50 años de la creación del Juzgado Letrado de Primera Instancia de Bella Unión

Se trata de una de las instituciones de mayor relevancia en la vida de Bella Unión. Este corresponsal agradece el invalorable aporte exclusivo de la Sra. Teresita Monzón a nuestro diario sobre la vida del Juzgado Letrado tras haber cumplido sus Bodas de Oro.
UN PASADO LLENO DE HISTORIA
El 2 de enero de 2017 se cumplieron 50 años de la puesta en marcha del Juzgado Letrado de 1º Instancia de Bella Unión. Ello fue un hecho trascendente en el desarrollo de la ciudad, la que dentro de la jurisdicción del Juzgado Letrado de Artigas, a donde se debía ir a tramitar todo juicio o actividad propia del Poder Judicial, en todas las materias, entre ellas las inscripciones tardías de nacimiento. Esta sede se creó en atención a que Bella Unión ya tenía el rango de ciudad y el número de habitantes que así lo requería. La Jurisdicción que se le asignó fue naturalmente, la séptima sección judicial, la octava de Baltasar Brum y la novena sección judicial de Tomás Gomensoro. El 2 de enero de 1967 aceptaron formalmente para el que fueron designados, los primeros funcionarios, es decir, los fundadores. La Esc. Edilia Ameal Pérez como Actuaria Adjunta, la cual vino desde Montevideo, el Sr. Carlos Olmos como Alguacil, el cual vino desde Salto con 18 años de trabajo, siendo el único con experiencia y por lo tanto devino naturalmente en instructor. La Sra. Teresita Monzón, de Tomás Gomensoro, ingresó como Administrativa 5ta., y el Sr. Severiano Benítez como Conserje.
MÁS INGRESOS Y SIN SEDE
Comenzaba la feria judicial mayor y el Juez de Paz, don Camilo Elías Ekaim fue quien llevó a cabo el acto de apertura del Juzgado Letrado. A mediados de enero tomó posesión del cargo como Administrativo 5to., Julio César Da Silveira (Yoly). Al finalizar la feria judicial el 31 de enero, llegó el primer Juez Letrado Dr. Milton Cairoli, reconocido abogado que ejercía en Montevideo y renunció a su actividad para dedicarse a la magistratura. A fin de febrero tomó posesión del cargo de Actuario el escribano Juan Manuel Sarasúa (Manolo), y Darío Alvez, de la ciudad de Artigas, como Administrativo 5to. El juzgado no tenía sede y comenzó funcionando en una habitación del Juzgado de Paz, cedida a esos efectos».
FUNCIONARIOS A LA PLAZA 25
De las innumerables anécdotas, rescatamos una. Cuando quien hacía de receptor, al comienzo fue Carlos Olmos, con Da Silveira al lado para aprender, trabajaba con testigos, con el Juez y el Actuario, los demás funcionarios cruzaban la calle y se sentaban en un banco de Plaza 25 de Agosto, ya que en la habitación (Juzgado) no tenían donde estar. Recordamos que la sede Letrada (una habitación) funcionaba en la vieja casona contigua a la Escuela Nº 3, donde residió Ramón Telis y hoy funciona una provisión. El Actuario Sarasúa, como Jefe de la Oficina se puso de inmediato a buscar local para la sede. Se instaló la misma en una casa de la calle Pbtro. Jaime Romans (frente a la antigua ANTEL). La Suprema Corte de Justicia envió algunos muebles y otros fueron donados por el Banco de la República, de su depósito.
DOS VECINOS QUE CONOCÍAN LA VIDA DE CADA UNO
En lo primero que se trabajó, sin hablar de las causas penales que nunca faltan, fue una importante cantidad de inscripciones tardías de las que eran testigos obligados, don Pedro Martínez y don Braulio Tafernaberry, vecinos de la ciudad, de toda la vida, conocedores de « todo el mundo» como sucede en pueblo pequeño. Por la edad de ambos, ellos podían testificar cuándo había nacido tal o cual vecino.
LOS PRIMEROS ABOGADOS
Comenzaron a llegar para trabajar como abogados, desde Salto los Dres. Horacio y Hugo Rossete y desde Artigas el Dr. Rubens Combe, a los que se sumaron poco a poco otros abogados. A los tres meses fue trasladado a Melo el Dr. Cairoli y llegó a ocupar el cargo el Dr. Julio César Borges. El Fiscal era el Dr. Enrique Gómez Gotuzzo, que venía dos o tres veces por semana desde Artigas, o cuando un hecho penal lo requería.
NUEVOS INGRESOS Y DESALOJO
Con el crecimiento del trabajo llegaron los ingresos de nuevos funcionarios, Perla Benítez, luego Gloria Arbiza, Nelson de los Santos (Charanga) y Domingo Rodríguez. Por la conocida pobreza del Poder Judicial, en el año 1975 la sede fue desalojada por falta de pago del alquiler y Edward Williams entregó en préstamo el garaje de su casa en calle Saúl Facio (ex Pando), donde fue muy complicada la función dado que los expedientes aumentaban y el espacio era reducido ( un garaje). El Actuario Sarasúa no cejaba en las gestiones, logrando que el Juzgado se mudara al local de Avenida Artigas casi Joaquín Suárez.
JÓVENES ABOGADOS ORIUNDOS DE BELLA UNIÓN
A esa fecha ya eran varios los abogados que venían. Los jóvenes bellaunionenses Dr. Osorio Fernández y Dr. Ricardo Sosa Sant´Anna volvieron a la ciudad como abogados, con ansias de comenzar a llevar adelante la profesión.
EN 1985 LA SEDE ACTUAL
La ahora conocida Sede de calle Martín Dermit Nº 1450, estaba en construcción y en el año 1985 se instaló el Juzgado. Ya era mucha la actividad. Crecía sin pausa el número de casos en todas las materias y por lo tanto los expedientes. Los jueces se sucedían luego de un año o dos, en las primeras décadas. Ingresaron más funcionarios y llegaron los ascensos por antigüedad calificada al principio y al poco tiempo por concurso. Prematuramente la pérdida de uno de los administrativos. Fallece muy joven el funcionario Nelson de los Santos (Charanga), un funcionario muy querido por sus compañeros y valorado por los jefes. Se jubila don Severiano Benítez, muy respetado por compañeros y superiores. Con años de trabajo, Julio César Da Silveira, Domingo Rodríguez y Carlos Olmos, fueron nombrados Jueces de Paz, en cuya función se jubilaron. Hubo ingreso de funcionarios dado el aumento de expedientes. Carlos Olmos se jubiló con 53 años de trabajo, su esposa Teresita Monzón se acogió a los servicios jubilatorios tras cumplir 40 años en el Poder Judicial, luego se jubila Gloria Arbiza con 41 años de trabajo.
PASARON POR BELLA UNIÓN Y LLEGARON A LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA
Fueron muchos los Jueces que habiendo ingresado en la Sede de Bella Unión, devinieron, luego de recorrer muchas ciudades, en miembros de distintos Tribunales y Suprema Corte de Justicia. El primer Juez Dr. Cairoli llegó a Presidente de la Suprema Corte de Justicia. La Dra. Irma Alonso, Dr. Julio César Borges, Dr. Hugo Malverbe, Dr. Dardo Preza Restucia, Dr. Jonny Silbermann, Dr. Víctor Bermúdez, Dr. Ricardo Moliga, Dr. José Etcheveste y algunos otros, que escapan a la memoria. Algunos fueron Ministros en distintos Tribunales y el presidente de la Corte en el año 2016, Dr. Ricardo Pérez Manrique también estuvo en la sede de Bella Unión cumpliendo funciones, siendo quien puso en marcha el nuevo Código General del Proceso en el año 1989, comenzando a ser orales los juicios en lo civil.
El Fiscal Dr. Gilberto Rodríguez, que lleva conocidos y sonados casos, también fue Juez en nuestra ciudad. El Fiscal Dr. Enrique Viana, también conocido, cubrió vacantes y licencia de los fiscales de esta sede. A través de los grandes medios televisivos se oyen los nombres de jueces de distintas materias, en conocidos casos, que comenzaron en la sede judicial de Bella Unión sus carreras. Claro, 50 años en la vida de una institución, no es poca cosa. «Mucha agua se ha desplazado debajo del puente» reza un refrán. Mucha gente ha dado todo en el Poder Judicial de Bella Unión. Actualmente hay dos turnos de Juzgados Letrados, que funcionan con los mismos funcionarios y dos Jueces.
GRACIAS TERESITA
Una vez más el agradecimiento de esta corresponsalía a Teresita Monzón de Olmos, quien se jubiló en el año 2007, por brindarnos de forma exclusiva esta histórica información de una de las instituciones públicas que forman parte de la sociedad cañera.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...