“No hay nada mejor que tener un intendente que sea vicepresidente y salteño”

El pasado martes 15 de julio fue votada por sus pares como la primera mujer que asume la presidencia de la Junta Departamental de Salto, lo que se constata fácilmente pues al ingresar al recinto desde donde pueden seguirse las sesiones del legislativo local, hay una placa con los nombres de los salteños que han sido presidentes de dicha Corporación, y se aprecia claramente que no hay ninguna mujer. María de los Ángeles Márquez es la primera, y sobre eso la invitamos a reflexionar…
“Es así, soy la primera mujer electa presidente de la Junta Departamental, lo que para mí es una señal bien clara. Se siente muy bien, se siente una gran responsabilidad y un gran desafío. Es una señal muy clara de que realmente la política está cambiando, si no nos quedamos siempre en palabras de que la política cambia, que se están incluyendo mujeres, jóvenes, pero hasta ahora habían sido solo palabras. Fue Vamos Salto, sector al que pertenezco, el que empezó a cambiar eso al tener a una secretaria general en la intendencia, al tener dos directoras también en la intendencia, al tener ahora una presidente en la Junta Departamental. Son señales reales de que la política ha tenido sus cambios en positivo”.
- Y en un año complicado porque estamos en pleno proceso electoral donde por lo general la Junta reciente su trabajo porque los ediles pasan más tiempo en actos y en los barrios que en las reuniones de comisiones y del plenario.
- Ni hablar, va a ser un año difícil para las asistencias, y difícil para poder concretar algunos proyectos y asuntos que están en carpeta en algunas comisiones. Para eso vamos a tener que tener mucho diálogo con los ediles, hablar mucho con los coordinadores de bancada, que son los tres grandes pilares de los tres partidos, para poder lograr la asistencia, el quórum, y no cualquier quórum, sino uno que sea multipartidario, porque solo con los ediles del Partido Colorado podemos lograr el quórum en las comisiones, pero en realidad está bueno que estén los ediles de los tres partidos, por lo menos uno de cada partido para poder atender los asuntos, y cada cosa que salga para Salto que sea consensuada por los tres partidos.
- Quien haya seguido su corta pero intensa carrera política en la Junta Departamental, sabe que usted no es de las que se callan cuando tiene que confrontar. Por otro lado, es maestra de escuela donde tendrá otra forma de resolver conflictos. ¿Cómo conjuga ambos aspectos?
- Creo que los compañeros que justamente propusieron mi nombre para esta tarea tan honorable vieron eso. El tema del manejo de grupos, de tratar de consensuar y de conjugar las dos cosas también, porque si bien una no se calla, siempre fue dentro del respeto, del diálogo, creo que las cosas hay que decirlas, pero hay formas y formas de decirlas. Por eso adelanto que aspiro tener sesiones y plenarios bien respetuosos, y que lógicamente habrán discusiones con diferencias de filosofía porque éste es un lugar político, y en cada caso habrá una discusión política, pero dentro del respeto, fuera del respeto nada. Porque he tenido que vivir aquí algunas circunstancias de grandes lecciones de moralidad y de axiología que después no se dan en la práctica, porque hay actitudes de ediles que no son dignas para esta institución.
- En su caso hay una doble apuesta, porque ya no solo es una cuestión de género sino que además es una persona joven.
- Creo que eso es importante. En mis 36 años, que aún me siento muy joven (se ríe), para una política de varios años atrás era impensado. Poner a una persona frente a una institución como es la Junta Departamental que es la institución legislativa del departamento, creo que era impensable. No pasó, y creo que tampoco se pensó en esa posibilidad porque aquí hubo ediles jóvenes. No sé si a mí me dieron esa posibilidad o fue una posibilidad que a puro trabajo la fui tomando. En todos estos años que hemos luchado por incluir más mujeres dentro de la política, hemos dicho que las mujeres se entusiasmen en el trabajo de la política es ir tomando lugar a través de trabajo.
- Recién dijo que a las diferencias se las enfrenta con diálogo. ¿Cuál será para usted la confrontación más difícil, la de la interna o la que venga de afuera de su partido?
- Sin duda que las que provengan de afuera de mi partido. Uno dentro de su partido puede tener diferencias, ediles que quizás no estén conformes por determinadas situaciones, pero el diálogo siempre va a ser más cercano, más cordial con los del partido de uno, seguramente, y resolverlo en la interna del partido. El diálogo más fuerte va a ser hacia afuera del partido porque evidentemente, no solo ahora que estamos en la etapa electoral nacional porque en la etapa electoral para la departamental, las diferencias van a ser más fuertes aún. Ya he visto algunas actitudes muy irrespetuosas, desleales, casi sin códigos para hacer política de la oposición que creo que si este año se repiten, será una campaña dura. Y bueno, tendremos que saber cómo afrontarla, esperemos que no repercuta en el legislativo en aquellas cosas que le hacen bien a Salto.
- ¿Cuáles son los desafíos a enfrentar por la Junta en este año que tiene por delante? Algo ya adelantó el martes en su discurso.
- Dije algo, pero más adelante pienso marcarme más desafíos. Pero lo primero es intentar que las comisiones trabajen y saquen de carpeta algunas cosas fundamentales que hace años están trancadas, que no creo que esté bueno eso para Salto porque las comisiones trabajan muy bien, pero por ese tema de que a veces algunos ediles faltan o que no se llegue a algún consenso, hay cosas importantes, como lo dije el otro día con el tema de la nomenclatura, que pareciera que no fuera tan importante y sin embargo para un barrio que le falte una identidad es bien importante. No puede ser que vaya una ambulancia o un repartidor y le sea difícil encontrar un lugar porque las calles no estén bien señalizadas. Entonces, eso es fundamental.
En esta primera etapa me gustaría también incursionar en la etapa digital y que la Junta Departamental esté allí metida porque es la única manera que la gente se entere lo que se hace en la Junta, si no es una caja de resonancia, pero de resonancia para adentro porque la gente no sabe lo que hacen los ediles, no saben qué se está discutiendo.
- Hablábamos que este es un año electoral, y el intendente de Salto forma parte de una fórmula presidencial, ¿qué ha significado para usted esta postulación de Coutinho a la candidatura de la vicepresidencia de la República?
- Para nosotros más que un orgullo es saber que qué mejor intendente para Salto que aquel que es candidato a la vicepresidencia. Es lo mejor que nos puede haber pasado. Hay gente que nos ha dicho, “pero si se va a la vicepresidencia, ¿qué pasa con Salto?” ¿Qué puede pasar con Salto? Todo bueno, todo positivo puede llegar a pasar por Salto, no hay nada que sea para atrás. Tener un salteño, que hace prácticamente 95 años que no había un salteño dentro de la fórmula, es positivo desde el vamos, no hay nada mejor que tener un intendente que sea vicepresidente salteño…
- ¿Aunque no ganen las elecciones?
- Aunque no gane el Partido Colorado. Ganando, ni hablar. Y sin ganar también.
- Pero si gana las elecciones el Partido Colorado se le suma un problema en Salto porque se queda sin candidato a intendente.
- Creo que no, porque si gana el Partido Colorado, no debe haber salteño que hoy apoye a Germán que no sepa que Germán va a hacer muchísimo por Salto.
- Me refiero a la sucesión de Coutinho como candidato a la intendencia.
- No sé si es un problema, pero igualmente debemos ir paso por paso. Pero además, sabiendo que Germán está en la vicepresidencia, sabemos que cualquier candidato al que él le dé la confianza junto a la gente de Vamos Salto, va a estar bien apoyado y lo va a llevar bien adelante porque hay equipo atrás.
- ¿Qué le aportará Coutinho a la fórmula presidencial colorada?
- Lo primero que le va a aportar es dinamismo, porque no conozco otro político de ningún partido que tenga esa energía para tratar los temas. Juventud, ni hablar, porque encima es una fórmula joven. Mucha experiencia dentro de lo que fue el gobierno departamental, que es fundamental. Así que creo que lo fundamental es eso, motivación, que quizás en otros departamentos necesiten un poco. Acá la motivación es continua. Desde que se ganó el gobierno no recuerdo haber parado un mes de trabajar junto al grupo de mujeres, del grupo de la lista y de Vamos Salto. Eso es lo que él va a contagiar y a motivar.
- Entre el trabajo en la escuela, el trabajo político en año electoral, sumó la responsabilidad de presidir la Junta Departamental, sumando así horas lejos de la familia. ¿Cómo se tomó esta nueva responsabilidad en el seno íntimo de su gente?
- Lo toma de la mejor manera porque si no fuera así, no hubiera tomado esta decisión. Fue muy pensada, muy conversada porque lógicamente que 8 horas en la escuela y luego venir a la Junta teniendo dos niños chicos, una niña que todavía se está amamantando, tener un esposo y todas estas responsabilidades, la verdad que había que conjugarlo de alguna manera. Y lo estamos haciendo de la mejor forma posible con la ayuda de todos ellos, si no era imposible. Lo pensamos mucho pero entendimos que era una oportunidad que no se podía rechazar porque si hubo alguna persona que pensó que yo era necesaria para esta función, es un honor que no se puede decir que no. Y para tratar de ayudar a más mujeres y a más salteños, no tengo derecho a decir que no.
- ¿Cómo le gustaría que sea recordada su presidencia?
- Como una presidencia de puertas abiertas, que no se recuerde como que alguien vino a hablar con la presidenta y no fue atendido. Fundamental el buen diálogo, el consenso. Que se haga algún tipo de reforma operativa en la parte edilicia, es un debe grande que tenemos desde hace años con los periodistas para que tengan un lugar adecuado para trabajar. Y tener mucho contacto con la gente y con la comunidad, colaborando con instituciones y organizaciones que han solicitado ayuda que a veces no es tanto lo económicamente sino que es más voluntad que otra cosa. La Junta está para eso, hay que estar cerca de algunas instituciones que no reciben ayuda de otro lado. Y si soy recordada como una presidenta que dentro de su juventud y su poca experiencia política, que siendo mujer pudo lograr consensos y dejar algo plasmado en la Junta sin grandes problemas. Con eso me conformo.
n

El pasado martes 15 de julio fue votada por sus pares como la primera mujer que asume la presidencia de la Junta Departamental de Salto, lo que se constata fácilmente pues al ingresar al recinto desde donde pueden seguirse las sesiones del legislativo local, hay una placa con los nombres de los salteños que han sido presidentes de dicha Corporación, y se aprecia claramente que no hay ninguna mujer. María de los Ángeles Márquez es la primera, y sobre eso la invitamos a reflexionar…

“Es así, soy la primera mujer electa presidente de la Junta Departamental, lo que para mí es una señal bien clara. Se siente muy bien,MariaDeLosAngeles se siente una gran responsabilidad y un gran desafío. Es una señal muy clara de que realmente la política está cambiando, si no nos quedamos siempre en palabras de que la política cambia, que se están incluyendo mujeres, jóvenes, pero hasta ahora habían sido solo palabras. Fue Vamos Salto, sector al que pertenezco, el que empezó a cambiar eso al tener a una secretaria general en la intendencia, al tener dos directoras también en la intendencia, al tener ahora una presidente en la Junta Departamental. Son señales reales de que la política ha tenido sus cambios en positivo”.

- Y en un año complicado porque estamos en pleno proceso electoral donde por lo general la Junta reciente su trabajo porque los ediles pasan más tiempo en actos y en los barrios que en las reuniones de comisiones y del plenario.

– Ni hablar, va a ser un año difícil para las asistencias, y difícil para poder concretar algunos proyectos y asuntos que están en carpeta en algunas comisiones. Para eso vamos a tener que tener mucho diálogo con los ediles, hablar mucho con los coordinadores de bancada, que son los tres grandes pilares de los tres partidos, para poder lograr la asistencia, el quórum, y no cualquier quórum, sino uno que sea multipartidario, porque solo con los ediles del Partido Colorado podemos lograr el quórum en las comisiones, pero en realidad está bueno que estén los ediles de los tres partidos, por lo menos uno de cada partido para poder atender los asuntos, y cada cosa que salga para Salto que sea consensuada por los tres partidos.

- Quien haya seguido su corta pero intensa carrera política en la Junta Departamental, sabe que usted no es de las que se callan cuando tiene que confrontar. Por otro lado, es maestra de escuela donde tendrá otra forma de resolver conflictos. ¿Cómo conjuga ambos aspectos?

– Creo que los compañeros que justamente propusieron mi nombre para esta tarea tan honorable vieron eso. El tema del manejo de grupos, de tratar de consensuar y de conjugar las dos cosas también, porque si bien una no se calla, siempre fue dentro del respeto, del diálogo, creo que las cosas hay que decirlas, pero hay formas y formas de decirlas. Por eso adelanto que aspiro tener sesiones y plenarios bien respetuosos, y que lógicamente habrán discusiones con diferencias de filosofía porque éste es un lugar político, y en cada caso habrá una discusión política, pero dentro del respeto, fuera del respeto nada. Porque he tenido que vivir aquí algunas circunstancias de grandes lecciones de moralidad y de axiología que después no se dan en la práctica, porque hay actitudes de ediles que no son dignas para esta institución.

- En su caso hay una doble apuesta, porque ya no solo es una cuestión de género sino que además es una persona joven.

– Creo que eso es importante. En mis 36 años, que aún me siento muy joven (se ríe), para una política de varios años atrás era impensado. Poner a una persona frente a una institución como es la Junta Departamental que es la institución legislativa del departamento, creo que era impensable. No pasó, y creo que tampoco se pensó en esa posibilidad porque aquí hubo ediles jóvenes. No sé si a mí me dieron esa posibilidad o fue una posibilidad que a puro trabajo la fui tomando. En todos estos años que hemos luchado por incluir más mujeres dentro de la política, hemos dicho que las mujeres se entusiasmen en el trabajo de la política es ir tomando lugar a través de trabajo.

- Recién dijo que a las diferencias se las enfrenta con diálogo. ¿Cuál será para usted la confrontación más difícil, la de la interna o la que venga de afuera de su partido?

– Sin duda que las que provengan de afuera de mi partido. Uno dentro de su partido puede tener diferencias, ediles que quizás no estén conformes por determinadas situaciones, pero el diálogo siempre va a ser más cercano, más cordial con los del partido de uno, seguramente, y resolverlo en la interna del partido. El diálogo más fuerte va a ser hacia afuera del partido porque evidentemente, no solo ahora que estamos en la etapa electoral nacional porque en la etapa electoral para la departamental, las diferencias van a ser más fuertes aún. Ya he visto algunas actitudes muy irrespetuosas, desleales, casi sin códigos para hacer política de la oposición que creo que si este año se repiten, será una campaña dura. Y bueno, tendremos que saber cómo afrontarla, esperemos que no repercuta en el legislativo en aquellas cosas que le hacen bien a Salto.

- ¿Cuáles son los desafíos a enfrentar por la Junta en este año que tiene por delante? Algo ya adelantó el martes en su discurso.

– Dije algo, pero más adelante pienso marcarme más desafíos. Pero lo primero es intentar que las comisiones trabajen y saquen de carpeta algunas cosas fundamentales que hace años están trancadas, que no creo que esté bueno eso para Salto porque las comisiones trabajan muy bien, pero por ese tema de que a veces algunos ediles faltan o que no se llegue a algún consenso, hay cosas importantes, como lo dije el otro día con el tema de la nomenclatura, que pareciera que no fuera tan importante y sin embargo para un barrio que le falte una identidad es bien importante. No puede ser que vaya una ambulancia o un repartidor y le sea difícil encontrar un lugar porque las calles no estén bien señalizadas. Entonces, eso es fundamental.

En esta primera etapa me gustaría también incursionar en la etapa digital y que la Junta Departamental esté allí metida porque es la única manera que la gente se entere lo que se hace en la Junta, si no es una caja de resonancia, pero de resonancia para adentro porque la gente no sabe lo que hacen los ediles, no saben qué se está discutiendo.

- Hablábamos que este es un año electoral, y el intendente de Salto forma parte de una fórmula presidencial, ¿qué ha significado para usted esta postulación de Coutinho a la candidatura de la vicepresidencia de la República?

– Para nosotros más que un orgullo es saber que qué mejor intendente para Salto que aquel que es candidato a la vicepresidencia. Es lo mejor que nos puede haber pasado. Hay gente que nos ha dicho, “pero si se va a la vicepresidencia, ¿qué pasa con Salto?” ¿Qué puede pasar con Salto? Todo bueno, todo positivo puede llegar a pasar por Salto, no hay nada que sea para atrás. Tener un salteño, que hace prácticamente 95 años que no había un salteño dentro de la fórmula, es positivo desde el vamos, no hay nada mejor que tener un intendente que sea vicepresidente salteño…

- ¿Aunque no ganen las elecciones?

– Aunque no gane el Partido Colorado. Ganando, ni hablar. Y sin ganar también.

- Pero si gana las elecciones el Partido Colorado se le suma un problema en Salto porque se queda sin candidato a intendente.

– Creo que no, porque si gana el Partido Colorado, no debe haber salteño que hoy apoye a Germán que no sepa que Germán va a hacer muchísimo por Salto.

- Me refiero a la sucesión de Coutinho como candidato a la intendencia.

– No sé si es un problema, pero igualmente debemos ir paso por paso. Pero además, sabiendo que Germán está en la vicepresidencia, sabemos que cualquier candidato al que él le dé la confianza junto a la gente de Vamos Salto, va a estar bien apoyado y lo va a llevar bien adelante porque hay equipo atrás.

- ¿Qué le aportará Coutinho a la fórmula presidencial colorada?

– Lo primero que le va a aportar es dinamismo, porque no conozco otro político de ningún partido que tenga esa energía para tratar los temas. Juventud, ni hablar, porque encima es una fórmula joven. Mucha experiencia dentro de lo que fue el gobierno departamental, que es fundamental. Así que creo que lo fundamental es eso, motivación, que quizás en otros departamentos necesiten un poco. Acá la motivación es continua. Desde que se ganó el gobierno no recuerdo haber parado un mes de trabajar junto al grupo de mujeres, del grupo de la lista y de Vamos Salto. Eso es lo que él va a contagiar y a motivar.

- Entre el trabajo en la escuela, el trabajo político en año electoral, sumó la responsabilidad de presidir la Junta Departamental, sumando así horas lejos de la familia. ¿Cómo se tomó esta nueva responsabilidad en el seno íntimo de su gente?

– Lo toma de la mejor manera porque si no fuera así, no hubiera tomado esta decisión. Fue muy pensada, muy conversada porque lógicamente que 8 horas en la escuela y luego venir a la Junta teniendo dos niños chicos, una niña que todavía se está amamantando, tener un esposo y todas estas responsabilidades, la verdad que había que conjugarlo de alguna manera. Y lo estamos haciendo de la mejor forma posible con la ayuda de todos ellos, si no era imposible. Lo pensamos mucho pero entendimos que era una oportunidad que no se podía rechazar porque si hubo alguna persona que pensó que yo era necesaria para esta función, es un honor que no se puede decir que no. Y para tratar de ayudar a más mujeres y a más salteños, no tengo derecho a decir que no.

- ¿Cómo le gustaría que sea recordada su presidencia?

– Como una presidencia de puertas abiertas, que no se recuerde como que alguien vino a hablar con la presidenta y no fue atendido. Fundamental el buen diálogo, el consenso. Que se haga algún tipo de reforma operativa en la parte edilicia, es un debe grande que tenemos desde hace años con los periodistas para que tengan un lugar adecuado para trabajar. Y tener mucho contacto con la gente y con la comunidad, colaborando con instituciones y organizaciones que han solicitado ayuda que a veces no es tanto lo económicamente sino que es más voluntad que otra cosa. La Junta está para eso, hay que estar cerca de algunas instituciones que no reciben ayuda de otro lado. Y si soy recordada como una presidenta que dentro de su juventud y su poca experiencia política, que siendo mujer pudo lograr consensos y dejar algo plasmado en la Junta sin grandes problemas. Con eso me conformo.