“La emoción que nos transmite el público en los desfiles de carnaval es incomparable”

Con Pablo Lorenzo Jorge Ríos
Director de batería de comparsa La Estrella

Su historia con la comparsa La Estrella comienza a partir que tiene uso de razón, puesto que sus padres fueron los fundadores e hicieron de esa realidad parte importante de sus vidas.
Para Pablo Lorenzo Jorge Ríos (17) el Carnaval es un sentimiento que va más allá de lo común y se ha convertido en uno de los escenarios que forman parte de su existencia.
- ¿Qué recuerda de esos primeros tiempos en la comparsa?
-“Salí formando parte de la batería con apenas tres años… tocaba la cajita y el repenique.
Pasé por todos los instrumentos pero esos primeros años no llegué a tocar el bombo, debido a mi corta edad.
Después de cumplir los doce años, mi padre me preguntó si me animaba a dirigir.
Había hecho algunos cursos de música… tuve un breve pasaje por el Conservatorio Municipal de Salto, también en Adeoms y esos conocimientos fueron la base para aprender acerca de los ritmos.
PONIÉNDOSE EL
GRUPO DE BATERÍA
AL HOMBRO

-¿Siempre lo entusiasmó el hecho de desfilar?
– “No tanto como ahora, porque estoy mucho más involucrado colaborando con mi padre.
Este año me he comprometido mucho más… tengo que asumir más responsabilidades, teniendo en cuenta su quebranto de salud”.
El año pasado atravesó momentos muy críticos debió organizar todo el mismo día del desfile.
“Cuando comencé a dirigir era muy chico y me tocó tratar con gente mucho mayor que yo… no fue fácil porque en varias oportunidades recibí hostilidad de los propios integrantes, seguramente por el tema de la edad y la experiencia.
Hoy agradezco todo eso porque maduré y cambié mi forma de pensar… a aprender a cómo llegar a los gurises y también a los mayores.
La batería siempre se manejó con 60 integrantes, si bien en un tiempo llegó a casi un centenar de músicos.
Pablo Lorenzo cuenta con el apoyo de Walter López (22) y su hermano Ayrton.
-¿Cómo se conforma la batería de una comparsa?
-“Se compone de un redoblante, repenique, bombo, cajita, chapita.
Este año se le agregó las caixas, cuicas y el denominado bombo maracaná.
Se invirtió significativamente en la batería.
Hace seis meses empezamos a ensayar con un montón de gente y el año pasado cuando terminó el último desfile… tomamos un descanso, nos juntamos con Walter y otras personas más y definimos un ritmo.
Así nació un samba enredo que estamos seguros, a la gente le va a gustar.
A la música la creamos entre nosotros… mi hermana Juliana es la que escribe la letra junto a mi madre Cristina.
La parte vocal está a cargo del grupo A plena Samba.
-¿Cuándo empiezan con los ensayos?
-“Prácticamente todo el año… luego del último desfile recibimos el premio y ya nos ponemos a trabajar para el próximo.
Nos organizamos para ver qué hay que comprar, cuántos instrumentos nos faltan.
Siempre nos manejamos para empezar a ensayar todos juntos en octubre, juntamos a la gente y le enseñamos la coreografía.
Una semana antes o dos se ensaya con la música.
Ensayamos en la calle Andrés Latorre y en la esquina hay campo, así no molestamos a nadie.
Los primeros meses practicamos durante una hora y media… en las semanas finales dos horas diarias de ensayo.
Este año se armaron cincuenta instrumentos más, así que en total contamos con 180.
Verdaderamente amamos el carnaval y hoy más que nunca toda la familia queremos apoyar a nuestro padre.
El carnaval es para nosotros una pasión… una parte de nuestras vidas… en mi caso, desde la panza de mi madre”.
-¿Qué es lo que más le llega del carnaval?
-“Es cuando la gente se emociona en calle Uruguay… se me pone la piel de gallina… son los momentos más gloriosos, sentir y ver a la gente que nos aplaude y apoya.
Cuando se acercan y me dicen que cómo siendo tan joven puedo dirigir y que tengo un gran futuro… eso me da una energía impresionante”.
-¿Y cómo lo vive la gente del barrio?
-“La mayoría no salen, pero cuando se acercan los momentos en que ensayamos con música, la gente se empieza a acercar, a aplaudir y a animarnos.
Nunca nos hicieron problema por el volumen… allí tengo muchos tíos, pues somos casi todos parientes en el barrio La Estrella.
La comparsa cuenta con 60 bailarinas, tiene un ala de presentación, y luego otros grupos que están en consonancia con el motivo principal.
Luego vienen las bahianas, que son mujeres mayores, el porta bandera, la batería, la música y los carros alegóricos.
Con la batería va la reina y la madrina de batería… y como cierre las vedettes.
El ritmo cuenta con cinco cortes que no van dentro de la música y otros que sí…
“Este año les sugerimos que presten atención a la reina de batería, que va a realizar algo único” – reveló el joven Pablo.
La Estrella tiene en su haber 14 primeros premios y ha realizado viajes por todo el país y Argentina.
Pablo Lorenzo cursa cuarto año de liceo y tiene pensado seguir el curso de Mecánica en la UTU.
Sergio y Manuel, sus dos mejores amigos integran también la comparsa y disfrutan juntos de todas las instancias de ensayo durante todo el año.
-¿Cómo le gustaría ver a La Estrella dentro de unos años?
-“Que siga siendo la más grande de Salto y que toda nuestra familia siga trabajando en este proyecto que gestaron mis padres hace más de dos décadas.
Esta semana ha sido la más linda y la más estresante también… la vivimos con la adrenalina a mil”.
El Ser Joven lo lleva de la mano por el camino del disfrute, de vivir apreciando la vida y de seguir compartiendo con la familia.
María Fernanda Ferreira







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...