“Los que entren sin pagar, a la cuenta de los clubes”

l hecho ocurrió el pasado domingo en campo de juego de Tigre, cuando unas 30 personas identificadas con Saladero y amparados bajo bandera del club, “se metieron en malón y de pesado” sin pagar entrada. Quienes se apostaban en la puerta de acceso, tanto el funcionario de la Liga como representantes de la guarda policial, les fue poco menos que imposible neutralizar la embestida. La denuncia de lo acontecido fue cosa real en el Consejo Superior de la Liga Salteña de Fútbol y fue eje de discusión por largos y tensionados minutos. Es que lo relativo a la seguridad en los campos de juegos, ganó la escena del debate una vez más. De última la gran mayoría de los representantes de clubes votaron que “los que entran sin pagar y están claramente identificados con un club, esas entradas van a la cuenta de los clubes. Los clubes deberán pagarlas”.
Ello sucederá con Saladero, cuya Comisión Directiva tendrá que afrontar roturas en el campo de juego y la consecuencia de otros desmanes cometidos, que incluso merecieron las denuncias a nivel de la Seccional de Policía.
Los cruces de opiniones en la noche del lunes, fueron particularmente elevadas de tono en más de una ocasión, sobre todo el fuego cruzado entre el delegado de Saladero, José Luis Gracés y el vicepresidente Carlos Raúl Rocha.
El neutral es de los que está convencido: “los únicos culpables de esto que pasa somos nosotros mismos. Tenemos que sacarnos la careta”. Rocha se afinca en que en no pocas veces rige el doble discurso. “La policía siempre está presta a colaborar. Los que no precisamente colaboramos somos nosotros”. Lo del vicepresidente igualmente es de remarcar otra idea: “la Liga tiene que tener el derecho de admitir o rechazar determinados ingresos”.
El hecho ocurrió el pasado domingo en campo de juego de Tigre, cuando unas 30 personas identificadas con Saladero y amparados bajo bandera del club, “se metieron en malón y de pesado” sin pagar entrada. Quienes se apostaban en la puerta de acceso, tanto el funcionario de la Liga como representantes de la guarda policial, les fue poco menos que imposible neutralizar la embestida. La denuncia de lo acontecido fue cosa real en el Consejo Superior de la Liga Salteña de Fútbol y fue eje de discusión por largos y tensionados minutos. Es que lo relativo a la seguridad en los campos de juegos, ganó la escena del debate una vez más. De última la gran mayoría de los representantes de clubes votaron que “los que entran sin pagar y están claramente identificados con un club, esas entradas van a la cuenta de los clubes. Los clubes deberán pagarlas”.
Ello sucederá con Saladero, cuya Comisión Directiva tendrá que afrontar roturas en el campo de juego y la consecuencia de otros desmanes cometidos, que incluso merecieron las denuncias a nivel de la Seccional de Policía.
Los cruces de opiniones en la noche del lunes, fueron particularmente elevadas de tono en más de una ocasión, sobre todo el fuego cruzado entre el delegado de Saladero, José Luis Gracés y el vicepresidente Carlos Raúl Rocha.
El neutral es de los que está convencido: “los únicos culpables de esto que pasa somos nosotros mismos. Tenemos que sacarnos la careta”. Rocha se afinca en que en no pocas veces rige el doble discurso. “La policía siempre está presta a colaborar. Los que no precisamente colaboramos somos nosotros”. Lo del vicepresidente igualmente es de remarcar otra idea: “la Liga tiene que tener el derecho de admitir o rechazar determinados ingresos”.