Karina Carrara «Soy muy feliz siendo mujer»

Karina Carrara es una descollante artista salteña, mujer de referencia que se encuentra en evolución constante y su camino en la pintura está signado por la creación por excelencia… siempre apostando a un nuevo proyecto como el reciente que la llevó a hacer intervenciones en las salas pediátricas del Hospital Regional Salto. Su talento la ha lleva a exponer en varios eventos de relevancia en Europa, en la Semana del Mar en Punta del Este y siempre se ha mostrado comprometida con la causa cultural de nuestro departamento. Como mujer se pronuncia estar a favor de las que luchan siempre desde un lugar de armonía.
Confiesa que cuando se encuentra en plena acción, se conecta con su esencia y se transporta.
Carrara es una exponente femenina privilegiada, pues ha logrado trascender con su obra tanto en su lugar de origen como en otros lugares del mundo.Karina Carrara001

-¿Cómo vivió su experiencia reciente, interviniendo artísticamente las salas pediátricas del Hospital Regional Salto?
«La viví como una fiesta pues para mí el color es fiesta… es alegría. Me sentí feliz de aportar mi granito de arena junto a ese equipo magnífico que hay en el Hospital, para recibir a los niños que van en busca de alivio y también para mitigar la ansiedad de los padres.
Para mí fue muy lindo que me convocaran. Lo viví con la responsabilidad de ser un puente entre ellos que están allí, viviendo momentos inquietantes y de ansiedad. Los demás salteños que están del otro lado del hospital que seguramente quisieran contribuir para que cada niño se aliviara.
Lo viví con mucha alegría y también con gran responsabilidad, sabiendo que a través de mí se expresa la voluntad de mucha gente que desea que todos esos niños puedan recuperarse.

-¿Usted había vivido una experiencia similar?
-«Hace veinte años cuando recién volvía de una gira por Europa y Asia fui convocada por el Dr. Moraes que era muy amigo de mi padre. Los unía el amor por los niños y el Baby Fútbol porque en la Escuela No. 1 se había puesto en marcha un proyecto especial donde pintamos murales.
Fue así que intervenimos el hospital con padres, docentes, alumnos, hijos de amigas y médicos… fue una hermosa experiencia.
Más tarde me convocó el Dr. Juan Pablo Salisbury – a quien le tengo mucho cariño – para intervenir las salas de Buen Nacer.
En esa oportunidad hice un paisaje de nueve metros que se distribuyó entre las dos salas, donde primó el color azul.
Es muy reconfortante saber que cada salteñito que nace lo primero que ve son colores azules. Con la Dra. Patricia Barusso nos une una amistad de muchísimos años. La pintura para hacer estos murales se compró en el momento. Ambas amamos muchísimo el arte y somos fans de Joan Miro. Una vez coincidimos en una hermosa exposición de Miro. Participamos de algunos talleres donde se habló de la línea, el punto y los colores primarios.
La obra de Miró es muy lúdica, rítmica y su mensaje es claro.
Sin pretender hacer una copia de Joan Miro, le rendimos como una especie de homenaje».

-Cómo referente del arte ¿Cómo ve a la mujer dentro de ese y otros espacios»
-«Soy muy feliz siendo mujer… haciendo lo que hago… me encanta ser femenina. Pero también respeto absolutamente todas las posiciones que sean tranquilas y armoniosas. Veo a la mujer que ha hecho escuchar su voz y ha ganado lugares de respeto.
Me adhiero siempre a los que defienden algo pero desde un lugar pacífico. Me alejo de la agresividad, el resentimiento y la violencia».

-En estos últimos tiempos ha vivido muchas experiencias vivificantes ¿Qué se viene?
-«Siempre digo que las cosas que se vienen son más lindas que las que pasaron. Participé de la Semana del Mar en Punta del Este con muy buena crítica. Hice exposiciones en el exterior… estuve en Madrid, Barcelona y Valencia.
Estoy invitada para hacer exposiciones en Suecia y Estocolmo. Este año voy a abrir un taller en Punta del Este, un pedido recurrente de mis ex alumnas de allí. Estoy pintando para una exposición muy importante que tengo para octubre. Cada quince días vendré para atender a mis alumnas de Salto».

-¿A dónde apunta su espíritu creador en estos momentos?
-«Me convocaron para hacer un regalo presidencial donde pinté unos frascos de dulce de leche. Me encantó hacer ese presente, de hecho el Presidente Lacalle Pou hizo expreso su agradecimiento en las redes sociales.
Tengo una exposición pendiente en Cadaqués, lugar donde en algún momento de su vida vivió Dalí… de ese lugar me enamoré. Traje material y estoy pintando para esa exposición. Mis alumnas de Salto están muy avanzadas. Tengo alumnas que pasan los ochenta años… en los talleres también disfrutamos de la música y de la meditación.
Quiero seguir en este camino de ser artista… en mi vida el arte me ha abierto muchas puertas.
Creo que el arte es sanador y que los colores acompañan… la creatividad salva y rescata».