“Hotel Transylvania” y “Argo”, dos buenas películas para pasar el rato

Dentro de la variada posibilidad que tenemos los salteños para ir al cine, se destacan esta semana dos buenas producciones, una comedia animada y un drama histórico con tintes de comedia que ayuda a aflojar tensiones en determinados momentos del film.
HOTEL TRANSYLVANIA
Es una película de animación en 3D que en su versión original cuenta con un destacado elenco entre los que destacan Adam Sandler, Andy Samberg, Selena Gómez, Kevin James, Steve Buscemi, Fran Drescher (más conocida por su papel en La Niñera), Molly Shannon, David Spade y Jon Lovitz.
La historia.
Drácula (Sandler) es el dueño y creador de Hotel Transylvania, un resort de cinco estrellas donde los monstruos del mundo pueden estar a salvo de la civilización humana. Drácula invita a algunos de los monstruos más famosos, como a Frankenstein (James) y su esposa Eunice (Drescher), Murray la Momia (Cee Lo Green) los lobos Wayne y Wanda (Buscemi y Shannon), Griffin el Hombre Invisible (Spade), Pie Grande, La Mancha, y otros monstruos para celebrar el cumpleaños 118 de su hija Mavis (Selena Gomez).
Pero Mavis prefiere explorar el mundo exterior con el permiso de su padre, pero él dice que el pueblo en realidad es un engaño elaborado para convencerla de la amenaza de los humanos y convencerla así para que regrese.
Sin embargo, esta farsa sin querer atrae la atención de un joven viajero común llamado Jonathan (Samberg), que estaba explorando el bosque circundante y sigue al personal del hotel. Una vez que Jonathan entra en el hotel, Drácula frenéticamente intenta ocultarlo de los clientes, disimulando su presencia diciendo que en verdad se trata de un Golem de piel y que su nombre es  Johhny-stein.
Finalmente, Jonathan es descubierto por Mavis, y aquí comienzan los verdaderas problemas para Drácula, pues su hija se termina enamorando de un monstruo, un humano.
Esto no es más que el comienzo de una divertida comedia animada por donde pululan monstruos conocidos desde nuestra juventud y que terminarán haciendo las delicias para todos los espectadores. Se trata de una buena propuesta, vale la pena encerrarse en el cine durante menos de hora y media para disfrutar de una buena propuesta y del aire acondicionado.
ARGO
El estreno de “Argo” (2012) marca el comienzo de esa etapa del año en la que se van a ir estrenando las grandes candidatas a figurar entre las nominadas de los próximos Oscar, donde hasta hace bien poco muchos hubieran pensado que una película protagonizada por Ben Affleck jamás tendría opción alguna.
Recordemos que Affleck era poco menos que el hazmerreir de Hollywood durante los primeros años de la pasada década, pareciendo además que su carrera iba camino a la autodestrucción. Sin embargo, decidió dar el salto a la dirección con “Gone baby gone” (2007), los cuales refrendó años después con “The Town” (Ciudad de Ladrones, 2010), pero ha sido con ‘Argo’ cuando ha conseguido el mayor apoyo crítico de su aún incipiente carrera como realizador. Además, los espectadores americanos también están encantados con la que ya podemos calificar como una de las películas del año.
Una de las claves para entender el éxito de “Argo” en todos los frentes es que Affleck no cae en el error de optar por el típico academicismo para abordar una historia con suficiente interés en sí misma.
No pocos hubieran apostado por una aproximación puramente dramática a una historia real que trae inmediatamente a la memoria la reivindicable “Wag the dog”, Barry Levinson (1997), donde el humor era la tónica dominante hasta que se producía un giro dramático final que no terminaba de encajar del todo bien con el tono del resto de película. Eso no sucede en “Argo”, donde Affleck sabe cómo usar el guión de Chris Terrio para, manteniendo siempre en perspectiva el dramatismo del hecho real del que parte, jugar con los géneros que mejor se amolden a cada situación para que la película funcione al mismo tiempo como propuesta de corte artístico y singular entretenimiento para todo tipo de público.
En definitiva, ‘Argo’ es el prototipo de muy buena película oscarizable, ya que no se limita a una exposición académica de una singular historia real, sino que aborda con descaro todas sus posibilidades, desde el drama más evidente hasta el thriller, sin por ello obviar las posibilidades cómicas del disparatado plan para salvar a los refugiados americanos. Además, Affleck nos ofrece una actuación suficientemente convincente para que no pensemos en él como el punto débil de la función, algo que muchos seguramente diesen por sentado de antemano. No es perfecta, pero sí una película con la que uno acaba pensando que su tiempo ha estado bien utilizado.

Dentro de la variada posibilidad que tenemos los salteños para ir al cine, se destacan esta semana dos buenas producciones, una comedia animada y un drama histórico con tintes de comedia que ayuda a aflojar tensiones en determinados momentos del film.

HOTEL TRANSYLVANIA

Es una película de animación en 3D que en su versión original cuenta con un destacado elenco entre los que destacanpageAdam Sandler, Andy Samberg, Selena Gómez, Kevin James, Steve Buscemi, Fran Drescher (más conocida por su papel en La Niñera), Molly Shannon, David Spade y Jon Lovitz.

La historia.

Drácula (Sandler) es el dueño y creador de Hotel Transylvania, un resort de cinco estrellas donde los monstruos del mundo pueden estar a salvo de la civilización humana. Drácula invita a algunos de los monstruos más famosos, como a Frankenstein (James) y su esposa Eunice (Drescher), Murray la Momia (Cee Lo Green) los lobos Wayne y Wanda (Buscemi y Shannon), Griffin el Hombre Invisible (Spade), Pie Grande, La Mancha, y otros monstruos para celebrar el cumpleaños 118 de su hija Mavis (Selena Gomez).

Pero Mavis prefiere explorar el mundo exterior con el permiso de su padre, pero él dice que el pueblo en realidad es un engaño elaborado para convencerla de la amenaza de los humanos y convencerla así para que regrese.

Sin embargo, esta farsa sin querer atrae la atención de un joven viajero común llamado Jonathan (Samberg), que estaba explorando el bosque circundante y sigue al personal del hotel. Una vez que Jonathan entra en el hotel, Drácula frenéticamente intenta ocultarlo de los clientes, disimulando su presencia diciendo que en verdad se trata de un Golem de piel y que su nombre es  Johhny-stein.

Finalmente, Jonathan es descubierto por Mavis, y aquí comienzan los verdaderas problemas para Drácula, pues su hija se termina enamorando de un monstruo, un humano.

Esto no es más que el comienzo de una divertida comedia animada por donde pululan monstruos conocidos desde nuestra juventud y que terminarán haciendo las delicias para todos los espectadores. Se trata de una buena propuesta, vale la pena encerrarse en el cine durante menos de hora y media para disfrutar de una buena propuesta y del aire acondicionado.

ARGO

El estreno de “Argo” (2012) marca el comienzo de esa etapa del año en la que se van a ir estrenando las grandes candidatas a figurar entre las nominadas de los próximos Oscar, donde hasta hace bien poco muchos hubieran pensado que una película protagonizada por Ben Affleck jamás tendría opción alguna.

Recordemos que Affleck era poco menos que el hazmerreir de Hollywood durante los primeros años de la pasada década, pareciendo además que su carrera iba camino a la autodestrucción. Sin embargo, decidió dar el salto a la dirección con “Gone baby gone” (2007), los cuales refrendó años después con “The Town” (Ciudad de Ladrones, 2010), pero ha sido con ‘Argo’ cuando ha conseguido el mayor apoyo crítico de su aún incipiente carrera como realizador. Además, los espectadores americanos también están encantados con la que ya podemos calificar como una de las películas del año.

Una de las claves para entender el éxito de “Argo” en todos los frentes es que Affleck no cae en el error de optar por el típico academicismo para abordar una historia con suficiente interés en sí misma.

No pocos hubieran apostado por una aproximación puramente dramática a una historia real que trae inmediatamente a la memoria la reivindicable “Wag the dog”, Barry Levinson (1997), donde el humor era la tónica dominante hasta que se producía un giro dramático final que no terminaba de encajar del todo bien con el tono del resto de película. Eso no sucede en “Argo”, donde Affleck sabe cómo usar el guión de Chris Terrio para, manteniendo siempre en perspectiva el dramatismo del hecho real del que parte, jugar con los géneros que mejor se amolden a cada situación para que la película funcione al mismo tiempo como propuesta de corte artístico y singular entretenimiento para todo tipo de público.

En definitiva, ‘Argo’ es el prototipo de muy buena película oscarizable, ya que no se limita a una exposición académica de una singular historia real, sino que aborda con descaro todas sus posibilidades, desde el drama más evidente hasta el thriller, sin por ello obviar las posibilidades cómicas del disparatado plan para salvar a los refugiados americanos. Además, Affleck nos ofrece una actuación suficientemente convincente para que no pensemos en él como el punto débil de la función, algo que muchos seguramente diesen por sentado de antemano. No es perfecta, pero sí una película con la que uno acaba pensando que su tiempo ha estado bien utilizado.