“No podemos cerrarnos a decir que en Salto no hay túneles, pero tampoco hay evidencias que existan”

Lo del título es la afirmación que sirvió de eje a la conferencia de Mario Trindade,  Encargado del Museo de Arqueología, dictada el pasado viernes en el propio local del Museo, bajo el título “Túneles en Salto, ¿mito o realidad?” y ante un buen marco de público. La disertación, sumamente amena y didáctica, contó con la proyección de material audiovisual explicativo, y comenzó con un rápido panorama de contexto histórico, pues “resulta imprescindible conocer por ejemplo qué población tenía Salto en la época en que se dice que se construyeron túneles; importa razonar también, si existieran, cómo podría haber escapado eso al periodismo salteño de la época”, dijo el expositor.
Definición de túnel
Para tratar el tema es fundamental tener clara la definición de túnel como construcción subterránea “que cuenta con una entrada por un lado y una salida por otro”; esto último es importante tenerlo en cuenta para no confundir con otro tipo de construcciones.
La influencia
de Buenos Aires
“Respecto a este tema hay parte de realidad y parte que son mitos –dijo Trindade – pero esto no es una dicotomía, sí hay que tener clara la diferencia en cuanto a que la realidad requiere un estudio más científico, pero los mitos no son propios de un menor nivel social; son dos planos que se pueden complementar, pero se estudian por vías diferentes… A comienzos del siglo XX comenzaron a circular versiones sobre la existencia de túneles (en Salto). Esto puede explicarse por la influencia de Buenos Aires; allá sí existen varios, como en “la manzana de las luces”; llega el efecto a Salto tal vez por la amplificación que se le dio al tema por medios de prensa bonaerenses que llegaban acá, como la revista Caras y Caretas”. Para ejemplificar, Trindade citó varias noticias de este tipo en medios escritos de la capital argentina. Pero, explicó que no debe olvidarse que desde el punto de vista de la geología hay diferencias notorias entre Buenos Aires y Salto, son suelos muy distintos.
Ejemplos de
túneles en Uruguay
Entre los ejemplos de túneles en nuestro país, Trindade mencionó la Cárcel de Punta Carretas, donde ocurre “la fuga de los anarquistas”, el 18 de marzo de 1931. Allí se produce, cuarenta años después, otra fuga, el 6 de setiembre de 1971. Otro ejemplo es “la capilla de Narbone”, en Soriano. Esos sí son efectivamente túneles, porque ocurre “que de muchos supuestos túneles hay personas que sólo vieron la entrada y sostienen que llegarían a tal lado, pero nada más”, dijo.
Trindade dedicó además algunos minutos a la figura de Garibaldi, “a quien se le atribuye todo en Salto, cuando no se encuentra alguna explicación se dice que lo hizo Garibaldi y esto se repite sin asidero alguno”.
Casos emblemáticos,
pero que no son túneles
Varios son los casos emblemáticos de los que se habla en nuestra ciudad como supuesta existencia de túneles, pero que las investigaciones llevadas adelante por Mario Trindade desde hace algunos años no han podido comprobar. Por ejemplo:
-El que uniría la Catedral con el Mercado y con la Jefatura de Policía. Al respecto Trindade dejó planteada la interrogante: “¿pueden haberse construido los túneles antes que existieran los propios lugares esos?… las versiones que hay son las de gente que miró y sacó fotos de la entrada, pero no que haya ido con mentalidad científica de estudiar”. “Lo que hay en Jefatura (ex- cuartel), igual que en la Catedral, es un sistema de almacenamiento de agua interno, fundamental para una institución como esa, pero no un túnel”.
-¿Y el supuesto túnel en Casa de Lamas (extapicería Trindade)?… la conclusión es que se trata de basamento, depósito, sótano, caballeriza, pero no túnel.
-¿Y el del Palacio Córdoba? (actual Casa de Gobierno, ex-Palacio de la Galletita)?…es el horno del Palacio de la Galletita, pero no túnel.
-¿Y el supuesto de la Estancia Santa Rita o Estancia de los Azulejos (Colonia Itapebí)?…también es depósito de agua o cisterna, pero no túnel.
- El lugar donde “ahí sí nos quedó la sospecha de que pueda haber un túnel es en una casa familiar de calle Uruguay al 800 –sostuvo –; era la construcción, bajo un piso de madera, que tenía más posibilidades de ser un túnel, pero no lo pudimos comprobar porque no lo quiso el propietario y como es propiedad privada está en su derecho”.
No hay ninguna evidencia
En definitiva, “por investigaciones de 1990 hasta ahora no se halló ninguno, no es que no existan, pero no hay ninguna evidencia. Para afirmar esto hay que estudiar muy bien, analizar el terreno, el tipo de ladrillo, la composición de la mezcla, etc. No alcanza con asomarse a la entrada y sacar una foto”, concluyó el disertante.

Lo del título es la afirmación que sirvió de eje a la conferencia de Mario Trindade,  Encargado del Museo de Arqueología, dictada el pasado viernes en el propio local del Museo, bajo el título “Túneles en Salto, ¿mito o realidad?” y ante un buen marco de público. La disertación, sumamente amena y didáctica, contó con la proyección de material audiovisual

Mario Trindade en la disertación del viernes anterior

Mario Trindade en la disertación del viernes anterior

explicativo, y comenzó con un rápido panorama de contexto histórico, pues “resulta imprescindible conocer por ejemplo qué población tenía Salto en la época en que se dice que se construyeron túneles; importa razonar también, si existieran, cómo podría haber escapado eso al periodismo salteño de la época”, dijo el expositor.

Definición de túnel

Para tratar el tema es fundamental tener clara la definición de túnel como construcción subterránea “que cuenta con una entrada por un lado y una salida por otro”; esto último es importante tenerlo en cuenta para no confundir con otro tipo de construcciones.

La influencia de Buenos Aires

“Respecto a este tema hay parte de realidad y parte que son mitos –dijo Trindade – pero esto no es una dicotomía, sí hay que tener clara la diferencia en cuanto a que la realidad requiere un estudio más científico, pero los mitos no son propios de un menor nivel social; son dos planos que se pueden complementar, pero se estudian por vías diferentes… A comienzos del siglo XX comenzaron a circular versiones sobre la existencia de túneles (en Salto). Esto puede explicarse por la influencia de Buenos Aires; allá sí existen varios, como en “la manzana de las luces”; llega el efecto a Salto tal vez por la amplificación que se le dio al tema por medios de prensa bonaerenses que llegaban acá, como la revista Caras y Caretas”. Para ejemplificar, Trindade citó varias noticias de este tipo en medios escritos de la capital argentina. Pero, explicó que no debe olvidarse que desde el punto de vista de la geología hay diferencias notorias entre Buenos Aires y Salto, son suelos muy distintos.

12 12 14 117Ejemplos de túneles en Uruguay

Entre los ejemplos de túneles en nuestro país, Trindade mencionó la Cárcel de Punta Carretas, donde ocurre “la fuga de los anarquistas”, el 18 de marzo de 1931. Allí se produce, cuarenta años después, otra fuga, el 6 de setiembre de 1971. Otro ejemplo es “la capilla de Narbone”, en Soriano. Esos sí son efectivamente túneles, porque ocurre “que de muchos supuestos túneles hay personas que sólo vieron la entrada y sostienen que llegarían a tal lado, pero nada más”, dijo.

Trindade dedicó además algunos minutos a la figura de Garibaldi, “a quien se le atribuye todo en Salto, cuando no se encuentra alguna explicación se dice que lo hizo Garibaldi y esto se repite sin asidero alguno”.

Casos emblemáticos, pero que no son túneles

Varios son los casos emblemáticos de los que se habla en nuestra ciudad como supuesta existencia de túneles, pero que las investigaciones llevadas adelante por Mario Trindade desde hace algunos años no han podido comprobar. Por ejemplo:

-El que uniría la Catedral con el Mercado y con la Jefatura de Policía. Al respecto Trindade dejó planteada la interrogante: “¿pueden haberse construido los túneles antes que existieran los propios lugares esos?… las versiones que hay son las de gente que miró y sacó fotos de la entrada, pero no que haya ido con mentalidad científica de estudiar”. “Lo que hay en Jefatura (ex- cuartel), igual que en la Catedral, es un sistema de almacenamiento de agua interno, fundamental para una institución como esa, pero no un túnel”.

-¿Y el supuesto túnel en Casa de Lamas (extapicería Trindade)?… la conclusión es que se trata de basamento, depósito, sótano, caballeriza, pero no túnel.

-¿Y el del Palacio Córdoba? (actual Casa de Gobierno, ex-Palacio de la Galletita)?…es el horno del Palacio de la Galletita, pero no túnel.

-¿Y el supuesto de la Estancia Santa Rita o Estancia de los Azulejos (Colonia Itapebí)?…también es depósito de agua o cisterna, pero no túnel.

– El lugar donde “ahí sí nos quedó la sospecha de que pueda haber un túnel es en una casa familiar de calle Uruguay al 800 –sostuvo –; era la construcción, bajo un piso de madera, que tenía más posibilidades de ser un túnel, pero no lo pudimos comprobar porque no lo quiso el propietario y como es propiedad privada está en su derecho”.

No hay ninguna evidencia

En definitiva, “por investigaciones de 1990 hasta ahora no se halló ninguno, no es que no existan, pero no hay ninguna evidencia. Para afirmar esto hay que estudiar muy bien, analizar el terreno, el tipo de ladrillo, la composición de la mezcla, etc. No alcanza con asomarse a la entrada y sacar una foto”, concluyó el disertante.