“Me reconforta la respuesta de la gente”

Mariela Soledad González Santana

Sencilla, simpática, y con ganas de recibirnos.
Un placer para Diario El Pueblo, dialogar con esta artista artiguense que está pisando firme como solista en todo el país y prometiendo aún más: un brillante futuro.
Le presentamos a nuestra figura de hoy, Mariela Soledad:
¿Cómo es el comienzo de tu carrera profesional?
Provengo de una familia de músicos.Saxofonistas militares los tres: mi papá y dos hermanos. Pero me considero yo, la aventurera por el hecho de cantar.
Es más, mis comienzos fueron a los 16 años con una banda que armó mi papá en Artigas: Sonora  Caribana. Siendo la única sonora del interior, en aquel entonces.
¿Anteriormente ya te habías destacado?
Había conformado Mogambito, con 14 años, pero con la Sonora de papá, me hice conocer, siguiendo el camino de la música.
A partir de allí, llego a Mogambo teniendo la satisfacción de decir que fue sin dudas uno de mis pilares, en mi carrera artística, conformando el grupo, durante ocho años.
Enseguida integro Sonido Cristal de Paysandú y tengo que destacar que mis bases musicales como verás,  han sido en excelentes grupos.
Luego integro La joya de Palmitas Soriano,  donde estuve en muy corto periodo, por motivos de distancia, entre otros.
¿Fue difícil ese desafío como solista?
¡Estoy en lo mejor! Se lo digo a toda la gente: todo cantante anhela y sueña algún día llevar de frente  lo suyo.
Con muchos miedos, inseguridades, por el solo hecho de estar sola.
La gente está acostumbrada a verte con un respaldo de un grupo, pero gracias a Dios, me está yendo bárbaro, estamos laburando bien y de a poquito vamos caminando.
¿Cómo conformaste tu banda?
La carrera como solista tiene nueve meses de vida.
Tuve un compañero que estuvo conmigo en Sonido Cristal: Yody Cresto, pero como es Fraybentino, está complicado, y no nos puede acompañar.  Un poco atravesados por el traslado con el tema de caminos, pero la mayoría son  de Artigas como yo,  solamente Emanuel es de Salto.
¿Cómo programas tu gira?
Eso en realidad no lo hago yo, lo hace Gonzalo Dufour, que es quien se encarga de mi representación.
A mediados de semana nos comunicamos, y es allí donde nos organizamos, a qué lugar nos trasladamos.
¿Cuántos toques podés llegar a tener en una noche?
Todo va a depender del departamento que sea, pero aquí en Salto, es el principal, donde hemos llegado a tener hasta cuatro toques en la noche.
Recuerdo que fue el primer fin de semana, que nos lanzamos como solista. Yo estaba muy nerviosa, pero por suerte salió todo muy bien
y además se está usando muchísimo, en las fiestas privadas de cumpleaños de 15, casamientos, eventos y también ¿por qué no?, cumpleaños para chicos, en donde somos invitados a trabajar.
¿Cómo es un día de Mariela Soledad?
Tranquila en casa, creo que a todos  nos pasa que necesitamos estar en el hogar, en silencio, en tu cama, descansar,  con mi bebé Kimberly Thais, de 6 años, con sus actividades y demás.
Le decimos Kimy, y es nuestra mascota. No viaja siempre  conmigo, por motivos obvios, como es la escuela. Y en el caso de este fin de semana, nos fuimos a Montevideo después de tener Maldonado, el fin de semana anterior, entonces aprovechamos y la trajimos, para disfrutar de su compañía.
¿Cuál es el rinconcito uruguayo al que te gusta ir a cantar?
Salto y Maldonado.
Me voy de un extremo a otro, porque Salto, siempre fue divino. Estando en Mogambo, en Cristal y ahora que es cuando estoy sola.
La gente es muy cálida, me bajo del escenario y me vienen a saludar, que es lo más lindo que me puede pasar.
Y en Maldonado me pasa lo mismo, a pesar de muchos kilómetros,  las mismas preguntas. De cómo se hace para encarar una noche entera, a pesar  muchos kilómetros, te bajás del vehículo sonriente, con tanta energía.
Y les digo, que me reconforta la respuesta de la gente.
Si de repente hacés cientos de kilómetros, llegás y la gente no te da ni las buenas noches, es fatal.
Pero Maldonado tiene eso, como Salto: ¡es mágico!
¿Qué opinión tienes sobre tus colegas?
¡Están en su mejor momento!!
Yo siempre digo: cuando hay trabajo es nuestro momento.
El caso de Lucas Sugo, es muy particular, el lo tiene muy merecido por el hecho de hacerlo solo, que es muy importante.
De otras bandas también, ¡que están trabajando bárbaro!
El uruguayo es así, no tiene esa envidia malísima. Todos tenemos nuestro estilo propio y le llegamos a la gente de esa forma, entonces es difícil decir que uno es igual al otro. Somos todos distintos y te llega al oído  de esa forma, haciéndonos dividir, pero sin envidia.
Y creo firmemente que todos anhelamos el momento como el que está teniendo Lucas, no solo como solista, sino como banda.
¡Es un momento único!
¿Qué otras satisfacciones te da la vida?
¡Muchas! Mi hija en primer lugar. Despertarme con ella, es lo más maravilloso que me puede pasar, y por el hecho de ser única  “va todo mi amor incondicional  para ella”.
Y mucho más: mi vida en pareja con Nicolás Rodríguez, mi familia, mis hermanos, y esto mismo del viajar el fin de semana, pasa que el día que no tienes actividad, extrañas.
Me acuesto temprano y me encuentro sin saber qué hacer, y no puedo dormir.
¿Cómo es el grupo que te acompaña?
¡Maravilloso!
Un grupo humano increíble. Son todos muy jóvenes, entonces no hay tristeza nunca.
Son extremadamente divertidos, compañeros, llegan a hablar tanto que les tengo que decir: “!Por favor, quiero dormiiir!”
Mary Olivera.

Sencilla, simpática, y con ganas de recibirnos.

Un placer para Diario El Pueblo, dialogar con esta artista artiguense que está pisando firme como solista en todo el país y prometiendo aún más: un brillante futuro.

Le presentamos a nuestra figura de hoy, Mariela Soledad:

¿Cómo es el comienzo de tu carrera profesional?

Provengo de una familia de músicos.Saxofonistas militares los tres: mi papá y dos hermanos. Pero me considero yo, la aventurera por el hecho de cantar.

Es más, mis comienzos fueron a los 16 años con una banda que armó mi papá en Artigas: Sonora  Caribana. Siendo la única sonora del interior, en aquel entonces.

¿Anteriormente ya te habías destacado?

Había conformado Mogambito, con 14 años, pero con la Sonora de papá, me hice conocer, siguiendo el camino de la música.DSCF2955

A partir de allí, llego a Mogambo teniendo la satisfacción de decir que fue sin dudas uno de mis pilares, en mi carrera artística, conformando el grupo, durante ocho años.

Enseguida integro Sonido Cristal de Paysandú y tengo que destacar que mis bases musicales como verás,  han sido en excelentes grupos.

Luego integro La joya de Palmitas Soriano,  donde estuve en muy corto periodo, por motivos de distancia, entre otros.

¿Fue difícil ese desafío como solista?

¡Estoy en lo mejor! Se lo digo a toda la gente: todo cantante anhela y sueña algún día llevar de frente  lo suyo.

Con muchos miedos, inseguridades, por el solo hecho de estar sola.

La gente está acostumbrada a verte con un respaldo de un grupo, pero gracias a Dios, me está yendo bárbaro, estamos laburando bien y de a poquito vamos caminando.

¿Cómo conformaste tu banda?

La carrera como solista tiene nueve meses de vida.

Tuve un compañero que estuvo conmigo en Sonido Cristal: Yody Cresto, pero como es Fraybentino, está complicado, y no nos puede acompañar.  Un poco atravesados por el traslado con el tema de caminos, pero la mayoría son  de Artigas como yo,  solamente Emanuel es de Salto.

¿Cómo programas tu gira?

Eso en realidad no lo hago yo, lo hace Gonzalo Dufour, que es quien se encarga de mi representación.

A mediados de semana nos comunicamos, y es allí donde nos organizamos, a qué lugar nos trasladamos.

¿Cuántos toques podés llegar a tener en una noche?

Todo va a depender del departamento que sea, pero aquí en Salto, es el principal, donde hemos llegado a tener hasta cuatro toques en la noche.

Recuerdo que fue el primer fin de semana, que nos lanzamos como solista. Yo estaba muy nerviosa, pero por suerte salió todo muy bien

y además se está usando muchísimo, en las fiestas privadas de cumpleaños de 15, casamientos, eventos y también ¿por qué no?, cumpleaños para chicos, en donde somos invitados a trabajar.

¿Cómo es un día de Mariela Soledad?

Tranquila en casa, creo que a todos  nos pasa que necesitamos estar en el hogar, en silencio, en tu cama, descansar,  con mi bebé Kimberly Thais, de 6 años, con sus actividades y demás.

Le decimos Kimy, y es nuestra mascota. No viaja siempre  conmigo, por motivos obvios, como es la escuela. Y en el caso de este fin de semana, nos fuimos a Montevideo después de tener Maldonado, el fin de semana anterior, entonces aprovechamos y la trajimos, para disfrutar de su compañía.

¿Cuál es el rinconcito uruguayo al que te gusta ir a cantar?

Salto y Maldonado.

Me voy de un extremo a otro, porque Salto, siempre fue divino. Estando en Mogambo, en Cristal y ahora que es cuando estoy sola.

La gente es muy cálida, me bajo del escenario y me vienen a saludar, que es lo más lindo que me puede pasar.

Y en Maldonado me pasa lo mismo, a pesar de muchos kilómetros,  las mismas preguntas. De cómo se hace para encarar una noche entera, a pesar  muchos kilómetros, te bajás del vehículo sonriente, con tanta energía.

Y les digo, que me reconforta la respuesta de la gente.

Si de repente hacés cientos de kilómetros, llegás y la gente no te da ni las buenas noches, es fatal.

Pero Maldonado tiene eso, como Salto: ¡es mágico!

¿Qué opinión tienes sobre tus colegas?

¡Están en su mejor momento!!

Yo siempre digo: cuando hay trabajo es nuestro momento.

El caso de Lucas Sugo, es muy particular, el lo tiene muy merecido por el hecho de hacerlo solo, que es muy importante.

De otras bandas también, ¡que están trabajando bárbaro!

El uruguayo es así, no tiene esa envidia malísima. Todos tenemos nuestro estilo propio y le llegamos a la gente de esa forma, entonces es difícil decir que uno es igual al otro. Somos todos distintos y te llega al oído  de esa forma, haciéndonos dividir, pero sin envidia.

Y creo firmemente que todos anhelamos el momento como el que está teniendo Lucas, no solo como solista, sino como banda.

¡Es un momento único!

¿Qué otras satisfacciones te da la vida?

¡Muchas! Mi hija en primer lugar. Despertarme con ella, es lo más maravilloso que me puede pasar, y por el hecho de ser única  “va todo mi amor incondicional  para ella”.

Y mucho más: mi vida en pareja con Nicolás Rodríguez, mi familia, mis hermanos, y esto mismo del viajar el fin de semana, pasa que el día que no tienes actividad, extrañas.

Me acuesto temprano y me encuentro sin saber qué hacer, y no puedo dormir.

¿Cómo es el grupo que te acompaña?

¡Maravilloso!

Un grupo humano increíble. Son todos muy jóvenes, entonces no hay tristeza nunca.

Son extremadamente divertidos, compañeros, llegan a hablar tanto que les tengo que decir: “!Por favor, quiero dormiiir!”

Mary Olivera.