- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

“He encontrado en este deporte otros valores que no los hallé en el fútbol”

Con Richard Emanuel Cabrera Mellado, integrante  del equipo juvenil de Salto Rugby Club

Tiene 18 años, oriundo de Montevideo y por motivos de trabajo de sus padres se instaló en Salto donde reside desde hace dos años.
Richard Emanuel Cabrera Mellado integra el equipo juvenil de rugby, deporte en el cual encontró su lugar, ya que anteriormente había practicado fútbol, pero nunca en forma profesional.
Ha participado de campeonatos de relieve nacional y reconoce que en estos años de práctica ha ido creciendo como deportista y tiene planificado seguir integrando el equipo paralelamente a sus estudios, ya que cursará segundo año de Gastronomía en la UTU.
Como la mayoría de los jóvenes que han pasado por este espacio, considera que esta etapa va de la mano de las oportunidades y el saber aprovecharlas a su debido momento.
“El rugby es un deporte que siempre despertó mi interés, pero cuando aún vivía en Montevideo, no me daban los tiempos.
Casualmente cuando llegué a Salto con mi familia me enteré que había dos equipos, me integré a uno de ellos y así comenzó todo” – nos explicó Richard.
La sede de Salto Rugby Club está ubicada en la calle Apolón y Viera, funcionando en el Club Deportivo Artigas.
- ¿Anteriormente a ello usted
practicaba otro deporte?
-“Fútbol, pero en forma amateur, justamente porque no era lo mío”.
- ¿Cómo se conectó con el Salto Rugby Club?
- “Fue por medio de unos amigos y me conecté con el club inicialmente por el Facebook”. El rugby es un deporte lleno de diversión y de un ritmo frenético. Jugar al rugby tiene muchos beneficios para la salud, tales como la mejora de la salud cardiovascular y la resistencia, la fuerza en la parte superior e inferior del cuerpo, agilidad, velocidad, control del balón y la técnica de pateo, pérdida de peso y muchos otros beneficios.
El campo de rugby dependerá de lo que se tenga disponible y las necesidades de los jugadores.
Pero existe una descripción oficial de un campo de rugby.
Debe haber dos porterías en los extremos del campo.
La distancia entre los postes de la portería debe ser de 5,5 metros, con un travesaño colocado a tres metros del suelo.
El campo se divide a su vez por una línea central y dos líneas laterales, y líneas de límite más allá de las cuales la pelota ya no está en el juego.
Las líneas de demarcación son las que están más allá de la zona de gol en cada extremo del campo.
“CON EL RUGBY SE PUEDEN CULTIVAR OTROS VALORES, A DIFERENCIA DEL FÚTBOL”
-¿Cómo fue ajustarse a una rutina de práctica?
-“Me adapté sin ningún problema. El rugby como todo deporte tiene sus reglas y hay que dedicarse, cumplir con las prácticas y ser consecuente.
Es una disciplina que a la vez permite cultivar otras cosas   tales como el respeto, el compromiso, que en el fútbol no las viví.
Mi relación con mis compañeros es muy buena y también la que mantenemos con los jugadores de otros clubes
Cuando terminamos un campeonato hacemos lo que se llama el tercer tiempo, donde nos reunimos a alternar con el equipo contrario.
-¿En qué campeonatos ha participado?
-“En campeonatos del interior en la categoría M18 y fuimos el año pasado al Sudamericano de Arranque Valentín Martínez en el Carrasco Polo Club.
Allí nos tocó competir con equipos de Montevideo y llegaron grupos de Argentina, Chile y Paraguay.
No nos fue mal pero debimos estar más preparados.
Igual vale la experiencia porque es la forma de tomar otro nivel de juego.
Las prácticas las realizamos todos los martes y jueves en la cancha del cuartel.
Luego, fuera del club concurrimos al gimnasio.
Como éste es un deporte de contacto, necesitamos desarrollar masa muscular”.
Quienes no conocemos en profundidad el rugby, pensamos que es un deporte agresivo y hasta peligroso, pero Richard desde su lugar señala que en el fútbol se corren más riesgos de lesionarse.
- ¿Se están proyectando ya para otros campeonatos?
-“En febrero arrancaremos nuevamente con la pre – temporada y luego el campeonato del interior.
También cabe la posibilidad de jugar en la modalidad Seven, ya que este año pasé a la categoría Mayores.
-¿Qué evaluación le merece este año en cuanto a lo deportivo y personal?
-“Puedo decir que es buena… en lo deportivo llegamos nuevamente a la final del campeonato del interior y en lo personal también puedo hacer un balance positivo.
Hubo un tiempo en que el club había quedado sin gente y luego de a poco se comenzó a avanzar.
Conformamos un equipo bastante nuevo”.
Los jóvenes del equipo que integra nuestro entrevistado Richard, llevan adelante un programa que les permite enseñar el rugby en las escuelas y es así que muchos chicos se fueron conectando con el club para unirse a las prácticas.
“A mí me llamaron para enseñar en la Escuela No. 99 junto a mi compañero Nicolás Berniz.
Dos veces al mes hicimos encuentros en las canchas para que los chicos fueran familiarizándose más con el deporte.
Nos enfocamos en los niños de quinto y sexto año.
También se han promovido becas donde por un costo menor pueden integrarse al rugby”.
SU GUSTO POR LA
GASTRONOMÍA
Richard Cabrera concluyó su primer año en el curso de Gastronomía que imparte la Escuela Técnica Catalina Harriague de Castaños y confiesa que es una actividad que le gustó desde siempre y que suele ayudar a su madre a cocinar.
En el primer año se enseña la cocina básica junto a la formación curricular correspondiente al Bachillerato.
También tiene planificado realizar estudios de Diseño Gráfico, que debió interrumpir al radicarse en nuestra ciudad.
Para el año entrante desea también desempeñar alguna actividad laboral para lograr cierta independencia.
Como todo joven, desea darse el tiempo justo para todo y seguir creciendo en un deporte donde logra desarrollar su verdadera identidad.
María Fernanda Ferreira

Tiene 18 años, oriundo de Montevideo y por motivos de trabajo de sus padres se instaló en Salto donde reside desde hace dos años.

Richard Emanuel Cabrera Mellado integra el equipo juvenil de rugby, deporte en el cual encontró su lugar, ya que anteriormentesoujoven001 había practicado fútbol, pero nunca en forma profesional.

Ha participado de campeonatos de relieve nacional y reconoce que en estos años de práctica ha ido creciendo como deportista y tiene planificado seguir integrando el equipo paralelamente a sus estudios, ya que cursará segundo año de Gastronomía en la UTU.

Como la mayoría de los jóvenes que han pasado por este espacio, considera que esta etapa va de la mano de las oportunidades y el saber aprovecharlas a su debido momento.

“El rugby es un deporte que siempre despertó mi interés, pero cuando aún vivía en Montevideo, no me daban los tiempos.

Casualmente cuando llegué a Salto con mi familia me enteré que había dos equipos, me integré a uno de ellos y así comenzó todo” – nos explicó Richard.

La sede de Salto Rugby Club está ubicada en la calle Apolón y Viera, funcionando en el Club Deportivo Artigas.

- ¿Anteriormente a ello usted practicaba otro deporte?

-“Fútbol, pero en forma amateur, justamente porque no era lo mío”.

- ¿Cómo se conectó con el Salto Rugby Club?

– “Fue por medio de unos amigos y me conecté con el club inicialmente por el Facebook”. El rugby es un deporte lleno de diversión y de un ritmo frenético. Jugar al rugby tiene muchos beneficios para la salud, tales como la mejora de la salud cardiovascular y la resistencia, la fuerza en la parte superior e inferior del cuerpo, agilidad, velocidad, control del balón y la técnica de pateo, pérdida de peso y muchos otros beneficios.

El campo de rugby dependerá de lo que se tenga disponible y las necesidades de los jugadores.

Pero existe una descripción oficial de un campo de rugby.

Debe haber dos porterías en los extremos del campo.

La distancia entre los postes de la portería debe ser de 5,5 metros, con un travesaño colocado a tres metros del suelo.

El campo se divide a su vez por una línea central y dos líneas laterales, y líneas de límite más allá de las cuales la pelota ya no está en el juego.

Las líneas de demarcación son las que están más allá de la zona de gol en cada extremo del campo.

“CON EL RUGBY SE PUEDEN CULTIVAR OTROS VALORES, A DIFERENCIA DEL FÚTBOL”

-¿Cómo fue ajustarse a una rutina de práctica?

-“Me adapté sin ningún problema. El rugby como todo deporte tiene sus reglas y hay que dedicarse, cumplir con las prácticas y ser consecuente.

Es una disciplina que a la vez permite cultivar otras cosas   tales como el respeto, el compromiso, que en el fútbol no las viví.

Mi relación con mis compañeros es muy buena y también la que mantenemos con los jugadores de otros clubes

Cuando terminamos un campeonato hacemos lo que se llama el tercer tiempo, donde nos reunimos a alternar con el equipo contrario.

-¿En qué campeonatos ha participado?

-“En campeonatos del interior en la categoría M18 y fuimos el año pasado al Sudamericano de Arranque Valentín Martínez en el Carrasco Polo Club.

Allí nos tocó competir con equipos de Montevideo y llegaron grupos de Argentina, Chile y Paraguay.

No nos fue mal pero debimos estar más preparados.

Igual vale la experiencia porque es la forma de tomar otro nivel de juego.

Las prácticas las realizamos todos los martes y jueves en la cancha del cuartel.

Luego, fuera del club concurrimos al gimnasio.

Como éste es un deporte de contacto, necesitamos desarrollar masa muscular”.

Quienes no conocemos en profundidad el rugby, pensamos que es un deporte agresivo y hasta peligroso, pero Richard desde su lugar señala que en el fútbol se corren más riesgos de lesionarse.

- ¿Se están proyectando ya para otros campeonatos?

-“En febrero arrancaremos nuevamente con la pre – temporada y luego el campeonato del interior.

También cabe la posibilidad de jugar en la modalidad Seven, ya que este año pasé a la categoría Mayores.

-¿Qué evaluación le merece este año en cuanto a lo deportivo y personal?

-“Puedo decir que es buena… en lo deportivo llegamos nuevamente a la final del campeonato del interior y en lo personal también puedo hacer un balance positivo.

Hubo un tiempo en que el club había quedado sin gente y luego de a poco se comenzó a avanzar.

Conformamos un equipo bastante nuevo”.

Los jóvenes del equipo que integra nuestro entrevistado Richard, llevan adelante un programa que les permite enseñar el rugby en las escuelas y es así que muchos chicos se fueron conectando con el club para unirse a las prácticas.

“A mí me llamaron para enseñar en la Escuela No. 99 junto a mi compañero Nicolás Berniz.

Dos veces al mes hicimos encuentros en las canchas para que los chicos fueran familiarizándose más con el deporte.

Nos enfocamos en los niños de quinto y sexto año.

También se han promovido becas donde por un costo menor pueden integrarse al rugby”.

SU GUSTO POR LA GASTRONOMÍA

Richard Cabrera concluyó su primer año en el curso de Gastronomía que imparte la Escuela Técnica Catalina Harriague de Castaños y confiesa que es una actividad que le gustó desde siempre y que suele ayudar a su madre a cocinar.

En el primer año se enseña la cocina básica junto a la formación curricular correspondiente al Bachillerato.

También tiene planificado realizar estudios de Diseño Gráfico, que debió interrumpir al radicarse en nuestra ciudad.

Para el año entrante desea también desempeñar alguna actividad laboral para lograr cierta independencia.

Como todo joven, desea darse el tiempo justo para todo y seguir creciendo en un deporte donde logra desarrollar su verdadera identidad.

María Fernanda Ferreira