«A ningún árbitro escuché decir que harán el trabajo sin cobrar»

«El que estuvo en la Liga Salteña de Fútbol, sabe muy bien todo lo que está en juego.

Y el caudal de intereses deportivos y económicos que se manejan.

Porque además la Liga no está sola. Tiene competencia por todos lados y la Liga Comercial es una de ellas.

La mayoría de los jugadores que en ella juegan, a partir de diferencias concretas: practicando menos, juegan igual. Pero, además, practicando menos llegan a ganar más dinero que haciéndolo en la Liga Salteña. Es toda una competencia.

Por lo tanto, la Liga Salteña tiene que ser manejada desde la inteligencia en la conducción, pero frente a esta situación que se plantea por el virus y las economías resquebrajadas, algo o mucho va a tener que cambiar. Será necesario un baño de realismo.

Seguramente que los sueldos tendrán que ser menores y algunos costos deberán bajarse.

Pero cuando hay quienes reclaman que se juegue o se juegue, solo digo que a ningún árbitro escuché decir que harán el trabajo sin cobrar. Sigo preguntando: ¿de futuro, ¿quiénes aceptarán una rebaja? O sea: ¿se acepta o no la nueva realidad? Esa nueva realidad es la que choca los ojos.

No la ve, simplemente quien no quiere».