“La Danza ha sido todo para mí y agradezco a quienes me apoyaron para cumplir mis sueños”

Alumna de una de las referentes de la Danza en Salto,
Ana María Gaudín, Marcela Cavallo cumple más de dos
décadas en la docencia de la danza y hoy en su academia cuenta con ochenta alumnas y se siente realizada al haberse podido dedicar a desarrollar su verdadera vocación y
transformarla en su medio de vida.
El pasado fin de semana celebró sus 25 años de
trayectoria en Haras de Salto, donde acudieron sus alumnas, ex alumnas, la Prof. Ana María Gaudín y su grupo de danza, también músicos y artistas procedentes de la
capital del país.
En ameno diálogo con Al Dorso destacó el buen nivel artístico existente en nuestra ciudad en lo que se refiere a la danza y sus diversos estilos.

Alumna de una de las referentes de la Danza en Salto, Ana María Gaudín, Marcela Cavallo cumple más de dos décadas en la docencia de la danza y hoy en su academia cuenta con ochenta alumnas y se siente realizada al haberse podido dedicar a desarrollar su verdadera vocación y transformarla en su medio de vida.El pasado fin de semana celebró sus 25 años de trayectoria en Haras de Salto, donde acudieron sus alumnas, ex alumnas, la Prof. Ana María Gaudín y su grupo de danza, también músicos y artistas procedentes de la capital del país. En ameno diálogo con Al Dorso destacó el buen nivel artístico existente en nuestra ciudad en lo que se refiere a la danza y sus diversos estilos.

Marcela Cavallo – dueña de una excelencia en sus movimientos y en despliegue de coreografías en el escenario – se ha dedicado por muchos años a la docencia de las Danzas Españolas en todas sus diversidades y estilos.

Marcela se siente muy agradecida a todos quienes le abrieron las puertas para que pudiera desarrollarse como artista, docente y profesional… a sus alumnas y familiares, a su madre Gloria que la apoya incondicionalmente y a la Profesora Ana María Gaudín, por compartir el camino del arte.

Marcela Cavallo se formó desde muy pequeña con la Prof. Ana María Gaudín que casualmente este año cumplió cuatromarcelacavallo001 décadas en la Danza.

“Me recibí a los quince años y a los dieciséis ya empecé a dar clase  en la casa de mis abuelos que es donde continúo hasta hoy.

Felizmente pude construir un salón grande al fondo con espejos y toda la estructura, pero cuando empecé fue en una habitación pequeña con tres alumnas y desde ese entonces no paré nunca” – recuerda Marcela.

En su academia acuden las alumnas que estudian Danzas Españolas, también Salsa, Flamenco y Gimnasia.

Arranca normalmente con sus clases a las cinco de la tarde y con los ensayos se va a más de las diez de la mañana.

¿Y cómo fueron esos primeros  tiempos como docente?

-“Desde muy chica supe que era lo que quería ser y hacer… empecé a bailar a los cuatro años… seguí con los estudios en el liceo, clases de Inglés… pero luego supe que me gustaba esto que elegí y continué en ello.

Me ha brindado muchas satisfacciones; conocí mucha gente y siempre estamos haciendo presentaciones en todos lados…en los hoteles, en una escuela o en diferentes eventos.

Nuestra docente Ana María siempre tuvo una fama de ser muy rígida, pero a nosotros nos sacó buenas… los exámenes eran fuertes pero como a mí me gustaba, no me resultó un sacrificio.

Con Ana María siempre tuvimos una excelente relación y se armaban salidas con los grupos como lo hago también con mis alumnas.

Doy clases en un hotel de Termas del Arapey y las llevo a bailar a las alumnas grandes y a su vez ellas se quedan conmigo allí y disfrutamos de unas pequeñas vacaciones, cultivamos una relación muy cercana”.

IMPORTANTE SEMILLERO DE BAILARINAS PROFESIONALES Y DOCENTES

Salto se ha caracterizado siempre por tener un nivel importante en la Danza y Marcela Cavallo lo reafirma: “en la actualidad existen muchas academias… muchas docentes de mi generación y egresadas que dan clases.

Muchas chicas en la actualidad se dedican a la danza, ya sea por vocación, porque les gusta o por problemas de salud y les mandan hacer ejercicios.

La mayoría de las niñas realiza esa actividad” – asevera.

ENTRE LA DOCENCIA

Y EL EJERCICIO PROFESIONAL

SU GUSTO POR LA DANZA

FLAMENCA Y EL TANGO

-Ciertamente ¿Pensó dedicarse al ejercicio profesional como bailarina o le ganó más la docencia?

-“Las dos cosas… hasta el día de hoy en las presentaciones bailo junto a mis alumnas, con el grupo de las mayores.

Me gustan todos los estilos musicales y me encanta bailar todos los ritmos.

Me atrapa la danza Flamenca y el tango…hace algunos años que ya no doy clase de este estilo, por cuestiones horarias.

Espero el año que viene poder organizarme y comenzar con esos alumnos que me están esperando para el tango”.

“ES MUY IMPORTANTE QUE

DESDE LAS INSTITUCIONES

SE DIFUNDA LA DANZA”

Existe un interés en que los jóvenes se familiaricen con esta expresión rioplatense para que no se pierda.

Cavallo distingue el hecho que se le brinde un importante espacio a la danza a partir de distintas instituciones inclusive la Intendencia Departamental.

“He advertido que se ha arrimado mucha gente joven y ello es muy positivo, porque en  Buenos Aires hace muchos años que existe esa movida y por suerte aquí se está desarrollando algo similar”.

-¿Recuerda cuándo pisó por primera vez el escenario?

-(Se sonríe)… creo que sí… y puedo decir que hasta ahora como en otros tiempos el escenario me genera una adrenalina especial.

Era muy chiquitita y en esa época estudiaba con la Prof. Ana María Danzas Españolas y Ballet.

Lo que no recuerdo demasiado fue ese primer número de ballet que hicimos, pero sí aún guardo los trajes.

En los desfiles y fiestas los usan mis alumnas, como por ejemplo en la Fiesta de los Inmigrantes.

-Referentes de relieve internacional que la hayan inspirado…

-“Antonio Gades es un bailarín que ha sentado precedentes en la Danza, pero hoy podemos extraer cualidades de varios referentes de la danza contemporánea como por ejemplo Joaquín Cortez.

– El primer grupo de alumnas…

-“Lo recuerdo con mucho cariño… eran tres alumnas…Ana Laura Cabrera, Natalia Antúnez y Yamila Sosa.

Yamila y Natalia están en Montevideo trabajando y Ana Laura lleva a su hija a mi academia.

Es muy lindo cuando se sigue la relación.

Mónica Pérez – otra de mis alumnas – está dando clases aquí en Salto y otras están radicadas en la capital que a su vez dan clases.

Ana Lucía  Cruz también sigue bailando”.

-¿Se han sumado algunos chicos a los grupos?

-“Para aprender Danzas Españolas nunca se acercó ningún varón, al menos a mi grupo.

Sé de otras academias que si cuentan con chicos que bailan flamenco y muy bien.

Es como que les cuesta incorporarse… no obstante en el tango, el varón baila más”.

En Haras de Salto se realizó el pasado sábado una cena por los festejos de los 25 años con la Danza de la Academia de Marcela Cavallo y allí se realizó una primera parte con un espectáculo de Flamenco con música en vivo con la presencia de dos exponentes del mencionado estilo, procedentes de la capital del país (percusión, guitarra y canto).

La docente junto a sus alumnas han recorrido diferentes lugares del país, inclusive realizando algunos shows en Punta del Este.

“No soy de presentarme mucho en certámenes y competencias… es bueno como experiencia pero a veces no se ven niveles demasiado buenos.

Prefiero más los encuentros o las invitaciones a bailar en diferentes escenarios”.

Desde hace diez año brinda clases en el Arapey Termal a los huéspedes, de ritmos latinos, tango y cada tanto hace una representación con sus alumnas.

En las coreografías que presenta le gusta fusionar al flamenco con otros estilos, como se estila en la expresión contemporánea global y por consiguiente, se atrae más al público.

-¿Sueños por cumplir?

-“Con mis alumnas siempre mantenemos el sueño de hacer un viaje largo todas juntas para hacer lo que nos gusta.

De todos modos, siempre vamos concretando pequeñas metas”.

Marcela Cavallo – luego de tantos años en su profesión revela que para trascender en la danza como en cualquier otra de las artes hay que sentir verdadero gusto porque conlleva disciplina y sacrificio.

La constancia y la perseverancia en la práctica permiten crecer en los casos en que las condiciones naturales no son muy fuertes.

“Hice algo que me dio muchas alegrías y he cosechado muy buenas amistades y satisfacciones en todo sentido”.