- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

28 de julio Día Mundial de la Hepatitis

Uruguay se suma al propósito de la OMS, de erradicar la hepatitis para 2030
Con el Doctor José Pedro Ibargoyen

Médico Gastroenterólogo- Encargado de Programación Nacional en la Asociación de Gastroenterología del Uruguay

De acuerdo a los datos presentados en abril por la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen alrededor de trescientos veinticinco millones de personas, que presentan infección crónica por los virus de la hepatitis B o C.
En Uruguay no existen datos epidemiológicos certeros. El acceso a diagnóstico temprano y a tratamientos, son los principales desafíos.
Según la OMS en 2015, casi un millón y medio de personas murieron a causa de las hepatitis virales, siendo similar a la provocada por tuberculosis y VIH. Sin embargo, la mortalidad por tuberculosis y VIH van en descenso y por hepatitis en acenso.

Doctor José Pedro Ibargoyen  [1]

Doctor José Pedro Ibargoyen

La directora general de la OMS, Dra. Margaret Chan, reafirmó el compromiso de esta entidad para lograr la erradicación de la hepatitis para 2030. Y la Sociedad de Gastroenterología del Uruguay, asumió el compromiso de ayudar a que Uruguay alcance esta meta.
La presidenta de la Sociedad de Gastroenterología del Uruguay, María Rosa Cruells, dijo que al ser Uruguay un país tan chico, si el tratamiento y el diagnóstico de las hepatitis virales fuese incluido dentro de los programas de salud del Ministerio de Salud Pública, planificando la inclusión de 2.000 a 3.000 pacientes por año, se podría llegar el 2030, al menos con un noventa por ciento menos de pacientes infectados.
“Esto significa un mayor porcentaje de gente viva, saludable y sin trasplante hepático”, dijo.
El trasplante es el punto final para aquellos pacientes que al día de hoy siguen recibiendo los tratamientos que ofrece el Fondo Nacional de Recursos, avalado por el Ministerio de Salud Pública.
Según la OMS en el 2015, se diagnosticaron el nueve por ciento de los pacientes infectados por virus B y un veinte, infectados por virus C.
De ellos, sólo el ocho por ciento de los pacientes B positivos y un siete por ciento de los C positivos, comenzaron los respectivos tratamientos.
“Uruguay no escapa a esta situación y sin duda hay más personas infectadas no identificadas que pacientes diagnosticados. Los principales problemas son el acceso al diagnóstico y el acceso a tratamientos”, afirmó Cruells.
En la actualidad existen tratamientos para la hepatitis C que llevan a la cura de la infección en más del noventa y cinco por ciento de los casos.  Sin embargo, son muy pocos los pacientes que pueden acceder a los mismos ya que el reembolso del FNR solo cubre a los casos más graves.
El médico referente para el departamento de Salto por la Sociedad Gastroenteróloga del Uruguay, es el Dr. José Pedro Ibargoyen y así comenzamos dialogando:
“En el día mundial de la hepatitis, lo que se pretende es concientizar a la población y  en particular a los  gobiernos, sobre la importancia de prestar más atención, sobre todo a la hepatitis C”.
¿Cuántos tipos de hepatitis existen?
Hay cuatro tipos de hepatitis, que se definen con la letra A, B, C, D.
Hepatitis A: es la hepatitis clásica, que ha sido erradicada.
Hepatitis B, fue un problema de salud importante y  está disminuyendo.
Viene incluido dentro del plan de vacunación obligatoria para adolescentes, desde los 12 años,  ya que es una hepatitis que se transmite por vía sexual y sanguínea.
Y aunque  queda una población de riesgo que son los adultos, no vacunados, realmente el número, viene disminuyendo.
Pero la hepatitis C, sigue siendo el gran problema de todas.
¿Cómo se la contrae?
Se contagia por vía sanguínea fundamentalmente.
Por transfusiones, intervenciones quirúrgicas, o contacto con sangre.
Probablemente existan también otras vías de transmisión, ya que hay un número considerable de pacientes que tienen hepatitis C y  no se puede identificar una  vía de transmisión.
¿Cuáles son sus síntomas?
Su gran característica,  es que no tiene síntomas.
El paciente no se pone amarillo, no tiene fiebre, no se siente  mal y por lo tanto, es una enfermedad que evoluciona durante mucho tiempo a bajo ruido, sin dar síntoma, hasta que desarrolla las complicaciones, que básicamente son  la cirrosis y el cáncer de hígado.
Estamos tratando de concientizar a la población a nivel mundial, haciendo un Scrining, en población asintomática, porque los pacientes que nos llegan a nosotros los especialistas, ya tienen una enfermedad avanzada.
Si bien existe una población de mayor riesgo, que son aquellos que han recibido transfusiones,  que se han realizado tatuajes sin determinados cuidados o que están en contacto con sangre o con hemoderivados (tejido que se deriva o separa a partir de la sangre), susceptible, puede llegar a ser cualquier población adulta, que esté  en contacto  con la hepatitis.
Si las personas portadoras de la  enfermedad, no tienen síntomas, por lo tanto no se cuidan, no tienen medidas de barreras y  eso es un potencial.
Es  así, que aumentan en forma tan exponencial, los casos de hepatitis C en el mundo.
¿Cuáles son las complicaciones más difíciles de tratar?
La cirrosis hepática y el cáncer de hígado.
Afortunadamente existe una solución para ello en nuestro país, que es el trasplante hepático. Una cirrosis por virus C, aunque tenga agregado un cáncer de  hígado, puede recibir un trasplante. Pretendemos, que los  pacientes no lleguen a estas etapas avanzadas.
Diagnosticarlos y tratarlos antes, es el objetivo de la OMS y en particular, de la Sociedad de Gastroenterología del Uruguay.
¿Por qué no se le ha encontrado una solución como a la Hepatitis A y B?
Porque no la diagnosticamos a tiempo, no da síntomas y no existe una vacuna aún, por ello no podemos prevenir y tercero porque en aquellas personas que son diagnosticadas, todavía no se está accediendo al tratamiento mejor, que hoy hay disponible en el mundo.
¿Cuál es el riesgo en caso de embarazo?
Se toman todas las medidas, conociendo el estado de la mamá, para cuando ese niño nazca, no desarrolle la  enfermedad, o sea en forma más leve.
¿Dónde podemos recurrir para hacernos el estudio?
Se lo realiza en los bancos de sangre. En personas que van a donar sangre o en un laboratorio a solicitud de un médico.
Hoy, la población esta referenciada con un médico de cabecera, o sea que quien tienen duda o sospecha, o simplemente desea saber sobre su salud al respecto, puede solicitar a su  médico que le haga  realizar el anticuerpo para la hepatitis C, que lo que hace, es generar ese primer diagnóstico, de contacto con el virus y a partir  de ahí, ayuda a  ésa persona antes de que desarrolle complicaciones.
Esto no pretende ser alarmista, pero llama mucho la  atención, que la cifra que se  maneja  a nivel mundial, al ser transferida a nuestro país, nos hace ver un obviamente un sub diagnóstico y no estamos llegando a todos los  pacientes portadores de hepatitis C.
Nos preocupa. Porque van a ser pacientes que, más tarde o más temprano, van a tener sus complicaciones.
¿Cada cuanto tiempo se debe repetir el análisis en una persona sana?
En una persona adulta que tenga anticuerpos negativos para hepatitis C y que no este dentro de una población de riesgo, no tendría que repetirlo.
¿Qué es lo que más tienen en cuenta éstas campañas?
Hay dos aspectos: primero, la vacunación para la hepatitis B.
Saber que existe  una población todavía de riesgo, la población adulta, que no se ha vacunado, pero fundamentalmente, impulsar el diagnóstico temprano de la infección por hepatitis C.
Y en aquellos pacientes  que han sido diagnosticados, que puedan acceder al tratamiento.
Son justamente para avanzar en el diagnóstico, antes de que den complicaciones.
Hacer campañas de búsquedas en la  población general, e incluir en el tratamiento que hoy financia el FNR, los nuevos tratamientos  aceptados en  el mundo para la  hepatitis C.
Permitiendo, solamente con comprimidos, e incluso más fáciles y rápidos, niveles de curación cercanos al noventa por ciento.
Mientras que el tratamiento convencional, que es el que se viene dando ahora, no solo tiene muchos efectos colaterales, administrándose por vía inyectable, sino que las tasas de  éxito, apenas superan el cincuenta o sesenta por ciento,  en los mejores casos.
¿Cuál es la incidencia?
Uruguay tiene un determinado comportamiento epidemiológico, pero de todas formas algo está pasando. O es el sistema de salud o somos lo médicos, pero la gente no lo tiene a esto como un problema de salud y por lo tanto no consulta, ni se hace los exámenes. Posiblemente sea por desconocimiento.
¿Los cuidados, para la hepatitis C?
Con los tatuajes, piercing, cuando no se utilizan materiales estériles. Socorrer a alguien accidentado sin usar guantes, compartir utensilios de higiene, cosméticos, etc.
En los  procedimientos odontológicos o cualquiera sea el que involucre la piel o las mucosas, que provoque sangrado.
Y que los médicos de referencia o los especialistas en gastroenterología, seamos los que tengamos que estar proponiéndole a la gente realizarse el estudio o aceptando, cuando alguien viene a solicitarlo.
Es un examen sencillo y rápido, como para que quede asentada la tranquilidad.
Mary Olivera