“Hace cinco años fui enferma de cáncer… hoy por hoy le agradezco porque me enseñó a parar y disfrutar de la vida”

Magdalena Asuaga es Ingeniera Agrimensora egresada de la Universidad de la República, Analista de Sistemas y Docente Técnica de Informática y Afines. Se ha formado como Sommelier de Té Internacional, Tea Designer, Análisis Sensorial del Té, Arte & Té, Protocolo, Ceremonial y Etiqueta, Ceremonial de la Empresa.
Propone en cada una de sus charlas un amplio paseo por el maravilloso mundo del té, su fascinante historia, sus orígenes, sus secretos y sus técnicas. Dice que su misión más importante es convertir el acto de tomar el té en una experiencia sensorial que nos temple el corazón y nos purifique el alma. El Sommelier de Té es un experto conocedor del té, altamente capacitado en su cultura y arte, servicio, técnicas, procesos de elaboración, botánica, almacenaje, utensillios y usos, cata, maridaje, diferentes ceremonias, protocolo y etiqueta.
Asuaga estuvo en Salto en oportunidad de llevarse a cabo en el “Salto, Hotel & Casino”, una jornada sobre “Liderazgo femenino” organizada por VSELEX, en el marco del Ciclo de Actividades de Promoción y Desarrollo Social Empresarial 2013. Minutos antes de iniciar su charla, dialogó con EL PUEBLO sobre una de sus especialidades.
- Habrá visto que siempre se relaciona al uruguayo con el mate, ¿cómo somos los uruguayos en relación con el té?
- Es una bebida que para mí está muy involucrada en la sociedad uruguaya, sobre todo en la mujer un poco más que en el hombre. Cuando uno convoca a un evento de té siempre hay mucha disposición, la verdad que va mucha gente y siempre he sentido el apoyo. A nivel de trabajo yo tomaba mucho té, en ese mismo nivel laboral vi que el hombre también toma mucho té. Se toma té.
- ¿Se trata de una bebida clasista o elitista?
- Para mí no. Quizás que haya que hacer un poquito más de propaganda pero no me parece, creo que llega a todos los niveles.
- ¿De qué trata el tema de los roles del hombre y la mujer en relación del té?
- En cuanto a la producción del té, en oriente o los países productores, el té Premium que es el té de calidad, en general es cosechado por la mujer.
- ¿Por qué?
- Porque la mujer tiene manos más delicadas, es más detallista en algunos aspectos y el té Premium se cosecha a mano, no en forma mecanizada. Entonces, en las plantaciones la cosecha es hecha por la mujer, que selecciona los mejores brotes y las mejores hojas.
- ¿Es más artesanal?
- Es más artesanal porque el té Premium es hecho a mano. El té en saquito, en bolsita como lo podemos conocer vulgarmente, es un té cosechado a máquina donde no hay selección, no hay tanta manualidad, no hay clasificación de calidad.
- Hizo referencia en la conferencia de prensa al placer que se obtiene al hacer una pausa en el día y tomarse un té.
- En mi caso es así. Cuando en el correr del día siempre trato de parar un ratito para tomarme un tecito, tengo diversos gustos, hay distintos tipos de té, tengo mis tacitas para cada tipo de té. Así que me doy un tiempo para bajar y disfrutar de lo que te da el té, el té es placentero, su calor, el aroma, el gusto, es una expresión sensorial. Eso al ser humano le llega, es la relación que tiene uno con el universo, con la Tierra, con los sentidos.
- Cuando se hace referencia a los rituales del té nos viene la imagen del “té de las 5” de Inglaterra o la forma de cómo se prepara el té en Japón o en China.
- El té es originario de China, en general su origen son leyendas porque el té es milenario, estamos hablando de tres mil años antes de Cristo, de ahí surgen las primeras leyendas. Pero a medida que fue conociéndose y expandiendo al mundo, en cada lugar se tomaba el té de una manera diferente, dependiendo también de las costumbres del lugar, se fueron generando distintos rituales y ceremonias del té. Por ejemplo, como usted dice, en Inglaterra tenemos el “five o’clock tea”. Y en Oriente es diferente porque ellos dicen que el mejor té es el que se invita, por lo tanto cuando uno va a la casa de alguien siempre lo invitan con té. En China es un símbolo de alegría, de servicio, de amistad. Quizás en Inglaterra el “five o’clock tea” sea un poco más social, para disfrutar de un buen té con rica comida.
- En una película sobre Japón, en la región de Osaka, se aprecia cómo una pareja se compromete a través de una ceremonia del té.
- En Japón es diferente. La ceremonia japonesa se llama “cha-no-yu”, es muy protocolar, no la enseñan, es una ceremonia que en realidad no podés ir a clases de “cha-no-yu”, es una ceremonia que nace contigo y con tus ancestros, va de generación en generación. Así que en realidad, para hacer una ceremonia de “cha-no-yu” tenés que haberla vivido, tenés que haberla pasado en el correr de la vida en tu casa o en donde vayas. Es una ceremonia mucho más protocolar por ejemplo que en la China, que es más para invitar, es un poco más alegre, más corta. La ceremonia japonesa tiene muchas etapas, tiene sus movimientos muy calculados, es interesantísima, es impresionante.
- Son casi milimétricos los movimientos que deben darse en esa ceremonia.
- Es como dice, casi milimétrico. Está la maestra que hace el té con el polvo, que es el té verde que lo baten y le da a cada participante de la ceremonia su cuenco con su té de una manera, y tú lo tienes que girar, es todo muy protocolar porque todo tiene un sentido y un por qué en la ceremonia japonesa.
- En Uruguay se comercializa el té en dos versiones, en la clásica bolsita o en hebras, ¿cuál es de mejor calidad?
- Siempre el mejor té es en hebras. El té de bolsita es en general en polvo o broken (roto). Recordemos que la cosecha es una parte fundamental en el proceso del té, en el caso del té en bolsita es una cosecha mecanizada, las máquinas no clasifican, barren con todo lo que hay y eso luego lo clasifican máquinas. En cada bolsita se ponen los tres gramos famosos que van en cada taza. En el té en hebras, en cambio, encontramos distintos tipos, distintos niveles de té. Hay más Premium, ortodoxos, de calidad normal, pero en general el té en hebras Premium ortodoxo es hecho con una cosecha más manual, llamada justamente cosecha ortodoxa, que es lo que hacen las mujeres en general en todas las plantaciones o jardines de té, es tomar el brote y las dos primeras hojas, que son las más tiernitas y las que tienen las mejores propiedades, como vitaminas, antioxidantes, azúcares, que le dan al té esa nobleza y esas propiedades tan saludables.
- Hasta hace unos años estábamos acostumbrados que solo se comercializaba en nuestro país el conocido té negro, pero desde un tiempo a la fecha se observa la aparición de una gran variedad de té.
- Hay una corriente mundial del té, en Europa, en Estados Unidos, en Oriente, tiene una presencia importantísima en sus países. Acabo de regresar de Alemania, allí el té es súper consumido, en todos lados donde uno va se encuentra té en latas en hebras y con los elementos para preparar el té en hebras. Se trata de una corriente que está llegando a Uruguay, recién empezamos, creo que en diez años esto va a ser como en el mundo.
- El mundo está lleno de uruguayos desperdigados, usted contaba en la conferencia de prensa que en Alemania, por ejemplo, en los que se llaman “Tea Shop” se vende yerba mate también.
- Sí, claro, se encuentra, por ejemplo en Alemania, los “Tea Shop”, que venden yerba, es más cara quizás que la yerba llevada desde acá, pero también ahora la piden por internet…
- ¿Ya no hay que ir con el bolso cargado de yerba para los familiares?
- (Risas) No es necesario, ya la pueden pedir perfectamente.
- Mencionó que ofrecerá a quienes concurran a su charla tres tipos distintos de té. Cuéntenos.
- Acá en el hotel tienen un té Premium de una española, Mariana Casado. Así que vamos a ofrecer primero un té de bienvenida, que en realidad no es un té, ahí entramos en algo técnico, se trata de una infusión de fruta, porque no tiene la planta del té dentro de esa infusión, tiene solamente frutas disecadas y un montón de otras cositas. Así que será una infusión frutal, que la vamos a servir fría en primera instancia. Después vamos a servir un “blend”, y ahí vamos a otro concepto. Tenemos los té varietales, como el vino, el varietal, el de origen, un té blanco, negro, verde, pero también hay -y está muy en boga en el mundo-, que son los famosos “blend”, que son las mezclas de distintos té, con frutas, flores, especias o mezclas de frutas o mezclas todas de distintos té que cumplan determinadas propiedades entre ellos. Está claro que no se puede mezclar cualquier tipo de té. Así que vamos a presentar un “blend” de té blanco y trocitos de limón y naranja, bien cítrico. Y para terminar vamos a presentar un “blend”, el típico té que se toma en Inglaterra, que es un “blend” de distintos té negros, en este caso de Ceylán, con extractos de verde mota.
- ¿Los uruguayos deberíamos tomarnos un tiempito para bajar las revoluciones y  tomarnos un té?
- Sabe que sí, ahora cuando estuve en Europa vi que acá está haciendo falta eso, el parate. Encontré en todas las cafeterías a mucha gente tomándose su cafecito, su chocolate, su té. Así que creo que sí, es importante, se necesita. Personalmente me encanta de repente hacer un break, una pausa. Fui a hacer un mandado o un trámite, vuelvo de trabajar y me voy a algún lugar sola, me encanta, y me pido mi tecito, también tomo café o un chocolate, obviamente. Me tomo mi tecito y me hace bien, te alimenta el espíritu, es lo que uno necesita.
- ¿Qué mensaje le dejaría entonces a los salteños?
- Yo aconsejo tomarse un té como algo muy bueno, algo que hace bien, tomar en el día el momento para tu placer, para tu pasión. No volcar la vida solamente al trabajo, el placer en familia, el placer con amigos o el placer personal solo. En mi caso es la pasión del té, hay muchos placeres, hay muchas pasiones. Hace cinco años fui enferma de cáncer, tuve un tumor, en realidad un linfoma por lo cual para mí es un honor estar en un evento que sea a beneficio de “Casa Amiga”, algo que nos da una gran alegría. Ya estoy dada de alta de ese linfoma, y le agradezco a ese linfoma. Claro, en el momento te parece que no, pero hoy por hoy le agradezco porque me enseñó a parar, a decir no, a no seguir como iba porque me hacía sentir mal, me cansaba, me decía “pará Magdalena, descansá, tomate un té”. Ese es el mensaje.

Magdalena Asuaga es Ingeniera Agrimensora egresada de la Universidad de la República, Analista de Sistemas y Docente Técnica de Informática y Afines. Se ha formado como Sommelier de Té Internacional, Tea Designer, Análisis Sensorial del Té, Arte & Té, Protocolo, Ceremonial y Etiqueta, Ceremonial de la Empresa.

Propone en cada una de sus charlas un amplio paseo por el maravilloso mundo del té, su fascinante historia, sus orígenes, sus secretos y sus técnicas. Dice que su misión más importante es convertir el acto de tomar el té en una experiencia sensorial que nos temple el corazón y nos purifique el alma. El Sommelier de Té es un experto conocedor del té, altamente capacitado en su cultura y arte, servicio, técnicas, procesos de elaboración, botánica, almacenaje, utensillios y usos, cata, maridaje, diferentes ceremonias, protocolo y etiqueta.

Asuaga estuvo en Salto en oportunidad de llevarse a cabo en el “Salto, Hotel & Casino”, una jornada sobre “LiderazgoAsuagafemenino” organizada por VSELEX, en el marco del Ciclo de Actividades de Promoción y Desarrollo Social Empresarial 2013. Minutos antes de iniciar su charla, dialogó con EL PUEBLO sobre una de sus especialidades.

– Habrá visto que siempre se relaciona al uruguayo con el mate, ¿cómo somos los uruguayos en relación con el té?

– Es una bebida que para mí está muy involucrada en la sociedad uruguaya, sobre todo en la mujer un poco más que en el hombre. Cuando uno convoca a un evento de té siempre hay mucha disposición, la verdad que va mucha gente y siempre he sentido el apoyo. A nivel de trabajo yo tomaba mucho té, en ese mismo nivel laboral vi que el hombre también toma mucho té. Se toma té.

– ¿Se trata de una bebida clasista o elitista?

– Para mí no. Quizás que haya que hacer un poquito más de propaganda pero no me parece, creo que llega a todos los niveles.

– ¿De qué trata el tema de los roles del hombre y la mujer en relación del té?

– En cuanto a la producción del té, en oriente o los países productores, el té Premium que es el té de calidad, en general es cosechado por la mujer.

– ¿Por qué?

– Porque la mujer tiene manos más delicadas, es más detallista en algunos aspectos y el té Premium se cosecha a mano, no en forma mecanizada. Entonces, en las plantaciones la cosecha es hecha por la mujer, que selecciona los mejores brotes y las mejores hojas.

– ¿Es más artesanal?

– Es más artesanal porque el té Premium es hecho a mano. El té en saquito, en bolsita como lo podemos conocer vulgarmente, es un té cosechado a máquina donde no hay selección, no hay tanta manualidad, no hay clasificación de calidad.

– Hizo referencia en la conferencia de prensa al placer que se obtiene al hacer una pausa en el día y tomarse un té.

– En mi caso es así. Cuando en el correr del día siempre trato de parar un ratito para tomarme un tecito, tengo diversos gustos, hay distintos tipos de té, tengo mis tacitas para cada tipo de té. Así que me doy un tiempo para bajar y disfrutar de lo que te da el té, el té es placentero, su calor, el aroma, el gusto, es una expresión sensorial. Eso al ser humano le llega, es la relación que tiene uno con el universo, con la Tierra, con los sentidos.

– Cuando se hace referencia a los rituales del té nos viene la imagen del “té de las 5” de Inglaterra o la forma de cómo se prepara el té en Japón o en China.

– El té es originario de China, en general su origen son leyendas porque el té es milenario, estamos hablando de tres mil años antes de Cristo, de ahí surgen las primeras leyendas. Pero a medida que fue conociéndose y expandiendo al mundo, en cada lugar se tomaba el té de una manera diferente, dependiendo también de las costumbres del lugar, se fueron generando distintos rituales y ceremonias del té. Por ejemplo, como usted dice, en Inglaterra tenemos el “five o’clock tea”. Y en Oriente es diferente porque ellos dicen que el mejor té es el que se invita, por lo tanto cuando uno va a la casa de alguien siempre lo invitan con té. En China es un símbolo de alegría, de servicio, de amistad. Quizás en Inglaterra el “five o’clock tea” sea un poco más social, para disfrutar de un buen té con rica comida.

– En una película sobre Japón, en la región de Osaka, se aprecia cómo una pareja se compromete a través de una ceremonia del té.

– En Japón es diferente. La ceremonia japonesa se llama “cha-no-yu”, es muy protocolar, no la enseñan, es una ceremonia que en realidad no podés ir a clases de “cha-no-yu”, es una ceremonia que nace contigo y con tus ancestros, va de generación en generación. Así que en realidad, para hacer una ceremonia de “cha-no-yu” tenés que haberla vivido, tenés que haberla pasado en el correr de la vida en tu casa o en donde vayas. Es una ceremonia mucho más protocolar por ejemplo que en la China, que es más para invitar, es un poco más alegre, más corta. La ceremonia japonesa tiene muchas etapas, tiene sus movimientos muy calculados, es interesantísima, es impresionante.

– Son casi milimétricos los movimientos que deben darse en esa ceremonia.

– Es como dice, casi milimétrico. Está la maestra que hace el té con el polvo, que es el té verde que lo baten y le da a cada participante de la ceremonia su cuenco con su té de una manera, y tú lo tienes que girar, es todo muy protocolar porque todo tiene un sentido y un por qué en la ceremonia japonesa.

– En Uruguay se comercializa el té en dos versiones, en la clásica bolsita o en hebras, ¿cuál es de mejor calidad?

– Siempre el mejor té es en hebras. El té de bolsita es en general en polvo o broken (roto). Recordemos que la cosecha es una parte fundamental en el proceso del té, en el caso del té en bolsita es una cosecha mecanizada, las máquinas no clasifican, barren con todo lo que hay y eso luego lo clasifican máquinas. En cada bolsita se ponen los tres gramos famosos que van en cada taza. En el té en hebras, en cambio, encontramos distintos tipos, distintos niveles de té. Hay más Premium, ortodoxos, de calidad normal, pero en general el té en hebras Premium ortodoxo es hecho con una cosecha más manual, llamada justamente cosecha ortodoxa, que es lo que hacen las mujeres en general en todas las plantaciones o jardines de té, es tomar el brote y las dos primeras hojas, que son las más tiernitas y las que tienen las mejores propiedades, como vitaminas, antioxidantes, azúcares, que le dan al té esa nobleza y esas propiedades tan saludables.

– Hasta hace unos años estábamos acostumbrados que solo se comercializaba en nuestro país el conocido té negro, pero desde un tiempo a la fecha se observa la aparición de una gran variedad de té.

– Hay una corriente mundial del té, en Europa, en Estados Unidos, en Oriente, tiene una presencia importantísima en sus países. Acabo de regresar de Alemania, allí el té es súper consumido, en todos lados donde uno va se encuentra té en latas en hebras y con los elementos para preparar el té en hebras. Se trata de una corriente que está llegando a Uruguay, recién empezamos, creo que en diez años esto va a ser como en el mundo.

– El mundo está lleno de uruguayos desperdigados, usted contaba en la conferencia de prensa que en Alemania, por ejemplo, en los que se llaman “Tea Shop” se vende yerba mate también.

– Sí, claro, se encuentra, por ejemplo en Alemania, los “Tea Shop”, que venden yerba, es más cara quizás que la yerba llevada desde acá, pero también ahora la piden por internet…

– ¿Ya no hay que ir con el bolso cargado de yerba para los familiares?

– (Risas) No es necesario, ya la pueden pedir perfectamente.

– Mencionó que ofrecerá a quienes concurran a su charla tres tipos distintos de té. Cuéntenos.

– Acá en el hotel tienen un té Premium de una española, Mariana Casado. Así que vamos a ofrecer primero un té de bienvenida, que en realidad no es un té, ahí entramos en algo técnico, se trata de una infusión de fruta, porque no tiene la planta del té dentro de esa infusión, tiene solamente frutas disecadas y un montón de otras cositas. Así que será una infusión frutal, que la vamos a servir fría en primera instancia. Después vamos a servir un “blend”, y ahí vamos a otro concepto. Tenemos los té varietales, como el vino, el varietal, el de origen, un té blanco, negro, verde, pero también hay -y está muy en boga en el mundo-, que son los famosos “blend”, que son las mezclas de distintos té, con frutas, flores, especias o mezclas de frutas o mezclas todas de distintos té que cumplan determinadas propiedades entre ellos. Está claro que no se puede mezclar cualquier tipo de té. Así que vamos a presentar un “blend” de té blanco y trocitos de limón y naranja, bien cítrico. Y para terminar vamos a presentar un “blend”, el típico té que se toma en Inglaterra, que es un “blend” de distintos té negros, en este caso de Ceylán, con extractos de verde mota.

– ¿Los uruguayos deberíamos tomarnos un tiempito para bajar las revoluciones y  tomarnos un té?

– Sabe que sí, ahora cuando estuve en Europa vi que acá está haciendo falta eso, el parate. Encontré en todas las cafeterías a mucha gente tomándose su cafecito, su chocolate, su té. Así que creo que sí, es importante, se necesita. Personalmente me encanta de repente hacer un break, una pausa. Fui a hacer un mandado o un trámite, vuelvo de trabajar y me voy a algún lugar sola, me encanta, y me pido mi tecito, también tomo café o un chocolate, obviamente. Me tomo mi tecito y me hace bien, te alimenta el espíritu, es lo que uno necesita.

– ¿Qué mensaje le dejaría entonces a los salteños?

– Yo aconsejo tomarse un té como algo muy bueno, algo que hace bien, tomar en el día el momento para tu placer, para tu pasión. No volcar la vida solamente al trabajo, el placer en familia, el placer con amigos o el placer personal solo. En mi caso es la pasión del té, hay muchos placeres, hay muchas pasiones. Hace cinco años fui enferma de cáncer, tuve un tumor, en realidad un linfoma por lo cual para mí es un honor estar en un evento que sea a beneficio de “Casa Amiga”, algo que nos da una gran alegría. Ya estoy dada de alta de ese linfoma, y le agradezco a ese linfoma. Claro, en el momento te parece que no, pero hoy por hoy le agradezco porque me enseñó a parar, a decir no, a no seguir como iba porque me hacía sentir mal, me cansaba, me decía “pará Magdalena, descansá, tomate un té”. Ese es el mensaje.