“Si hablamos de un tema, lo hacemos por afuera de lo que son las banderías políticas, y se nos respeta”

“Entre mate y mate” es un programa radial que el próximo 4 de diciembre cumplirá 20 años de transmisión ininterrumpida, desde sus comienzos en radio Cultural y su permanencia actual en radio Libertadores, conducido por Claudino Ferreira Pinto acompañado por su amigo de la infancia Carlos Ríos, se han constituido en una dupla radial que son la cara visible de un gran equipo humano, del que salió un libro que como dice Claudino en esta entrevista con EL PUEBLO, ya va por su “tercera cebadura”.
- ¿Van por la “tercera cebadura” del libro “Entre mate y mate”? ¿Cómo es eso?
- Exactamente, vamos por la tercera cebadura. Son tres ediciones con cuatro tiradas de libros, porque la primera cebadura se tuvo que reeditar porque se hicieron 500 libros y pasó algo raro. Era la primera vez que sacábamos un libro, no sabíamos qué iba a pasar. La gente nos decía que quería leer esas reflexiones que Gerardo Ponce de León lleva los lunes al programa, nos pedían por mensajes la fotocopia de la reflexión. Entonces nos dijimos, por qué no lo hacemos en un libro y donamos esta plata a “Casa Amiga”. Se hizo, el libro estuvo pronto un lunes y lo repartimos en distintos comercios en los barrios y en la radio, dijimos que el viernes hacíamos en la intendencia un lanzamiento para darle un poco más de difusión. Pero llegó el viernes y tuvimos que suspender el lanzamiento porque ya se habían vendido los 500 libros. Decía el escribano Enrique Cesio, que conoce bastante del tema, que fue uno de los casos que no se ha dado en el país que se venda toda la edición de un libro antes de presentarlo.
De esto hace ya 5 años. Después, a los meses decidimos largar una segunda porque había unas noventa o cien reflexiones. Anduvo más o menos en los mil ejemplares de la segunda y en un período de tres meses se agotó también y siguieron pidiendo la primera. Entonces, decidimos hacer otros ejemplares más, con lo que llegamos a dos mil repitiendo la primera edición. Se vendieron y agotaron, hoy los están pidiendo en todos lados, nos piden que reeditemos, pero vamos a ver porque tiene un costo bastante alto este tipo de libro por ser una cosa bastante humilde. Igual lo hicimos en Impresora Salto que nos dio un apoyo grande, el libro se mandó a cocer a Montevideo y hoy tiene un costo altísimo. Si vamos a medirlo, se va más de un 60% en la impresión de lo que ingresa por la venta del libro. Pero estamos contentos porque hay un montón de empresas que han hecho posible que se pueda hacer y que lo que queda, vaya para esa acción solidaria que hemos decidido con Gerardo y los muchachos del equipo, como Carlitos Ríos, de donar todo, el 100%. Además, sacamos números de las primeras ediciones donde se donó más de 10 mil dólares a “Casa Amiga”, porque hay gente que cuando le llevamos un libro que nos pide, nos da mil dólares por el libro. También nos han dado otras cifras, quiero decir con esto que vendiendo todos los libros a $ 100, no nos dan las cuentas, nos da más porque estamos colaborando con la gente que queremos.
- ¿Y en esta nueva edición o tercera cebadura?
- Son dos mil ejemplares, después de cinco años nos jugamos con todo. Gerardo tuvo la idea que el producido de este libro lo vamos a destinar a dos instituciones, la Asociación de Ciegos de Salto (ACISA) que está precisando una ayuda. Tiene un presupuesto cercano a los 18 o 20 mil pesos por mes en una cantidad de actividades. En el programa le dimos a la gente de ACISA todas las herramientas para que pudiera armar la parte de trabajo en lana cruda o rústica, conseguimos todos los implementos para ellos, la maquinaria que necesitaban la conseguimos donada. Hace ya unos años venimos trabajando en ese proyecto con ellos muy en silencio. Hemos conseguido con laneras uruguayas que nos regalen algún top de lana de vez en cuando peinada así les evita hacer ese trabajo, y también hay una empresa agropecuaria salteña que a través de nosotros se comprometieron a comprarle toda la producción. Es decir, ellos no dan abasto con lo que producen para poder cumplir solo con esa empresa, así que allí tienen una fuente de trabajo para unas cuantas personas.
- ¿Y la otra institución?
- La otra institución es APC (Asociación de Profesionales de la Comunicación), que nos decía Gerardo tiene un problemita económico que viene arrastrando de hace tiempo y lo tiene ahogado. Además, tiene una casa que el Negro De León le cedió en comodato pero hay que arreglarla y para eso se necesita dinero. Entonces creemos que con esto, por lo menos, vamos a ayudar a que se dé el primer paso y después seguramente vendrán otras etapas.
Cuando ayudamos a Casa Amiga era un momento bastante comprometido, cuando Fausto Bentancur nos decía que estaba un poco estancado y esa platita que le iba entrando, esos más de 10 mil dólares ayudó a pagar algunos jornales que estaban atrasados y alguna otra cosa. También con Casa Amiga en el programa se hicieron otras donaciones importantes de gente que nos apoya, padrinos que tenemos en el programa, como fue para la compra del equipo de la cámara de flujo laminar que el Grupo Oncológico Vivir Mejor donó…
- ¿Cómo fue esa historia?
- Recuerdo que un día fueron al programa Fausto y Gerardo a decirme que parara la campaña porque faltaba mucha plata y no podía comprar la cámara, que iba a quedar para una nueva etapa, y en eso llama un amigo colaborador del programa que nos pregunta cuánto es lo que falta, eran unos 7 mil dólares, y nos dijo que fuéramos a buscar un cheque y que nunca dijéramos quién fue. Es la calidad de gente que nos sigue, anónimos totalmente, y que han seguido siendo anónimos colaborando. Esas son de las cosas lindas que va dejando la vida y que a través de un medio de comunicación, llegar a la gente, sensibilizarla y hacer que estas cosas pasen. Como esta fueron muchas las campañas en estos casi 20 años que el programa está cumpliendo…
- Y este libro es un desprendimiento del programa de radio, que ha sido reconocido ya no solo por la audiencia sino también por los premios que ha ido cosechando con el correr de los años. ¿Qué valora más, los premios o el reconocimiento de la gente?
- Sin duda que el reconocimiento de la gente, porque en eso está el trabajo de comunicador, que es la esencia de todo. Cuando hay un reconocimiento de la gente es porque valora lo que estás haciendo y de alguna manera lo que encaraste en la vida seguramente va por un buen camino y estás en lo cierto de llegarle a la gente con un producto, que es lo que en definitiva vendés cuando hacés radio, porque esto es comercial, pero llegar a la gente de alguna manera que se sienta muy identificado con el programa y se forme esto que es casi una familia. Hay gente ya mayor que nos dice que hace 20 años que nos sigue y que nos escucha, y tengo una suerte de trabajar realmente muy cómodo con un gran amigo de la infancia que es Carlitos Ríos, que es un gran profesional…
- Y que a esta altura ya se conocen de memoria.
- Si, en el programa ni nos miramos y ya sabemos que va a decir uno y otro. Y con el transcurrir de esta historia he tenido dos operadores (de controles de la radio) como Juan Rosas durante un período grande y Ernesto Castro que está conmigo ahora y ya estuvo cuando estuvimos en radio Cultural.
- Cuando empezó esta aventura de la comunicación, ¿pensó que iba a estar 20 años haciendo el mismo programa?
- No, no. Yo había empezado a hacer periodismo deportivo en el diario Tribuna Salteña en el año 75, tuve un pasaje por una emisora terminando en algo más serio en radio Salto en el año 79 con Tiempo Deportivo, un programa que llegaba muy bien. De ahí vine a diario EL PUEBLO, que fue parte grande de mi vida y después a hacer radio, que era lo que me gustaba. Complementamos una cosa con la otra. También tuve un pasaje por Canal 8, algunos años en el informativo, pero la radio es lo que me apasiona porque tenés la posibilidad que la gente cuando te encuentra sale de esa sorpresa de que te capta la voz en cualquier lado donde estés y te pregunta, “¿usted es fulano?”, y te imaginaban de una manera, “pero yo creí que usted era así o asá”, la gente tiene la posibilidad de imaginarse quien sos y no te ve.
¿- Eso es parte de la magia de la radio?
- Exactamente, no te conoce y te saca por la voz. En muchos lados a los que llegamos aparece uno y al rato son cuatro o cinco los que te rodean. Eso es lo lindo, el calor humano. Lo de los premios que habíamos hablado es algo también que te impulsa a seguir mejorando. Por ejemplo, si el año pasado hiciste algo, este año hay que sumarle algo más.
- En diciembre el programa cumple 20 años, ¿qué proyectan con Carlos Ríos para los siguientes 20 años?
- Poder seguir, que Carlitos me acompañe porque es el hombre que le ha sabido entrar a la audiencia con su forma de ser muy especial. Los dos somos muy parecidos en la forma de encarar el programa, que se hace un poco en serio y un poco en broma, siempre muy alegre y muy positivo. Nunca nos vinculamos a la actividad política, lo que nos permite estar abiertos y que todo el mundo nos respete un poquito cuando hablamos. Somos un programa apolítico total, es decir, no pasamos publicidad política, no leemos mensajes políticos, no llevamos a políticos al programa.
- ¿Alguna anécdota en estos 20 años?
- Siguiendo en este tema de lo apolítico, recuerdo bien cuando en radio Cultural un día llegó el doctor Julio María Sanguinetti acompañado por Eduardo Malaquina al programa, entraron cuando estaba al aire, esperaron a que fuera a la tanda y Leonardo Vinci me dijo que el doctor Sanguinetti iba a hablar en el programa y yo le dije que no, que en mi programa no hablaba nadie vinculado a la política, que esa era una conducta que teníamos. “No puede ser, esta es mi radio”, “pero yo te compro el espacio”, y le dije al doctor Sanguinetti, “lamento mucho, yo lo respeto pero en mi programa no hablan los políticos”. Lo entendió, se dieron vuelta y se fueron. Sanguinetti en esos años era toda una figura de la política y no habló. Con eso marcamos la cancha y hoy todo el mundo sabe que si hablamos de un tema, lo hacemos por afuera de lo que son las banderías políticas, y se nos respeta. Son de las cosas lindas, que la gente te crea.
n

“Entre mate y mate” es un programa radial que el próximo 4 de diciembre cumplirá 20 años de transmisión ininterrumpida, desde sus comienzos en radio Cultural y su permanencia actual en radio Libertadores, conducido por Claudino Ferreira Pinto acompañado por su amigo de la infancia Carlos Ríos, se han constituido en una dupla radial que son la cara visible de un gran equipo humano, del que salió un libro que como dice Claudino en esta entrevista con EL PUEBLO, ya va por su “tercera cebadura”.

- ¿Van por la “tercera cebadura” del libro “Entre mate y mate”? ¿Cómo es eso?

– Exactamente, vamos por la tercera cebadura. Son tres ediciones con cuatro tiradas de libros, porque la primera cebadura se tuvo26 2 15 023 que reeditar porque se hicieron 500 libros y pasó algo raro. Era la primera vez que sacábamos un libro, no sabíamos qué iba a pasar. La gente nos decía que quería leer esas reflexiones que Gerardo Ponce de León lleva los lunes al programa, nos pedían por mensajes la fotocopia de la reflexión. Entonces nos dijimos, por qué no lo hacemos en un libro y donamos esta plata a “Casa Amiga”. Se hizo, el libro estuvo pronto un lunes y lo repartimos en distintos comercios en los barrios y en la radio, dijimos que el viernes hacíamos en la intendencia un lanzamiento para darle un poco más de difusión. Pero llegó el viernes y tuvimos que suspender el lanzamiento porque ya se habían vendido los 500 libros. Decía el escribano Enrique Cesio, que conoce bastante del tema, que fue uno de los casos que no se ha dado en el país que se venda toda la edición de un libro antes de presentarlo.

De esto hace ya 5 años. Después, a los meses decidimos largar una segunda porque había unas noventa o cien reflexiones. Anduvo más o menos en los mil ejemplares de la segunda y en un período de tres meses se agotó también y siguieron pidiendo la primera. Entonces, decidimos hacer otros ejemplares más, con lo que llegamos a dos mil repitiendo la primera edición. Se vendieron y agotaron, hoy los están pidiendo en todos lados, nos piden que reeditemos, pero vamos a ver porque tiene un costo bastante alto este tipo de libro por ser una cosa bastante humilde. Igual lo hicimos en Impresora Salto que nos dio un apoyo grande, el libro se mandó a cocer a Montevideo y hoy tiene un costo altísimo. Si vamos a medirlo, se va más de un 60% en la impresión de lo que ingresa por la venta del libro. Pero estamos contentos porque hay un montón de empresas que han hecho posible que se pueda hacer y que lo que queda, vaya para esa acción solidaria que hemos decidido con Gerardo y los muchachos del equipo, como Carlitos Ríos, de donar todo, el 100%. Además, sacamos números de las primeras ediciones donde se donó más de 10 mil dólares a “Casa Amiga”, porque hay gente que cuando le llevamos un libro que nos pide, nos da mil dólares por el libro. También nos han dado otras cifras, quiero decir con esto que vendiendo todos los libros a $ 100, no nos dan las cuentas, nos da más porque estamos colaborando con la gente que queremos.

- ¿Y en esta nueva edición o tercera cebadura?

– Son dos mil ejemplares, después de cinco años nos jugamos con todo. Gerardo tuvo la idea que el producido de este libro lo vamos a destinar a dos instituciones, la Asociación de Ciegos de Salto (ACISA) que está precisando una ayuda. Tiene un presupuesto cercano a los 18 o 20 mil pesos por mes en una cantidad de actividades. En el programa le dimos a la gente de ACISA todas las herramientas para que pudiera armar la parte de trabajo en lana cruda o rústica, conseguimos todos los implementos para ellos, la maquinaria que necesitaban la conseguimos donada. Hace ya unos años venimos trabajando en ese proyecto con ellos muy en silencio. Hemos conseguido con laneras uruguayas que nos regalen algún top de lana de vez en cuando peinada así les evita hacer ese trabajo, y también hay una empresa agropecuaria salteña que a través de nosotros se comprometieron a comprarle toda la producción. Es decir, ellos no dan abasto con lo que producen para poder cumplir solo con esa empresa, así que allí tienen una fuente de trabajo para unas cuantas personas.

- ¿Y la otra institución?

– La otra institución es APC (Asociación de Profesionales de la Comunicación), que nos decía Gerardo tiene un problemita económico que viene arrastrando de hace tiempo y lo tiene ahogado. Además, tiene una casa que el Negro De León le cedió en comodato pero hay que arreglarla y para eso se necesita dinero. Entonces creemos que con esto, por lo menos, vamos a ayudar a que se dé el primer paso y después seguramente vendrán otras etapas.

Cuando ayudamos a Casa Amiga era un momento bastante comprometido, cuando Fausto Bentancur nos decía que estaba un poco estancado y esa platita que le iba entrando, esos más de 10 mil dólares ayudó a pagar algunos jornales que estaban atrasados y alguna otra cosa. También con Casa Amiga en el programa se hicieron otras donaciones importantes de gente que nos apoya, padrinos que tenemos en el programa, como fue para la compra del equipo de la cámara de flujo laminar que el Grupo Oncológico Vivir Mejor donó…

- ¿Cómo fue esa historia?

– Recuerdo que un día fueron al programa Fausto y Gerardo a decirme que parara la campaña porque faltaba mucha plata y no podía comprar la cámara, que iba a quedar para una nueva etapa, y en eso llama un amigo colaborador del programa que nos pregunta cuánto es lo que falta, eran unos 7 mil dólares, y nos dijo que fuéramos a buscar un cheque y que nunca dijéramos quién fue. Es la calidad de gente que nos sigue, anónimos totalmente, y que han seguido siendo anónimos colaborando. Esas son de las cosas lindas que va dejando la vida y que a través de un medio de comunicación, llegar a la gente, sensibilizarla y hacer que estas cosas pasen. Como esta fueron muchas las campañas en estos casi 20 años que el programa está cumpliendo…

- Y este libro es un desprendimiento del programa de radio, que ha sido reconocido ya no solo por la audiencia sino también por los premios que ha ido cosechando con el correr de los años. ¿Qué valora más, los premios o el reconocimiento de la gente?

– Sin duda que el reconocimiento de la gente, porque en eso está el trabajo de comunicador, que es la esencia de todo. Cuando hay un reconocimiento de la gente es porque valora lo que estás haciendo y de alguna manera lo que encaraste en la vida seguramente va por un buen camino y estás en lo cierto de llegarle a la gente con un producto, que es lo que en definitiva vendés cuando hacés radio, porque esto es comercial, pero llegar a la gente de alguna manera que se sienta muy identificado con el programa y se forme esto que es casi una familia. Hay gente ya mayor que nos dice que hace 20 años que nos sigue y que nos escucha, y tengo una suerte de trabajar realmente muy cómodo con un gran amigo de la infancia que es Carlitos Ríos, que es un gran profesional…

- Y que a esta altura ya se conocen de memoria.

– Si, en el programa ni nos miramos y ya sabemos que va a decir uno y otro. Y con el transcurrir de esta historia he tenido dos operadores (de controles de la radio) como Juan Rosas durante un período grande y Ernesto Castro que está conmigo ahora y ya estuvo cuando estuvimos en radio Cultural.

- Cuando empezó esta aventura de la comunicación, ¿pensó que iba a estar 20 años haciendo el mismo programa?

– No, no. Yo había empezado a hacer periodismo deportivo en el diario Tribuna Salteña en el año 75, tuve un pasaje por una emisora terminando en algo más serio en radio Salto en el año 79 con Tiempo Deportivo, un programa que llegaba muy bien. De ahí vine a diario EL PUEBLO, que fue parte grande de mi vida y después a hacer radio, que era lo que me gustaba. Complementamos una cosa con la otra. También tuve un pasaje por Canal 8, algunos años en el informativo, pero la radio es lo que me apasiona porque tenés la posibilidad que la gente cuando te encuentra sale de esa sorpresa de que te capta la voz en cualquier lado donde estés y te pregunta, “¿usted es fulano?”, y te imaginaban de una manera, “pero yo creí que usted era así o asá”, la gente tiene la posibilidad de imaginarse quien sos y no te ve.

¿- Eso es parte de la magia de la radio?

– Exactamente, no te conoce y te saca por la voz. En muchos lados a los que llegamos aparece uno y al rato son cuatro o cinco los que te rodean. Eso es lo lindo, el calor humano. Lo de los premios que habíamos hablado es algo también que te impulsa a seguir mejorando. Por ejemplo, si el año pasado hiciste algo, este año hay que sumarle algo más.

- En diciembre el programa cumple 20 años, ¿qué proyectan con Carlos Ríos para los siguientes 20 años?

– Poder seguir, que Carlitos me acompañe porque es el hombre que le ha sabido entrar a la audiencia con su forma de ser muy especial. Los dos somos muy parecidos en la forma de encarar el programa, que se hace un poco en serio y un poco en broma, siempre muy alegre y muy positivo. Nunca nos vinculamos a la actividad política, lo que nos permite estar abiertos y que todo el mundo nos respete un poquito cuando hablamos. Somos un programa apolítico total, es decir, no pasamos publicidad política, no leemos mensajes políticos, no llevamos a políticos al programa.

- ¿Alguna anécdota en estos 20 años?

– Siguiendo en este tema de lo apolítico, recuerdo bien cuando en radio Cultural un día llegó el doctor Julio María Sanguinetti acompañado por Eduardo Malaquina al programa, entraron cuando estaba al aire, esperaron a que fuera a la tanda y Leonardo Vinci me dijo que el doctor Sanguinetti iba a hablar en el programa y yo le dije que no, que en mi programa no hablaba nadie vinculado a la política, que esa era una conducta que teníamos. “No puede ser, esta es mi radio”, “pero yo te compro el espacio”, y le dije al doctor Sanguinetti, “lamento mucho, yo lo respeto pero en mi programa no hablan los políticos”. Lo entendió, se dieron vuelta y se fueron. Sanguinetti en esos años era toda una figura de la política y no habló. Con eso marcamos la cancha y hoy todo el mundo sabe que si hablamos de un tema, lo hacemos por afuera de lo que son las banderías políticas, y se nos respeta. Son de las cosas lindas, que la gente te crea.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...