio a los suyos.

Era alegre, divertido, muy correcto, no le gustaban las injusticias y muy amigo de cobijar a la gente.

Vivimos 53 años juntos, haciéndolo con mucho sacrificio, luchando los dos  a la par. Nunca obtuve un no, de su parte en nada. Incluso me fui a hacer una especialización durante un año y el no me dijo “no me gustaría que te fueras”. Sus palabras fueron, “Te voy a extrañar muchísimo”.

Fuimos muy compañeros y unidos. En las buenas y en las malas.

Lo tengo muy presente, como a una persona difícil de encontrar en este mundo y más en este momento.

¿Cuándo fallece?

Cumplió sus 75 años el 1º de Setiembre de 2011 y fallece el 14 de setiembre  del mismo año.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...