A propósito del Día del Idioma

El pasado domingo se celebró, como cada 23 de abril, el Día Mundial del Idioma Español. A propósito se nos ocurre que…
“…Hay quienes hablan de deformación del lenguaje y de esto culpan, especialmente y con mucha fuerza, a los jóvenes. Sin embargo parece importante recordar que es una tendencia natural de todos los jóvenes –en especial adolescentes- de todas las épocas, el tratar de distinguirse de los mayores a través del lenguaje, incluso inventando palabras. Así como también el adolescente se distingue por una especial forma de vestirse, un especial estilo de música que escucha, etc. Por eso, debe considerarse que no es algo tan grave ni para alarmarse tanto. No es para poner el grito en el cielo, como se dice popularmente. Los mayores tendemos a condenar a las nuevas generaciones, sobre todo a esa franja etaria que va de los 13 a los 20 años más o menos; tendemos a combatir su particular forma de expresarse y de demostrarles que nos resulta desagradable e incomprensible (lo que a veces es peor, porque así, por la rebeldía propia de su edad, el adolescente en vez de preocuparse por cambiar esa forma de hablar va a intentar hasta ampliar su repertorio quizás). Pero en definitiva es algo que se ha dado siempre.
¿O vamos a decir que son un invento de ahora expresiones como “hacerse la rabona”, “tener un dragón o andar de dragoneo”, “dar como dentro de un gorro”, “ir a un asalto”… Pues no. Es que se trata de una tendencia de siempre, no de ahora. Y no debería preocuparnos que el lenguaje se vaya modificando, porque eso es natural e inevitable. El lenguaje es un ser vivo, que cambia, que muta; es dinámico, nunca fue, ni es, ni será algo estático. Y cambia porque los hablantes poco a poco lo vamos modificando con el uso que le damos. No son las Academias las que le dicen al hablante cómo se debe hablar; sino que al contrario de lo que a veces se cree, somos los hablantes los que le vamos indicando a las Academias qué palabras deben incorporar al Diccionario por ejemplo, porque se las imponemos al usarlas”.