“No me puedo sacar el fútbol de encima, esa es la verdad”

-40 años, ¿eh?Y ahí estás…
“Siendo parte del fútbol como siempre. Me sigo sintiendo parte de él”.
-Memoria. ¿Cuándo, fue esa última vez?
“En el año 2009 defendiendo a River Plate. Después apareció el problema de menisco, rompí los ligamentos. Ya todo se entró a complicar”.
-El que entrena a los goleros. El que está al frente del Centro de Entrenamiento. Es cierto, eso de andar siguiendo la pelota…
“No me puedo sacar el fútbol de encima. Esa es la verdad. Yo debuté a los 14 años en la Primera División de Cerro. En el 90 jugué la liguilla y en 1988 un pentagonal que no olvido. Eran cinco equipos y entraba solo uno. O sea, la cosa viene de lejos, desde cuando jugaba en Belén”.
-Naciste en Belén?.
“Nací en Salto, pero ya creo que al día siguiente estaba en Belén. Los primeros recuerdos tienen que ver con Belén. Mi viejo, el “Bebe” jugaba al fútbol. Era delantero y fue a Peñarol de Montevideo. Se vino al tiempito, porque más valía el trabajo en “El Espinillar”. A mis padres les valoro lo que soy. Terminé el bachillerato. Eso también me sirvió”.
-En esos primeros años en Belén, ¿qué había para hacer en tu caso?
“Nos metíamos en los montes. Caza, pesca y siempre el fútbol. Con dos arcos que teníamos se  armaba la canchita y ahí le entrábamos a la pelota”.
-¿Tres palabras, para que un arquero alcance dimensión?
“Perseverancia, honestidad y sacrificio. Esa es la base”.
**********
Jugó en Cerro, Universitario, Progreso, Dublín Central, Ferro Carril, Gladiador, Chaná, River Plate y la selección. Marca la trascendencia “de los grupos y los campeonatos que no olvido”. Pero además, una convicción: “Un arquero tiene que ser un caudillo. En el 2006 fui a Gladiador. Llegó un momento que el “Lucho” Macedo, que era el técnico, no se la guardó y me dijo: “Andas mal”. A partir de entonces me iba a las 18 horas a la cancha. Era el único de afuera. Empezaba practicando solo, dando cada día más. Creo que terminé siendo figura en ese año. Uno sabe bien cuando la acierta y cuando la embarra”.
Los 40 años de MARTÍN GONZÁLEZ. Y la vigencia de su sentir. Desde el arco.
**********
-Hablemos de grupos. ¿Los inolvidables?
“El Universitario de 1992-1993, la selección juvenil campeona Nacional categoría Sub 19 y el Salto de Ferraz, en los años 93-94. Pero también el segundo año de Jorge Noboa en el combinado. Ese grupo fue buenísimo. Yo digo que los recuerdos son los que quedan”.
-Y a la hora de jugar, qué tiempo o qué equipo?.
“El Universitario del “Macho” Alfieri, el que terminó siendo campeón salteño en el 93, aunque ya un año antes en la “B” ese equipo se venía modelando”.
-¿Jugar?
“Era un poco la Escuelita de Universitario, por ese de sentir al fútbol de una manera especial. Y además el nivel de los jugadores, sostenía la idea. Un equipo-equipo”.
-¿Quedó alguna deuda pendiente con vos mismo?
“Quizás jugar en Montevideo. En el año 90 hubo chance de Liverpool, Danubio y Nacional. No se dio. También jugó otro factor: la altura. Una vez hablando con Diego Burgos coincidíamos: nosotros tenemos que entrenar más, porque somos chicos”.
-¿Mandar desde el arco?
“La personalidad, esa es la clave, la personalidad”.
-¿Si no hay personalidad?
“No hay respuesta”.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-

-40 años, ¿eh?Y ahí estás…

“Siendo parte del fútbol como siempre. Me sigo sintiendo parte de él”.

-Memoria. ¿Cuándo, fue esa última vez?

“En el año 2009 defendiendo a River Plate. Después apareció el problema de menisco, rompí los ligamentos. Ya todo se entró a complicar”.

-El que entrena a los goleros. El que está al frente del Centro de Entrenamiento. Es cierto, eso de andar siguiendo la pelota…

“No me puedo sacar el fútbol de encima. Esa es la verdad. Yo debuté a los 14 años en la Primera División de Cerro. En el 90 jugué la liguilla y en 1988 un pentagonal que no olvido. Eran cinco equipos y entraba solo uno. O sea, la cosa viene de lejos, desde cuando jugaba en Belén”.

-Naciste en Belén?.

“Nací en Salto, pero ya creo que al día siguiente estaba en Belén. Los primeros recuerdos tienen que ver con Belén. Mi viejo, el “Bebe” jugaba al fútbol. Era delantero y fue a Peñarol de Montevideo. Se vino al tiempito, porque más valía el trabajo en “El Espinillar”. A mis padres les valoro lo que soy. Terminé el bachillerato. Eso también me sirvió”.

-En esos primeros años en Belén, ¿qué había para hacer en tu caso?

“Nos metíamos en los montes. Caza, pesca y siempre el fútbol. Con dos arcos que teníamos se  armaba la canchita y ahí le entrábamos a la pelota”.

-¿Tres palabras, para que un arquero alcance dimensión?

“Perseverancia, honestidad y sacrificio. Esa es la base”.

**********

Jugó en Cerro, Universitario, Progreso, Dublín Central, Ferro Carril, Gladiador, Chaná, River Plate y la selección. Marca la trascendencia “de los grupos y los campeonatos que no olvido”. Pero además, una convicción: “Un arquero tiene que ser un caudillo. En el 2006 fui a Gladiador. Llegó un momento que el “Lucho” Macedo, que era el técnico, no se la guardó y me dijo: “Andas mal”. A partir de entonces me iba a las 18 horas a la cancha. Era el único de afuera. Empezaba practicando solo, dando cada día más. Creo que terminé siendo figura en ese año. Uno sabe bien cuando la acierta y cuando la embarra”.

Los 40 años de MARTÍN GONZÁLEZ. Y la vigencia de su sentir. Desde el arco.

**********

-Hablemos de grupos. ¿Los inolvidables?

“El Universitario de 1992-1993, la selección juvenil campeona Nacional categoría Sub 19 y el Salto de Ferraz, en los años 93-94. Pero también el segundo año de Jorge Noboa en el combinado. Ese grupo fue buenísimo. Yo digo que los recuerdos son los que quedan”.

-Y a la hora de jugar, qué tiempo o qué equipo?.

“El Universitario del “Macho” Alfieri, el que terminó siendo campeón salteño en el 93, aunque ya un año antes en la “B” ese equipo se venía modelando”.

-¿Jugar?

“Era un poco la Escuelita de Universitario, por ese de sentir al fútbol de una manera especial. Y además el nivel de los jugadores, sostenía la idea. Un equipo-equipo”.

-¿Quedó alguna deuda pendiente con vos mismo?

“Quizás jugar en Montevideo. En el año 90 hubo chance de Liverpool, Danubio y Nacional. No se dio. También jugó otro factor: la altura. Una vez hablando con Diego Burgos coincidíamos: nosotros tenemos que entrenar más, porque somos chicos”.

-¿Mandar desde el arco?

“La personalidad, esa es la clave, la personalidad”.

-¿Si no hay personalidad?

“No hay respuesta”.

-ELEAZAR JOSÉ SILVA-







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...