4-1: tan macizo para volver a ser, como lo manda su propia historia

La eliminación en la Copa Nacional de Clubes. Pero el miércoles a la noche tenía que volver a ser. Y no solo al cabo, lo inapelable del 4 a 1 frente a Saladero, sino que afloró esa sensación de quien se prolonga tan en pie como siempre…casi un mandato de su historia.
A despecho de ausencias,  pero reflejando el poder de ese Jonathan Dos Santos, simplemente criminal a la hora de resolver. Anda bárbaro. ¿Quién lo duda?
Saladero alcanzó el 1 a 0 transitorio, cuando a los 2′, Jorge Albín pesó una pelota en el área y la mando al gol. Pero el hecho es que los decanos fueron marcando la sostenida evolución, mientras Saladero fue partitura en contrario: de más a menos.
En 35′ primero cuando metió el frentazo y dos minutos después tras el centro que llegó desde derecha, por dos veces Dos Santos, con el 2 a 1 a manera de latigazo feroz.
Un impacto al mentón de Saladero. Al equipo de Francisco Vallejos le costó la reacción. Es que no la alcanzó, más allá de todo ese querer jugando en Nicolás Trindade, pero acusando el doble mal de las ausencias de Marcelo Mezza y Maicol Trindade. Para colmo de males a los 3′ de la recta final, Gustavo Silva se hizo eco de su vocación definidora y llegó al tercero.
Por si fuese poco, cuatro minutos después, Dos Santos reventó las piolas con ese mortero disponible. Fue el 4 a 1. Fue bajar la bandera, porque tampoco Saladero pudo más de la cuenta ante el Salto Uruguay del equilibrio. En 28′ la primera llegada albinegra en la recta final y Luis Domínguez se volvió pájaro para desviar. Una reacción plástica, aplaudible… clase “A”.
En los 31′ por poco Gastón Quevedo no decide con el quinto. Y bien Salto Uruguay, en la certeza del funcionamiento, en los correctivos tácticos. En la saludable evidencia para sentirse apto y macizo otra vez. Viene desde la cuna. Desde la historia. Por eso no fue remolón para ensayar la vuelta. Y está de vuelta. En el partido en que ejerció dominio esencial siempre. Hasta la goleada. Con ese implacable de Jonathan. Resolutivo. Polenta pura. ¡Un mortero insaciable!
-ELEAZAR JOSÉ
SILVA-

La eliminación en la Copa Nacional de Clubes. Pero el miércoles a la noche tenía que volver a ser. Y no solo al cabo, lo inapelable del 4 a 1 frente a Saladero, sino que afloró esa sensación de quien se prolonga tan en pie como siempre…casi un mandato de su historia.

A despecho de ausencias,  pero reflejando el poder de ese Jonathan Dos Santos, simplemente criminal a la hora de resolver. Anda bárbaro. ¿Quién lo duda?

Saladero alcanzó el 1 a 0 transitorio, cuando a los 2′, Jorge Albín pesó una pelota en el área y la mando al gol. Pero el hecho es que los decanos fueron marcando la sostenida evolución, mientras Saladero fue partitura en contrario: de más a menos.

En 35′ primero cuando metió el frentazo y dos minutos después tras el centro que llegó desde derecha, por dos veces Dos Santos, con el 2 a 1 a manera de latigazo feroz.

Un impacto al mentón de Saladero. Al equipo de Francisco Vallejos le costó la reacción. Es que no la alcanzó, más allá de todo ese querer jugando en Nicolás Trindade, pero acusando el doble mal de las ausencias de Marcelo Mezza y Maicol Trindade. Para colmo de males a los 3′ de la recta final, Gustavo Silva se hizo eco de su vocación definidora y llegó al tercero.

Por si fuese poco, cuatro minutos después, Dos Santos reventó las piolas con ese mortero disponible. Fue el 4 a 1. Fue bajar la bandera, porque tampoco Saladero pudo más de la cuenta ante el Salto Uruguay del equilibrio. En 28′ la primera llegada albinegra en la recta final y Luis Domínguez se volvió pájaro para desviar. Una reacción plástica, aplaudible… clase “A”.

En los 31′ por poco Gastón Quevedo no decide con el quinto. Y bien Salto Uruguay, en la certeza del funcionamiento, en los correctivos tácticos. En la saludable evidencia para sentirse apto y macizo otra vez. Viene desde la cuna. Desde la historia. Por eso no fue remolón para ensayar la vuelta. Y está de vuelta. En el partido en que ejerció dominio esencial siempre. Hasta la goleada. Con ese implacable de Jonathan. Resolutivo. Polenta pura. ¡Un mortero insaciable!

-ELEAZAR JOSÉ SILVA-

Así paso:

Campo de juego: Parque Rufino Araújo. Partido jugado el miércoles 17 de julio, complementario de la 1ª fecha de la 2ª rueda. Divisional “A”. Entradas vendidas: 175. Recaudación: $ 10.828. Árbitro central: Walter Araújo (Muy bien). Asistentes:  Jonathan Moraes-P. Moreno.

SALTO URUGUAY (4)- Luis Domínguez 3; Jonson Pintos 3, Henry Píriz 3, Rodrigo Libonatti 4, Gastón Quevedo 4; Javier Gómez 2 (Sergio Moreira), Gabriel Suárez 2 (Germán Costa), Antonio Gómez 4, Emilio Rodríguez 3 (Jonathan Borghi); Jonathan Dos Santos 5, Gustavo Silva 3. Dirección Técnica: Daniel Moreira-Ramón Vela.

SALADERO (1)- Julio Rosas 2; Agustín De Los Santos 2, Juan Mena 2, Jorge Albín 3, Agustín Rodríguez 2; Eduardo Almeida 2, Nelson Moreni 3, Martín Barrientos 3; Darío Barrientos 1, Nicolás Trindade 3, Nelson Arrigoni 2.

Director Técnico: Francisco Vallejos.

GOLES: 2′ Jorge Albin (S); 35′ y 37′ Dos Santos (S.U). Segundo tiempo: 3′ Gustavo Silva (S.U); 7′ Dos Santos (S.U).

EL MEJOR DE LA CANCHA: Jonathan Dos Santos.

EL MEJOR DE SALADERO: Nicolás Trindade.

CALIFICACION

5- Excelente.  4- Muy bien. 3- Bien. 2- Regular.1- Mal.